Gonzalo Gragera

La guerra de los justos

El problema es que es la guerra. Y no estamos acostumbrados a ella. No estamos acostumbrados a que se derrumben biografías y se esparza en la certeza el rostro de la ceniza. El problema es el miedo. Aprender a vivir en el miedo. Superar el miedo. Que esa esquina de la incertidumbre no suponga un obstáculo en nuestro camino. Aliviar el miedo como quien esquiva a un desconocido. Y no podemos mirarlos con los ojos de la amenaza parvularia y lejana, misericordiosa y humana. No. Porque están ahí. En cualquier sitio. Desde las estaciones de metro a los TT de las redes sociales. En el inmenso cajón de sastre de las ciudades y en el interior del pensamiento de los hombres cuyo eco es sinónimo de civilización y de deberes. Y nos esperan.

Opinión

La guerra de los justos
Gonzalo Gragera

Gonzalo Gragera

1991. En la actualidad colabora en la cadena COPE –Sevilla-, en Zenda y en The Objective. Su último libro es La suma que nos resta (Premio de Poesía Joven RNE), editorial Pre-textos.

El problema es que es la guerra. Y no estamos acostumbrados a ella. No estamos acostumbrados a que se derrumben biografías y se esparza en la certeza el rostro de la ceniza. El problema es el miedo. Aprender a vivir en el miedo. Superar el miedo. Que esa esquina de la incertidumbre no suponga un obstáculo en nuestro camino. Aliviar el miedo como quien esquiva a un desconocido. Y no podemos mirarlos con los ojos de la amenaza parvularia y lejana, misericordiosa y humana. No. Porque están ahí. En cualquier sitio. Desde las estaciones de metro a los TT de las redes sociales. En el inmenso cajón de sastre de las ciudades y en el interior del pensamiento de los hombres cuyo eco es sinónimo de civilización y de deberes. Y nos esperan.

Ese es otro problema. El problema de que nos esperen. El problema de que nada ni nadie calme su sed de sangre si no es con más sed y con más sangre. El problema de que no hay en ellos calma ni piedad posible, porque un viento de odio los ha llevado a no sabemos qué sitio. Ni siquiera sabemos dónde está ese lugar. Ese lugar que provoca decapitaciones y torturas. Ese lugar que ha provocado tanta palabra inocente, ya erguida en el silencio de los justos. El último problema, y el más serio. El de los justos. El de la guerra de los justos. El de tener en cuenta que esto no nos podemos permitir el lujo de mirar para otro lado. Porque los justos ganaron a los totalitarismos del siglo XX para sembrar himnos y declaraciones. Debemos los justos avanzar, seguir. Fabricar una victoria más para la Historia. Nuestra historia. La de los justos. La de la libertad. La que no permite el miedo. Es Europa. Y nuestro destino. Por el que estamos aquí, aún sobreviviendo.

Contexto

    Más de este autor

    2020: Qué peliculón, pero sin Óscar

    «Una trama que se podría explotar para el cine es la que va de una pandemia mundial a manifestaciones donde se protesta contra el racismo, y donde se considera racista a Churchill»

    Opinión

    La década populista

    «Como nos hablaba Monedero del ‘régimen del 78’ en los circenses debates de la Sexta, ahora Abascal nos habla de ‘dictadura comunista'»

    Opinión

    Más en El Subjetivo

    Daniel Capó

    Ser padres

    «La paternidad consiste en volver a aprender para terminar sabiendo algo más que al principio»

    Opinión