The objective

Today

Información verificada al momento

Información verificada al momento

Perú

Se suicida el expresidente peruano Alan García cuando iba a ser detenido

Redacción TO
Última actualización: 17 Abr 2019, 10:19 pm CEST
Foto: Cris Bouroncle | AFP

El expresidente peruano Alan García se ha disparado en la cabeza este miércoles en su domicilio de Lima cuando iba a ser detenido por orden de la Justicia por supuestos delitos de corrupción vinculados al caso Odebrecht, ha informado por Twitter el vicepresidente del país, Martín Vizcarra. En medio de una gran confusión, el exmandatario (1985-1990 y 2006-2011) fue ingresado inicialmente en el hospital Casimiro Ulloa de Lima, adonde fue trasladado por la Policía y posteriormente sometido a una operación de urgencia, pero ha fallecido. Tenía 69 años.

Testigos consultados por la televisión peruana han indicado que García entró cubierto por una manta roja y, poco después, su hijo entró rápidamente en el hospital. "Esta mañana ha sucedido este lamentable accidente: el presidente tomó la decisión de dispararse", ha dicho a la prensa su abogado Erasmo Reyna en la puerta del hospital. Fuentes médicas consultadas por Efe han indicado que el parte médico inicial con el que el expresidente fue ingresado en el hospital recogían un traumatismo por arma de fuego en el lado derecho de la cabeza.

El suceso se produjo cuando agentes de la División de Investigación de Delitos de Alta Complejidad acudieron a la casa del político, sobre el que pesa desde finales del año pasado una orden de prohibición de salida del país, para someterlo a una detención provisional de 10 días ordenada por el Poder Judicial.

La detención ordenada a García buscaba recoger nuevos elementos en la investigación ante un eventual riesgo de fuga. Antes de emitirse la orden, García había declarado el martes que no se asilaría ni escondería, en tácita alusión al frustrado asilo que pidió a Uruguay en diciembre. La Justicia dictó en ese mes 18 meses de impedimento de salida del país.

A finales de 2018, tras abandonar la embajada uruguaya, Alan García había dicho que estaba a disposición de la Fiscalía de lavado de activos que lo investiga por corrupción.

El exmandatario permaneció durante 16 días en la embajada uruguaya, donde solicitó asilo "ante la inminencia de una orden de detención". La petición fue rechazada por el Gobierno de Uruguay tras revisar la documentación entregada por Lima y por el solicitante.

En las últimas semanas, García había reiterado que "no existe ninguna delación, prueba o depósito que me vincule a ningún hecho delictivo y mucho menos con la empresa Odebrecht o la realización de alguna de sus obras". El año pasado había alegado ser un "perseguido político", pero su versión fue desmentida por la Justicia y el Gobierno peruano.

Junto a García, también se ordenó la detención de Luis Nava, secretario presidencial bajo el Gobierno del líder del Partido Aprista, y Miguel Atala, ambos estrechos colaboradores del expresidente y señalados como sus testaferros.

Por el escándalo de Odebrecht en Perú también están investigados los exmandatarios Alejandro Toledo (2001-2006), Ollanta Humala (2011-2016) y Pedro Pablo Kuczynski (2016-2018), este último bajo detención preliminar hasta el 20 de abril, así como la opositora Keiko Fujimori.