Marta Parreño Gala

El universo en 3,5 pulgadas

Cada vez nos lo ponen más fácil. Los móviles se adaptan tanto a las personas que ahora ya podremos caminar y escribir a la vez sin preocuparnos por la farola o la caca de perro que nos esperan en el siguiente paso.

Opinión

El universo en 3,5 pulgadas
Marta Parreño Gala

Marta Parreño Gala

Periodista y cineasta. Escribo, filmo y creo. He rodado 7 cortometrajes y trabajado en El Periódico de Catalunya, Ling Magazine, COM Radio y La Vanguardia. Ahora en Adams Editorial.

Cada vez nos lo ponen más fácil. Los móviles se adaptan tanto a las personas que ahora ya podremos caminar y escribir a la vez sin preocuparnos por la farola o la caca de perro que nos esperan en el siguiente paso.

Cada vez nos lo ponen más fácil. Los móviles se adaptan tanto a las personas que ahora ya podremos caminar y escribir a la vez sin preocuparnos por la farola o la caca de perro que nos esperan en el siguiente paso. El mundo en una pantalla, el universo en 3,5 pulgadas. No será necesario mirar a los lados. Y al cielo ya ni te cuento. ¿Para qué? Con observar el rectángulo cristalino que nos abduce minuto a minuto ya lo tendremos todo. Ya lo tenemos todo.

Sinceramente creo que no hace falta que nos metan en la pantalla el mundo que tenemos delante. De hecho muchos ya hemos dejado de verlo. De hecho muchos ya hemos desarrollado la capacidad de caminar escribiendo sin chocarnos con nada, o de mantener dos o más conversaciones paralelas (una o más en el móvil y otra en persona). Y lo digo con cierto pesar. Pero ése no es mi mayor motivo.

En realidad es una pena porque pisar excrementos y chocarse con farolas son experiencias necesarias. Y aunque parezca sorna estoy escribiendo completamente en serio. Son piedras con las que tenemos que tropezar para enderezar nuestro camino y seguir hacia delante sin distraernos. Está bien que los avances se adapten a las necesidades de las personas, pero ¿es necesario que nos faciliten la tarea de escribir mientras caminamos?

Llegados a este punto yo voto por el comportamiento de “Una acción, un tiempo”, es decir, hacer una sola cosa al mismo tiempo. Centrarse en ella. Profundizar. Acariciarla. Reflexionarla. Digerirla. Y dedicarse sólo a caminar. O sólo a escribir. O a conversar con una sola persona. O a mirar a los lados -y al cielo-. O a leer un artículo. O simplemente a pararse y no hacer nada. De nada.

De nada.

Más de este autor

La pureza y las mujeres

16 becas pero solo para jóvenes vírgenes. Así abre la noticia. Es el requisito que ha impuesto la alcaldesa de una localidad de Sudáfrica para otorgar becas escolares: la virginidad. Y yo me pregunto muchas cosas, entre ellas la siguiente: ¿Las toquetearán y les harán pruebas para comprobar que además de impuras no son mentirosas? La noticia no menciona edades, pero sí géneros, y una vez más es el nuestro, chicas, el que se lleva la palma. Así que ahí va otra pregunta: ¿Por qué se presupondrá que la pureza es solo cosa nuestra? A colación de la cuál me nace la siguiente: ¿Qué tendrá que ver la pureza con el sexo? ¿Y por qué sigue siendo el sexo tan problemático en más de medio mundo, por no decir en el mundo entero?

Opinión

Oda a las cosas

Le robo el título a Neruda porque el periódico que sostiene este hombre no es solo un periódico. Y él ya evocó algo parecido en su “Oda a las cosas”. Este periódico no es un periódico porque es un clavo al que agarrarse en mitad del precipicio, una luz tenue pero testaruda que llega hasta el fondo de un pozo muy hondo. Siempre me ha fascinado la manera que tenemos de restablecer la normalidad en medio de la destrucción; cómo pequeños detalles le sirven a uno para ascender a la superficie y respirar cuando parece que todo se acaba.

Opinión

Más en El Subjetivo

Andrea Mármol

En Cataluña han dado una medalla

«Tres años después, en Cataluña gobiernan los mismos que alentaron la protesta violenta del 20-S y reivindican la inocencia de quienes quisieron pasar por encima de servidores públicos como ella para pasarnos después a todos por encima»

Opinión