The Objective
Publicidad
Economía

Los ricos inician el cierre masivo de sus sicav tras el golpe fiscal del Gobierno

Tres firmas de inversión colectiva son las primeras que anuncian su disolución por la entrada en vigor de la reforma de estos vehículos

Los ricos inician el cierre masivo de sus sicav tras el golpe fiscal del Gobierno

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero | Europa Press

Las grandes fortunas han comenzado a liquidar sus Sociedades de Inversión de Capital Variable (sicav) tras el golpe fiscal del Gobierno, cuyos efectos han entrado en vigor este mes de enero. Tres de estas firmas ya han comunicado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) su próximo desmantelamiento. Estas son Gamavo, Rivipoli Investments y Truvi de Inversiones, que han convocado a sus partícipes para aprobar su extinción a principios de febrero. Según los expertos consultados por THE OBJECTIVE, no serán las únicas que tomen este camino a los largo de las próximas semanas, ya que el 80% de estos vehículos no cumplen con los requisitos para poder escapar al hachazo impositivo del Ejecutivo de Pedro Sánchez. De esta manera, se espera un cierre masivo de estos vehículos.

Desde este mismo mes la normativa permitirá una tributación del 1% como hasta ahora para las sicav solo en el caso de que todos los inversores hayan desembolsado un mínimo de 2.500 euros. De lo contrario, el gravamen sobre los beneficios alcanzará el 25%. Este requisito no se da en la mayor parte de estas sociedades, que por lo general están controladas una misma persona o por una familia. El resto de partícipes (conocidos como mariachis) son una especie de figurantes para la constitución de estos instrumentos, ya que la regulación española reclama que estén compuestos como poco por un centenar accionistas.

Ante el cambio impositivo, la CNMV ha pedido a las 2.302 sicav existentes que decidan a lo largo de este mes de enero si seguirían bajo el mismo régimen jurídico, se disuelven, se convierten en sociedades anónimas o transfieren su dinero a un fondo convencional. Esta última opción solo está abierta para aquellos vehículos de personas físicas y no jurídicas. Las que se liquiden tendrán todo 2022 para ejecutar su desaparición, mientras que las que transfieran el dinero a un fondo tendrán hasta mediados de 2023 sin tributar por las plusvalías  acumuladas.

Tres sociedades con origen catalán

Las tres sicav que han iniciado el proceso de liquidación está administrada por la misma firma, Gesirius, una gestora independiente liderada por Jordi Viladot que cuenta entre sus socios a la aseguradora Catalana Occidente. Gamo y Rivipoili pertenecen a la familia Puig, dueños de la farmacéutica Kymos, y cuentan con un patrimonio de 3,3 y 6,4 millones de euros, según los datos de cierre del tercer trimestre de 2021. Por su parte, Truvi está presidida por el empresario Javier Trullas Serra, ligado al mundo de la energía, y tiene un patrimonio de cinco millones.

Las tres son sicav de pequeño tamaño, pero son las primeras que toman la decisión de liquidarse ante un cambio normativo promovido por Hacienda que venia gestándose desde que Pedro Sánchez llegó a La Moncloa, Desde entonces, la existencia de las mismas ha estado en tela de juicio y ha propiciado en los últimos años la desaparición paulatina de muchas de ellas. En concreto, se han reducido en unas 450 y su patrimonio ha caído en 3.000 millones, hasta los 38.700 millones actuales, dese mediados de 2018.

Ahora, los expertos advierten que habrá una fuga de capitales a otros países, principalmente Luxemburgo, centro financiero donde los bancos y las gestoras han abierto negocios para atraer dicho capital. En las últmas semanas las entidades y los despachos de abogados están aconsejando a las grandes fortunas que transfieran el dinero a fondos de inversión para evitar el castigo fiscal, pero otros, en cambio, están recomendando que asuman el coste de los 2.500 euros de cada uno de los mariachis y mantengan vivas las sicav.

Mayores gestoras y firmas

La firma que más vehículos de este tipo gestiona en la actualidad es el Santander, con 404 y un patrimonio de 4.900 millones, seguida por BBVA, con 263 y 2.800 millones. Bankinter es la tercera en este segmento, con 252 y un dinero administrado de 2.800. Con más de un centenar de sicav se encuentran Credit Suisse, Caixabank, UBS y el Sabadell.

Entre las mayores sociedades de capital variable destacan Terranova, una compañía institucional de los March, y Gesprisa, propiedad del fundador de Pronovias, Alberto Palatchi, con patrimonios superiores a los 900 millones. Alicia Kplowitz, por su parte, tiene depositados casi 600 millones en Morinvest, mientras que la familia Del Pino (accionistas de referencia de Ferrovial) cuenta con Allocation y Chart Inversiones, instrumentos con los que tiene 450 y 400 millones, respectivamente. Sandra Ortega, Juan Abelló, César Alierta o Ram Bhavnani también poseen sicav de tamaño relevante. En las próximas semanas todos ellos desvelarán el futuro de estas compañías especiales.

Envía el primer comentario
También te puede interesar
Publicidad
MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Mostrar contraseña
Mostrar contraseña

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D