José María Albert de Paco

El reencuentro

«De repente, ha llamado un inspector, y sus razones son del Estado de Derecho. Europa, por emplear la jerga universitaria, vuelve a ser un 'espacio seguro' ante la amenaza de involución supremacista»

Opinión

El reencuentro
José María Albert de Paco

José María Albert de Paco

De pequeño, en la playa, solía entretenerme yendo y viniendo de lo hondo con algo que demostrara que había estado allí. Fue aquella mi primera escuela de periodismo.

Tuve la misma impresión cuando liberaron a la farmacéutica de Olot. La repentina salida a flote de un personaje que, de manera inopinada, acaso por efecto de la costumbre, había quedado postergado, cuasi reducido a un acúfeno cada vez menos perceptible. Resulta significativo, no obstante, que nos hubiéramos resignado a que un prófugo de la calaña de Puigdemont anduviera de gira por las Europas, de ahí que frente a esta dichosa regurgitación sea pertinente evocar las palabras de Cayetana Álvarez de Toledo, en aquel 1 de octubre: «Presidente, ¿está usted preparado para ir a la cárcel por sedición? […] Insisto, presidente, ¿está usted preparado para ir a la cárcel por su masiva agresión a la democracia».

Ni respondió entonces ni recogió el lance en sus memorias, siendo el único de cuantos enumeraba que condicionaría amargamente su futuro. Su futuro, sí; ni el de Cataluña ni, ¡por supuesto!, el de España han de vincularse a las réplicas a que dé lugar su detención en la mesa bilateral. El constitucionalismo no ha de perder un minuto reflexionando acerca de si su extradición (bastante más factible, esta vez, que cuando lo interceptaron en Alemania) conviene o no conviene a Sánchez, a Esquerra o incluso a Junts, algunos de cuyos dirigentes se inclinan, bien que en privado, por museificar a Puigdemont y administrar el «mientras tanto».  De repente, ha llamado un inspector, y sus razones son las del Estado de Derecho. Europa, por emplear la jerga universitaria, vuelve a ser un «espacio seguro» ante la amenaza de involución supremacista, y hoy, festividad de la copatrona de Barcelona, lo celebraré con alevosía, así ardan los contenedores a mi vera.

Por lo demás, es imperativo hacer notar que su escapada haya acabado, momentáneamente, en L’Alguer, localidad cuya inclusión en los mapas dels Països está, al fin, justificada. En El secreto de sus ojos, eterna, Guillermo ‘Sandoval’ Francella le sugiere a Ricardo ‘Espósito’ Darín que al criminal al que persiguen le pierde su pasión, el Racing de Avellaneda, y que ahí, en esa veta psicodramática, deben perseverar. A Puigdemont le han perdido las sardanas, y Cataluña, en esta hora feliz, ya sólo cuenta en su galería de la extravagancia con Alejandro Cao de Benós.

Más de este autor

Mileuristas

«El pintoresco simulacro que fue la entrevista de Évole a Redondo tuvo su verdadero clímax en el duelo de honorarios, ese lapso en que ambos dejan de lado sus respectivos personajes, el de preguntador quinquiprofético y el de tamborrero áulico, para encarnar la identidad que de veras les define, la que les faculta para hablarse de tú a tú: la de columnistas de La Vanguardia»

Opinión

Paliativos

«El objetivo de Ardern se antojaba ilusorio en una sociedad abierta y global, fundada en los intercambios comerciales y de fluidos y, por consiguiente, sometida al azaroso ‘spread’ de los días»

Opinión

Más en El Subjetivo

Jorge Dioni López

El patán

«Lo peor es que te digan que ir por ahí insultando o ridiculizando es guerra cultural o romper un tabú de lo políticamente correcto»

Opinión