The Objective
Publicidad
Economía

El INE confirma la escalada del IPC hasta el 10,2% en junio, su nivel más alto desde 1985

La inflación subyacente sube hasta el 5,5%, su nivel más elevado desde agosto de 1993

El INE confirma la escalada del IPC hasta el 10,2% en junio, su nivel más alto desde 1985

La vicepresidenta primera y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño. | Fernando Sánchez (EP)

El Índice de Precios de Consumo (IPC) subió un 1,9% en junio en relación al mes anterior y disparó su tasa interanual 1,5 puntos, hasta el 10,2%, su nivel más alto desde abril de 1985, según los datos definitivos publicados este miércoles por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

El organismo confirma así el dato que avanzó a finales del mes pasado, aunque ha elevado una décima el aumento mensual adelantado, desde el 1,8% al 1,9%, tasa más de un punto superior a la del mes anterior y su mayor alza en un mes de junio desde 1977.

Con el repunte de junio, la inflación encadena dos meses consecutivos de ascensos en su tasa interanual después de que en abril se moderara 1,5 puntos de golpe, hasta el 8,3%. Después, en mayo, escaló hasta el 8,7% y en junio ha superado los temidos dos dígitos: 10,2%.

El dato de junio supera en cuatro décimas el pico que se había alcanzado en el mes de marzo, del 9,8%.

Según el INE, la escalada del IPC interanual hasta el 10,2% en junio se debe, principalmente, a las subidas de los precios de los carburantes, de los combustibles para calefacción, de la electricidad, de la restauración y los hoteles, y de los alimentos.

Estos últimos registraron en junio una subida interanual del 12,9%, tasa casi dos puntos superior a la de mayo y la más alta desde el comienzo de la serie, en enero de 1994. Destaca, especialmente, el encarecimiento de frutas, legumbres y hortalizas, carne, pan, cereales y leche, queso y huevos.

Por su parte, el alza de los precios de los carburantes llevó a la tasa interanual del grupo de transporte hasta el 19,2%, más de cuatro puntos por encima de la registrada en mayo, mientras que los precios de la restauración provocaron que el grupo de hoteles, cafés y restaurantes elevara su tasa interanual en junio hasta el 7,2%, nueve décimas más que en mayo.

Asimismo, la tasa interanual del grupo de vivienda se elevó 1,5 puntos en junio, hasta el 19%, por el mayor coste de la electricidad y de los combustibles para calefacción.

Sin tener en cuenta la rebaja del impuesto especial sobre la electricidad y las variaciones sobre otros impuestos, el IPC interanual alcanzó en junio el 11,1%, nueve décimas por encima de la tasa general del 10,2%. Así lo refleja el IPC a impuestos constantes que el INE también publica en el marco de esta estadística.

En el último año, la calefacción, el alumbrado y la distribución de agua se han encarecido un 35%; los aceites y grasas han elevado sus precios un 37%; los huevos son un 23,9% más caros; y el transporte personal cuesta un 19,7% más por el mayor coste de los carburantes. Además, muchos alimentos registran subidas de dos dígitos en sus precios, como la leche (+20,4%) y las frutas frescas (+19,3%).

La subyacente escala hasta el 5,5%

La inflación subyacente (sin alimentos no elaborados ni productos energéticos) aumentó en junio seis décimas, hasta el 5,5%, su valor más alto desde agosto de 1993.

En el sexto mes de 2022, el Índice de Precios de Consumo Armonizado (IPCA) situó su tasa interanual en el 10%, lo que supone 1,5 puntos más que en mayo.

Por su parte, el indicador adelantado del IPCA aumentó un 1,9% en tasa mensual.

Nuevas medidas del Gobierno

La confirmación del dato de junio se conoce un día después de que Pedro Sánchez anunciase en el Debate sobre el estado de la Nación una serie de medidas con el objetivo de paliar los efectos provocados por la alta inflación. En el plan comunicado por el presidente en la jornada de este martes destacan los nuevos impuestos a la banca y a las grandes empresas energéticas, con los que el Ejecutivo espera recaudar hasta 7.000 millones de euros.

En concreto, el impuesto a «los grupos dominantes» del sector eléctrico, gasista y petrolero estará en vigor durante 2023 y 2024 y buscará recaudar 2.000 millones de euros al año de los beneficios extraordinarios de estas empresas en 2022 y 2023. Por su parte, el nuevo impuesto dirigido a «las grandes entidades financieras que ya han empezado a beneficiarse de la subida del tipo de interés» tendrá una duración de dos años y buscará recaudar 1.500 millones cada año.

Pero esa subida de impuestos, según los expertos consultados por THE OBJECTIVE, incrementarán la inflación. Los analistas estiman que con el IPC en máximos de casi cuatro décadas, las nuevas medidas fiscales impulsadas por el Ejecutivo, no se tornan las más convenientes en la vigente coyuntura económica. Consideran los analistas que las empresas afectadas repercutirán al cliente, vía precios, el impacto que los impuestos tengan en sus cuentas, en mayor o menor medida.

Únete a la discusión
También te puede interesar
Publicidad
MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Mostrar contraseña
Mostrar contraseña

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D