David Mejía

Compañero de naufragio

«Sabemos que no son las creencias las que deciden el voto, sino el voto el que decide las creencias, que nos movemos a ciegas por una meseta incierta»

Opinión Actualizado:

Compañero de naufragio
Foto: Editorial Traficantes de Sueños| Wikimedia Commons
David Mejía

David Mejía

Licenciado en Filosofía y Teoría de la Literatura. Ahora en Columbia University. Hace radio en WCKR FM 89.9 FM, New York.

Benito Pérez Galdós recibía cada semana centenares de cartas de sus admiradores, y tenía la costumbre de compartir algunas con quienes acudían a su tertulia en el hotelito de Hilarión Eslava. Entre las más celebradas siempre estaban las de un «republicano de provincias» que, en su afán de hacer constar su comunión con las ideas del maestro, se dirigía a él como «Apreciable semejante».

Entiendo, y me enternece, el entusiasmo de aquel personaje anónimo: descubrir que alguien tiene acceso a tus pensamientos, y el don de convertirlos en ideas y esas ideas en lenguaje, es una sensación magnífica. Y me consta que muchos la sentimos cuando leemos a Félix Ovejero, padrino intelectual de la izquierda ilustrada, es decir, real.

No hemos hablado suficiente de su último libro, Sobrevivir al naufragio (Página Indómita, 2020), porque la pandemia se llevó todo por delante. Pero en este momento de orfandad política, de populismo cronificado, es más necesario que nunca. No es precisamente un tratado de optimismo, pero si lo fuera traicionaría una de sus principales premisas: toda intervención política debe ir precedida de una mirada honesta, un escrutinio científico de la realidad que no rehúya sus propios resultados. El reto de la democracia no es sobrevivir a una tiranía, sino sobrevivir a unas elecciones. De nuevo, el dilema de Juncker: «Sabemos exactamente lo que debemos hacer; lo que no sabemos es cómo salir reelegidos si lo hacemos». He ahí la paradoja: la dinámica electoral parece enemiga de los grandes retos de las sociedades. Y nuestros políticos han preferido ganar las urnas a ganar el futuro.

Ovejero relata en la introducción -en un estilo memorístico y jovial al que pronto debería consagrar a una obra entera- el ascenso de Zapatero a la Secretaría General del PSOE. El entonces joven diputado encabezaba la candidatura «Nueva Vía», que bien podía haber llamado «Vía Pirandello», pues aquellos personajes sin ideas andaban desesperados en busca de autor. Encontraron algunos, ilustres todos ellos, pero los principios habían dejado de importar. Y esa es una de las causas de que hoy nos hallemos en caída libre hacia el oscurantismo.

El problema de la actual deriva oscurantista es que se presenta sonriente: apela a una mutación ética, con la ingenuidad de que todo mejorará si la población es reeducada. Sobrevivir al naufragio señala el peligro de este supremacismo moral que hace de las emociones argumentos y las coloca por encima de los principios. Además, contamina nuestro diseño institucional que, en lugar de desplegarse para corregir nuestros vicios, termina reproduciéndolos.

Viendo la última comparecencia del presidente del Gobierno ratifiqué la importancia del libro de Ovejero. Gobierna un hombre sin ideas, frente a una oposición sin ideas, para una población más ideologizada que nunca. Y sabemos que no son las creencias las que deciden el voto, sino el voto el que decide las creencias, que nos movemos a ciegas por una meseta incierta. Pero hay personas que encienden una cerilla en la oscuridad. Y cuando los leemos sólo nos cabe decir «gracias, apreciable semejante», y celebrar que seamos compañeros de naufragio.

Más de este autor

Madrid, según Dani Mateo

«En Madrid se puede vivir muy a gusto predicando tu odio al Gobierno. Esa es la mayor prueba de su libertad. Rojo o facha, en Madrid es fácil encontrar gente como tú, porque nadie siente la necesidad de ocultarse y todos acabamos en los mismos bares.»

Opinión

Superliga

«Nadie se despide elegantemente de sus privilegios. Pero las soflamas marxistas, viniendo de quienes han vivido como reyes gracias a que el fútbol era el negocio más lucrativo de la Tierra, son cuestionables»

Opinión

Más en El Subjetivo

Pilar Cernuda

¿Y ahora?

«Los españoles, hoy, han pasado página al estado de alarma pero les llega ahora el estado de inseguridad… y de  incertidumbre»

Opinión

Daniel Capó

65 diputados

«Se vota normalmente en contra de algo y esa ha sido la suerte electoral de Ayuso: simbolizar la resistencia a un proyecto político que –a causa de sus alianzas– se ha alejado demasiado de las corrientes ideológicas centrales de nuestro país»

Opinión

Juan Manuel Bellver

Beberse los mares y las estrellas

«Hoy también podemos imaginarnos que ingerimos toda la vía láctea si adquirimos la botella de Château Pétrus 2000 que ha puesto en licitación la casa de subastas Christie’s, tras haber sido añejada durante 14 meses en la Estación Espacial Internacional. Valor estimado del remate: un millón de euros»

Opinión