Laura Fàbregas

Ana Pardo de Vera en lo de Rocío Carrasco

«El problema llega cuando buscan darle una pátina de periodismo al show de siempre. Cuando usan a profesionales serios para limpiar su imagen y hacer política con ello»

Opinión

Ana Pardo de Vera en lo de Rocío Carrasco
Foto: Mediaset España| Redes sociales

No voy a ser yo quien critique a Ana Pardo de Vera por ir a Sálvame, donde yo iría corriendo –¡incluso gratis!- si me invitaran. La gracia de estos programas es que no engañan a nadie: venden entretenimiento sin pretensiones. Frivolizan, exageran, mienten y, de vez en cuando, linchan injustamente a alguien -aunque menos que en las redes sociales-, pero a diferencia de las tertulias políticas televisadas, no ponen en riesgo el pan de la gente ni les atizan ideológicamente.

En este sentido, Mediaset siempre ha sido la antítesis de TV3. Ni adoctrina ni se cree moralmente superior. Y a falta de formatos en España de verdadero sentido crítico, que exhorten al pensamiento y a la discusión racional y serena, resulta mucho menos nocivo, en términos de paz social, escuchar a Belén Esteban que a Pilar Rahola.

El problema llega cuando buscan darle una pátina de periodismo al show de siempre. Cuando usan a profesionales serios para limpiar su imagen y hacer política con ello. Eso es lo que pasó con la «docuserie» de Rocío Carrasco. Fue un éxito y un formato muy innovador, pero no hay que confundirlo con el periodismo.

Su testimonio fue muy interesante desde el punto de vista humano. Y muy pedagógico. Pero desde el punto de vista periodístico nadie sometió a Rocío Carrasco a sus contradicciones, por ejemplo. El escrutinio fue nulo. Eso sí, no tuvieron dudas en cuestionar a los jueces, a los psicólogos forenses y a «algunos partidos políticos».

Una parte de la izquierda solía pensar que estos formatos enajenan y paralizan para el cambio social. Lo que deberían preguntarse, sin embargo, es por qué el discurso que difunden estas empresas capitalistas que solo buscan el rendimiento es tan parecido al suyo. Y si no abanderan, políticamente, el peor conservadurismo: que es el conformismo con lo mainstream, que ni va realmente a contracorriente, ni estimula el pensamiento crítico ni la emancipación de los subordinados.

Quizás es que el populismo, los «poderes mediáticos» que tanto critican y, en definitiva, la hegemonía cultural está más presente en la izquierda posmoderna que representan Irene Montero y Adriana Lastra que en otros partidos y políticos. Quizás es que el pan y circo de la política son ellos.

Más de este autor

¡Calviño es castrista!

«Para los puristas de los ideales, parece que es más importante decir que Cuba es una dictadura a intentar que la isla transite hacia la democracia. Ya no hablamos de lograr resultados. Prefieren tener la razón a ser eficaces en las relaciones internacionales»

Opinión

Más en El Subjetivo

Ricardo Dudda

Enfoques de género

«Casi ocho de cada 10 suicidios en el mundo son masculinos. La causa de muerte más probable en los hombres entre 20 y 49 años es el suicidio»

Opinión

Nicolás Sesma

'Réquiem' por R. J. Sénder

Cuando Paulette Goddard y Erich María Remarque contrajeron matrimonio en 1958 varios medios de comunicación norteamericanos comentaron con sorna que nada habría podido resultar más natural, pues acababan de unirse la actriz de una única película con el escritor de una única novela. La afirmación era a todas luces injusta. La carrera artística de Goddard […]

Zibaldone