Beatriz Talegon

¡Idiota, vota!

En las próximas elecciones del 25 de mayo la ciudadanía se juega mucho. En sentido amplio se juega, básicamente, ser ciudadana. Ahora ya lo somos poco, pero cada vez lo seremos menos si la ideología neoliberal sigue campando a sus anchas.

Opinión

¡Idiota, vota!

En las próximas elecciones del 25 de mayo la ciudadanía se juega mucho. En sentido amplio se juega, básicamente, ser ciudadana. Ahora ya lo somos poco, pero cada vez lo seremos menos si la ideología neoliberal sigue campando a sus anchas.

Muchos se molestarán con el título, diciendo que soy una descarada y una insolente. Que es una falta de respeto. Nada más lejos de mi intención. Sepa el lector que en la Grecia Clásica los idiotas eran los ciudadanos que «pasaban olímpicamente» de participar en política. De hecho estaban muy mal considerados y se entendía como una ofensa a la sociedad. Esos eran los idi?t?s.

Después el término se ha ido empleando para otras acepciones, tales como las personas ignorantes. Sea como fuere, de lo que se trata es de no serlo, si la opción está a nuestro alcance.

En las próximas elecciones del 25 de mayo la ciudadanía se juega mucho. En sentido amplio se juega, básicamente, ser ciudadana. Ahora ya lo somos poco, pero cada vez lo seremos menos si la ideología neoliberal sigue campando a sus anchas.

No hay más que ver cómo están funcionando con la crisis como excusa. Y que si la herencia, que si «gracias al sacrificio de los españoles -ciudadanos en general, dicen otros»… Dicen mil chorradas con la única función de hacernos creer que lo hacen todo por nuestro bien. Y que para eso nos debemos ajustar el cinturón. (Pero cobran miles de millones en sobresueldos).

Dicen que hay que combatir el fraude fiscal (pero tienen millonadas en cuentas suizas y empresas en lugares donde no se tributa).

Dicen que no hay dinero para todo ni para todos (pero ellos no se privan de coches lujosos y de sanidad y educación privada).

Dicen que hay que tener a los mercados contentos (pero los contentan rescatando a la banca a base de llenar sus agujeros con nuestros impuestos).

En Foro Ético nos hemos empollado los programas electorales (y algunos son cartas a los Reyes Magos, quizás porque sepan que jamás tendrán la posibilidad de demostrar lo que prometen). Y nos hemos dado cuenta de varias cuestiones: los de izquierdas (o los que dicen serlo), defienden prácticamente lo mismo. ¿Por qué no se tienden una mano PSOE, IU, EQUO, y PODEMOS entre otros? Seguramente si aúnan sus fuerzas saldrá ganando la ciudadanía. Seguro. ¿Por qué no pactan para tantas y tantas cosas que tienen en común?

Debo decirles que prefiero que tengan más representatividad los grupos emergentes de izquierdas (si de verdad van a cumplir lo que dicen), a que los de siempre sigan creciendo para luego dar la espalda a sus militantes y a sus votantes. Democracia y pluralidad es garantía de control entre los grupos políticos, y sobre todo, es mejorar la calidad del servicio a los ciudadanos que han de prestarle los políticos con ánimo de izquierda.

Dicho claro: Prefiero ver a Reyes, a Pablo, a Willy y a Elena sentados en el Parlamento Europeo que a un batallón de enchufados puestos a dedo engrosando equipos que no saben ni lo que es la izquierda ni a dónde hay que dirigir este barco. Y opciones para votar, tienes. Así que hazte el favor y háznoslo al resto: no seas idiota y vota.

Más de este autor

El poder de las madres

Todas las madres del mundo (salvo las excepciones concretas que puedan darse en situaciones muy específicas) entienden perfectamente el sentimiento que les llevaría a dar la vida por sus hijos.

Opinión

Violencia y seguridad

Haga la prueba, pruebe a manifestar su opinión contra la violencia ejercida por los antidisturbios en alguna manifestación en las redes sociales y comprobará qué rápido recibe insultos y graves descalificaciones.

Opinión

Más en El Subjetivo

Gonzalo Torné

Sobre el resentimiento

«Antes imagino a alguien diciendo de sí mismo que es bobo o incapaz para sacar algo, para despertar lástima, pero resentido nunca, un resentido nunca nos pone sobre aviso»

Zibaldone

José Carlos Llop

Un fragmento de vida

«’Los buenos vecinos’ parece un título de poema de Philip Larkin y esto es bueno pero mejor aún porque su sensibilidad es digna de Natalia Ginzburg y de Tanizaki, así mezclados»

Opinión