The objective

El Subjetivo

Opiniones libres de algoritmos

Opiniones libres de algoritmos

La "cocina" del Parlament

Foto: Javier Lizon | EFE

Del referéndum simulado a la “cocina” del Parlament; del desprecio a Santi Vila a la paciencia de Marchena; de la cárcel de Soto del Real al palco del Santiago Bernabéu y de una línea telefónica para ocho fiscales a otro Gobierno sin desarrollar la Administración de Justicia. La actualidad jurídico-política da para mucho estos días gracias al foco mediático permanente en el juicio del llamado “procés”.

El ex secretario de Estado de Seguridad, José Antonio Nieto, confirmó este lunes lo que Moncloa negó a varios periodistas meses atrás: cambiar el referéndum ilegal por uno “simulado”. La oferta de Rajoy desvela que el Ejecutivo infravaloró el nivel de exaltación y coordinación hasta el 1-0. Pero, ojo, tampoco conviene desmerecer lo simbólico. De aquellos polvos, esos lodos…

Poco se habla de la declaración como testigo del ex letrado mayor del Parlament, Antoni Bayona, quien desmintió en cuestión de segundos las anteriores exposiciones de Forcadell y Torrent en el proceso. Bayona desveló las incontables advertencias a Forcadell sobre la desobediencia al Tribunal Constitucional. La Cámara autonómica incluso elaboró informes que no habían sido solicitados por la Mesa advirtiendo de que estaban cometiendo ilegalidades. Bayona lo vivió en primera persona y en su libro No todo vale revela cómo eran las presiones desde la “cocina” del Parlament. Permaneced atentos.

El separatismo ya no esconde el sentimiento que le produce el ex consejero de Cultura y Empresa Santi Vila. El diputado de ERC Gabriel Rufián solo escenificó el vacío que desde hace meses le profesan por bajarse –a tiempo- del vagón del separatismo. El libro de Vila De héroes y traidores. Los diez errores del procés ratifica ahora la declaración del lehendakari Iñigo Urkullu como testigo en el juicio por el 1-0. El vasco fue el único en estrecharle la mano mientras Vila caminaba solo y cabizbajo por los pasillos del Supremo, durante un descanso del proceso.

De Soto del Real al palco del Real

En Soto del Real se acuerdan mucho de los mandatarios vascos, quienes cedieron el turno a Cataluña con el fracaso de Ibarretxe sobre sus espaldas. A más de uno (y de dos) le gustaría pasar de Soto del Real al palco del Real (Madrid) con Andoni Ortuzar. El político disfrutó del partido contra el Barça llamando la atención de compañeros de otras formaciones que acuden al Bernabéu asiduamente.

Ahora el PNV solo tiene buenas palabras para el Gobierno, pese a perder 271 millones más en inversiones para 2019, tal y como les prometió Sánchez en los fallidos Presupuestos. Quizá por eso, su presidente se acuerde más de Rajoy y ensalce, en una entrevista, su “templanza”. Para templanza, o más bien paciencia, la del juez Marchena con los testigos que se negaron a declarar, los ex diputados de la CUP Antonio Baños y Eulàlia Reguant.

Marchena, para no crear precedente, les invitó a abandonar la sala acompañados de su correspondiente multa. Un gesto muy aplaudido en su profesión. Exmagistrados, fiscales y letrados coinciden en que el juez “está dando magistrales clases de Derecho procesal” en cada sesión del juicio. También califican de “acierto” su negativa a reunirse con los ‘observadores internacionales’, plataforma compuesta por seis asociaciones catalanas en órbita del independentismo -ahora conocidos por elaborar informes semanales criticando aspectos del procedimiento-.

El Supremo rechazó reservar asientos en la sala para juristas extranjeros y Marchena les invitó a ver el juicio en directo por streamig a través de la web del Consejo General del Poder Judicial. Otro triunfo de la Justicia española en transparencia e imparcialidad. “Ningún otro Tribunal Supremo de Europa, salvo el de Inglaterra, tiene esta capacidad”, aseguran en la profesión.

¿Y la Justicia pa’ cuando?

Jueces, abogados y fiscales, entre otros, reciben estos días alabanzas de numerosos políticos por la transparencia con la que se está llevando el proceso del 1-0. Sin embargo, en Justicia la “comidilla” es otra. El malestar con la ministra Dolores Delgado traspasa los juzgados lamentando otra legislatura fallida para ellos. Recuerdan que la propia Delgado se unió a esa primera huelga del 22 de mayo para protestar por el nulo desarrollo del Poder Judicial en España. Sus propios compañeros la creyeron cuando Sánchez confió en ella para otorgar la independencia necesaria con la que ya gozan el Ejecutivo y el Legislativo.

Delgado configuró un equipo ministerial con numerosas personas procedentes de la carrera fiscal y judicial. Hasta aquí muy bien. Sin embargo, nada se ha avanzado en lo que ellos consideran aspectos de “primera necesidad” y otros “anecdóticos” como que no exista un mismo sistema informático en toda España para la Administración de Justicia; que la calidad del servicio cambie de unas regiones a otras o que ocho fiscales compartan una misma línea telefónica. Sin mencionar las plagas de “ratas que comen expedientes” y de “hongos como la palma de la mano” que crecen en los archivos.

“Estamos dejando a la gente desprotegida. Los dos últimos Gobiernos solo han parcheado la Administración de Justicia”, critican desde las distintas asociaciones. A esto se suma el malestar por un artículo reciente de Delgado citando a Séneca: “Nada se parece tanto a la injusticia como la Justicia tardía”. La ministra de Sánchez quizás lo hubiera recordado mejor con Jennifer López: “¿Y la Justicia pa’ cuando?” Urge un Pacto Nacional por la Justicia.

Más de este autor

Sin luz ni taquígrafos

"En el equipo negociador del PSOE se muestran más pragmáticos asumiendo que estas primeras reuniones sirven para conocer unas propuestas de máximos”

Legislaturas cortas, apoyos efímeros

"En unos tiempos donde los sentimientos priman sobre el razonamiento, no cabe más que esperar, como espectadores, a la imprevisibilidad de las formaciones independentistas para conocer si hacen de la necesidad virtud"

Más en El Subjetivo