The Objective
Publicidad
Economía

El FMI prevé que España tenga el mayor déficit público de las potencias del euro en 2022

Ocho de cada diez euros del saldo negativo de las cuentas públicas españolas son estructurales, lo que dificultará la vuelta del país a la disciplina fiscal de la UE

El FMI prevé que España tenga el mayor déficit público de las potencias del euro en 2022

La vicepresidenta primera y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño. | Europa Press

España cerrará este año con el mayor déficit público de las grandes potencias del euro, según proyecciones del Fondo Monetario Internacional (FMI) consultadas por THE OBJECTIVE. Así, nuestras cuentas públicas arrojarán este año un saldo negativo del 5,02% del PIB, frente al 4,6% de Italia, el 4,7% de Francia y el -1,7 de Alemania. 

No solo eso, sino que España será de los países que ocuparán el amargo podio del mayor déficit estructural. Es decir, los números rojos que no dependen del ciclo económico, sino que constituyen un agujero permanente a medio o largo plazo. 

Se asume que con los vaivenes económicos el déficit público aumenta en las crisis y se atempera en las épocas de bonanza. Pero se trata de un saldo negativo que se eleva de forma transitoria movilizado por los llamados estabilizadores automáticos. 

Es decir, en las crisis el escudo social actúa y se ensanchan los números rojos para pasar a nivelarlos con ingresos públicos en las épocas de prosperidad.

El problema que debilita a economías como la española es que engrosan su saldo negativo estructural durante las crisis y este se enquista en las cuentas públicas limitando la capacidad de que las políticas públicas puedan contenerlo. Es decir, lo cíclico, en España, se convierte en permanente.

Fuerte déficit estructural

Nuestra economía tendrá un déficit estructural del 4,3% del PIB a cierre de este año, en el mismo nivel que Bélgica y cerca del -4,6% de Francia. Ello supone un aumento de un punto, lo que totaliza 12.000 millones de euros (el 1% de 1,2 billones de euros de PIB) más de saldo negativo que antes de la pandemia. Y supone 8,5 de cada diez euros del déficit español son estructurales.

Desde el PP se critica con dureza el aumento del saldo negativo de las cuentas públicas, y se teme que ese mayor déficit estructural se convierta en una subida estructural de los impuestos. En este sentido se pronuncia la vicesecretaria de Sectorial del PP, Elvira Rodríguez.

No en vano, desde la UE se insiste en diferenciar la parte de déficit estructural de la cíclica a la hora de revisar la salud económica de los países y se apremia a operar bajadas en la primera.

Cuadro macro desfasado

Y añade Robles que el déficit previsto en los Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2022 es de un 5%, pero sobre la base de un cuadro macro que lo más probable es que no se produzca, pues parte de un crecimiento del PIB real del 7% cuando todas las previsiones apuntan a un crecimiento menor al 6%.

Por tanto, aduce, lo preocupante es que con un menor crecimiento de los ingresos previstos -pues lograr casi un 11% de crecimiento parece algo quimérico si el PIB no se dispara- o se deja de ejecutar parte del gasto o el déficit se irá más allá del 5%.

Por su parte, el economista jefe de la financiera Tressis, Daniel Lacalle, remacha estos argumentos. Indica Lacalle que pese a situarse ya la economía española en crecimiento potencial y con ingresos récord el déficit será el mayor de la UE.

Más presión fiscal

Por otra parte, Robles afea el efecto contractivo que está teniendo el aumento de la presión fiscal. Considera que va a suponer otra dificultad añadida al crecimiento en 2022, lo que dibuja un panorama sombrío para el equilibrio de las cuentas públicas que no solo nacen ya desequilibradas sino que lo hacen sobre bases económicas excesivamente optimistas.

Coincide en la misma visión el economista de la Fundación de Estudios Financieros (FEF) Miguel Ángel Bernal. El también socio del despacho patrimonial Bernal & Sanz Bujanda sostiene que la evolución del PIB constatada este viernes así como las previsiones del Banco de España y del FMI retrasan un crecimiento fuerte y en línea con el que maneja el Gobierno.

«Sin embargo, este no modifica las partidas de gastos, y eso nos llevará a ser uno de los países con más déficit del mundo, si no el que más, existiendo, además, la posibilidad que se cronifique y sea estructural», sentencia Bernal.

España incumple los deberes fiscales

El vicepresidente de la Alianza de los Liberales y Demócratas por Europa (ALDE), Luis Garicano, en visita a la sede de THE OBJECTIVE, ha criticado que España «no ha hecho los deberes fiscales, que ha incurrido en un elevado gasto estructural y que afronta un horizonte fiscal arriesgado y muy poco sostenible».

Manifestó a este diario su preocupación por el déficit estructural y por el hecho de que se supla con un mazazo fiscal que se torna en estos momentos muy contraproducente para relanzar el crecimiento económico.

Además, pone de manifiesto Garicano que esa subida tributaria corre el riesgo de ahogar a unas pymes y autónomos, quienes generan empleo, que se han endeudado para sobrevivir en la pandemia.

Únete a la discusión
También te puede interesar
Publicidad
MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Mostrar contraseña
Mostrar contraseña

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D