Inaki Arteta Orbea

Más inteligentes

Ni con el mejor tono deja de sonar como una impertinencia ¿quieres decir que no lo he sido en el 2014? ¿me estás llamando tonto?

Opinión

Más inteligentes

Ni con el mejor tono deja de sonar como una impertinencia ¿quieres decir que no lo he sido en el 2014? ¿me estás llamando tonto?

Parece un buen deseo para otro año que comienza: queridos, os deseo que seáis más inteligentes este próximo 2015. Ni con el mejor tono deja de sonar como una impertinencia ¿quieres decir que no lo he sido en el 2014? ¿me estás llamando tonto?

Dice la noticia que “como los pulgares y el cerebro trabajan juntos al teclear el móvil se produce una mayor actividad cerebral”. Algo se tiene que producir, claro, pero ¿para qué servirá esa actividad cerebral? ¿para teclear más y más rápido cada vez?

Sigue diciendo que los teléfonos inteligentes, la tecnología digital, son la prueba de que “la vida normal moldea el cerebro de la gente común”.

En un estudio sobre el cerebro de los taxistas londinenses se demostró que en ellos es mayor el hipocampo posterior debido a que su trabajo consiste en memorizar 25.000 calles y miles de lugares del complejo trazado de la ciudad.

El cerebro cambia constantemente por efecto del entrenamiento y su plasticidad continúa toda la vida. Parece que la conclusión es clara, “la vida normal moldea el cerebro de la gente común”.

Cada profesión, cada actividad, cualquier experiencia, irá dando una forma u otra a nuestra materia gris. Para bien o para mal se nos desarrolla una parte más que otra. Algo de brillo por aquí, pero mucha penumbra ocupando el resto.

Como está bastante claro que no andamos sobrados de ella, a la vista de cómo está todo, y aunque no esté de moda, quizás sea un deseo apropiado para este nuevo año aspirar a algo más de inteligencia.

No sólo para ser capaces de detectar la trampa de tanto mensaje simplista, encontrar la belleza donde se esconde, practicar la bondad y la compasión para repartirla entre los que la requieren, sino para moldear, como gente común, con nuestro pequeño cerebro y paso a paso, la sociedad derrumbada en la que vivimos.

Más de este autor

Ötzi

La violencia es evitable, dice un prestigioso y voluntarioso organismo internacional. Más bien se constata que inevitablemente acompaña al ser humano.

Opinión

Demis Roussos

Si la apisonadora del presente ha aplastado o inutilizado aquellas fibras sensibles que tuvimos, hay que parar y darse la vuelta.

Opinión

Más en El Subjetivo

Ignacio Vidal-Folch

Igor el Ruso, en los campos de Teruel

«Vemos la cara banal del asesino, y en ese rostro de hechuras duras de un ser que dispara por la espalda a dos guardias civiles, y cuando éstos caen, se acerca a rematarlos, vemos un mal desinteresado y frío que parece negarse a cualquier idea. Esto, ¿no coloca a Igor no ya al margen de la sociedad sino de la humanidad?»

Opinión

Juan Claudio de Ramón

El viaje y el hogar

«El viaje es euforizante porque nos arranca de la costra de la rutina, poniéndonos delante, incluso la más sencilla de las travesías, algún obstáculo ante el que ejercitar el ingenio»

Opinión

David Mejía

Superliga

«Nadie se despide elegantemente de sus privilegios. Pero las soflamas marxistas, viniendo de quienes han vivido como reyes gracias a que el fútbol era el negocio más lucrativo de la Tierra, son cuestionables»

Opinión