The Objective
Publicidad
Economía

Hacienda aún no ha pagado a las gasolineras 56 millones de la bonificación de los carburantes

«Es una norma mal hecha, con plazos abusivos y unos requerimientos para recibir el dinero muy estrictos», subraya el presidente de la patronal, Nacho Rabadán

Hacienda aún no ha pagado a las gasolineras 56 millones de la bonificación de los carburantes

Un hombre reposta en una gasolinera. | Alberto Ortega (Europa Press).

La Confederación Española de Empresarios de Estaciones de Servicio (CEES) se queja de que muchas de sus gasolineras asociadas no han cobrado aún las cantidades que han tenido que adelantar para atender el descuento de 20 céntimos por litro de combustible aprobado por el Gobierno.

En concreto, el presidente de la patronal, Nacho Rabadán, señala a THE OBJECTIVE que entre las asociadas de CEES quedan 56 millones pendientes de cobro, del total de 14o millones que han tenido que adelantar. «Es una norma mal hecha, con plazos abusivos y unos requerimientos para recibir el dinero muy estrictos», subraya.

Rabadán pone de manifiesto que las 4.000 gasolineras integradas en la patronal han tenido que adelantar una media de 35.000 euros para hacer efectivo el descuento. Continúa incidiendo en que los empresarios se han visto obligados a pedir créditos para poder adelantar la bonificación, hacer frente a unos gastos informáticos de 3.000 euros por estación para adecuar la emisión de las facturas y asumir los gastos de personal extra necesario para cubrir la demanda creada.

«Es una situación desesperada»

«También han tenido que acudir a los bancos para poder pagar, con los intereses que eso conlleva. Es una situación desesperada. Algunos asociados han tenido que contratar expresamente a profesionales para que les hagan todo el papeleo para solicitar el anticipo», explica el presidente de CEES.

En España hay un total de unas 11.600 gasolineras y la Agencia Tributaria sostiene que ha ingresado 491 millones de euros entre estaciones de servicio y otros operadores, sumando los 309 millones de euros abonados en concepto de los anticipos solicitados por el sector y los 182 millones correspondientes a las devoluciones requeridas.

«Estas cifras implican el pago de la práctica totalidad de los anticipos solicitados por los operadores del sector, gasolineras y otras empresas de venta directa. Y, respecto a las devoluciones, se han abonado casi el 60% de las solicitudes presentadas», aseguran desde el Ministerio de Hacienda y Función Pública.

El sector del transporte también se beneficia de esta subvención pública. Hacienda calcula que sumando las ayudas directas con la bonificación al combustible, los empresarios contarán con un soporte de unos 1.000 millones de euros. A ello hay que añadir la devolución del Impuesto sobre Hidrocarburos, que pasa a ser mensual desde su periodicidad previa, que era trimestral.

CEES y la Agrupación Española de Vendedores al por menor de Carburantes y Combustibles (AEVECAR) denuncian que no hay respuesta por parte del ministerio que dirige María Jesús Montero sobre cuándo se van a poder cobrar las cantidades adelantadas por los empresarios del sector. «Esto está causando graves perjuicios a las empresas, sea cual sea su tamaño, pero con especial incidencia en las pequeñas, que están abocadas al cierre si no cobran de forma inminente», afirman.

Por su parte, la Agencia Tributaria dijo a finales de abril que a partir de mayo las estaciones de servicio recibirían el importe íntegro correspondiente al gasto realizado por aplicar el descuento del mes anterior, reforzando así su liquidez. La liquidación correspondiente al anticipo no se llevará a cabo hasta julio. El Gobierno ha calculado que el descuento de 20 céntimos por litro tendrá un coste para las cuentas públicas después de tres meses de aplicación de unos 1.423 millones de euros.

Según el Real Decreto-ley 6/2022, de 29 de marzo, serán colaboradores en la gestión de la bonificación quienes ostenten la titularidad de los derechos de explotación de las instalaciones de suministro de combustibles y carburantes al por menor, así como las empresas que realicen ventas directas a los consumidores finales de los productos objeto de la bonificación.

En este sentido, el colaborador podía solicitar a la Administración competente, con anterioridad al 15 de abril, un anticipo a cuenta, por el importe máximo de la bonificación que correspondería al 90% del volumen medio mensual de productos incluidos en el ámbito objetivo de esta bonificación vendidos por dicho colaborador en el ejercicio 2021, reportado al censo de empresas que realizan ventas directas a consumidores finales. El importe de este anticipo a cuenta no podrá ser superior a dos millones de euros ni inferior a 1.000 euros.

«La falta de desarrollo del Real Decreto-ley 6/2022 provoca que en cada comunidad autónoma se actúe de manera diferente, que las facturas de cada repostaje puede que no se ajusten a los requerimientos de Hacienda en cuanto a la aplicación de los impuestos y pueda haber sanciones a posteriori, que se estén exigiendo albaranes de venta en algunas regiones para pagar los anticipos y que, en definitiva, se haya creado una situación que puede definirse como de asfixia económica, caos administrativo e inseguridad jurídica», indican desde CEES y AEVECAR.

De su lado, para recibir la devolución de los descuentos ya aplicados, el colaborador presentará mensualmente, en los primeros 15 días naturales de los meses de mayo, junio y julio, ante la Administración competente, una solicitud de devolución de las bonificaciones efectuadas en el mes anterior, por el importe que resulte de aplicar la rebaja al volumen de litros o kilogramos, según corresponda, que haya suministrado a los consumidores finales en el periodo de referencia.

Transcurrido el plazo de un mes, contados desde el fin de la fecha para la presentación de la solicitud de devolución, podrá entenderse desestimada si el operador no obtiene respuesta. Contra esta desestimación presunta se podrá interponer recurso de reposición y reclamación económico-administrativa, en los términos previstos en la Ley 58/2003, de 17 de diciembre, General Tributaria.

15 céntimos públicos y 5 privados

El Gobierno extendió la bonificación en el repostaje de carburantes que pactó con los transportistas a todos los consumidores a finales de marzo: 15 céntimos cargo al presupuesto público y un mínimo de 5 céntimos lo soportan las petroleras. Esta se aplicará hasta el 30 de junio y fuentes de Hacienda confirman a este medio que no se ha planteado en ningún momento retirarla ni modificarla como se ha venido publicando.

Algunas asociaciones de consumidores han denunciado que el descuento se está quedando sin efecto porque las gasolineras están subiendo precios. De hecho, el mismo día que entró en vigor —el 1 de abril—, Facua denunció ante las autoridades de consumo de 13 comunidades autónomas que 230 gasolineras habían inflado los precios de los combustibles.

La Comisión Nacional de los Mercados y de la Competencia (CNMC) se encarga de la supervisión diaria de los precios de los carburantes y publica boletines mensuales con los resultados. La Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF) también dijo a finales de marzo que pondría en en marcha un mecanismo de seguimiento diario del precio de los carburantes, aunque todavía no dispone de datos concluyentes.

Según los últimos datos del Boletín Petrolero de la Unión Europea (UE), el litro de diésel se sitúa en los 1,911 euros —máximo histórico—, mientras que el de gasolina alcanza los 1,878 euros.

Envía el primer comentario
También te puede interesar
Publicidad
MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Mostrar contraseña
Mostrar contraseña

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D