Oscar Elia

Niños contra Assad

La utilización de niños como reserva terrorista, carne de cañón o escudos humanos no es raro entre islamistas de variado origen. A diferencia de la obsesión de las democracias occidentales por proteger civiles, el yihadismo tiende a convertirlos a todos en armas contra el enemigo.

Opinión

Niños contra Assad

La utilización de niños como reserva terrorista, carne de cañón o escudos humanos no es raro entre islamistas de variado origen. A diferencia de la obsesión de las democracias occidentales por proteger civiles, el yihadismo tiende a convertirlos a todos en armas contra el enemigo.

La utilización de niños como reserva terrorista, carne de cañón o escudos humanos no es raro entre islamistas de variado origen. A diferencia de la obsesión de las democracias occidentales por proteger civiles, el yihadismo tiende a convertirlos a todos en armas contra el enemigo. En los ochenta, el régimen criminal de Jomeini lanzaba adolescentes contra los campos de minas iraquíes para abrir paso a la infantería; en Afganistán y Pakistán los líderes de Al Qaeda se atrincheran y atrincheran arsenales y puestos de control tras niños y bebés; y aún hoy el régimen salvaje de Gaza entrena a los chavales y paga a las madres para convertirlos en terroristas suicidas contra los israelíes.

Occidente, alérgico en extremo a la violencia -incluso cuando no es la suya- tiende a olvidar que el islamismo siempre libra guerras totales, más aún en los puntos calientes donde juega fuerte. De entre los que hoy destaca Siria. Eso exige del exterior que hacia allí fluyan ahora mismo todos los recursos humanos y materiales del islamismo internacional, desde voluntarios a explosivos, armas y donativos. Pero al mismo tiempo esta yihad allí concentrada está exigiendo del interior que toda la sociedad tome partido contra el enemigo, sin neutralidad ni pasividad posible. Los niños no son una excepción en la guerra total contra Assad en la que cada palmo de terreno, geográfico o moral, cuenta. Una guerra total que Assad, además, no parece tener interés por evitar, aumentando así la infernal escalada siria.

Más de este autor

Ya están aquí

Cuando tras el 11 de septiembre de 2011 Al Qaeda y las redes yihadistas anunciaron a los países occidentales que les habían declarado la guerra, pocos en Europa se dieron por aludidos.

Opinión

They Are Already Here

When after September 11, 2011 Al Qaeda and Jihadist networks announced that that they had declared war on Western countries, few in Europe took the hint.

Opinión

Más en El Subjetivo

Jaime G. Mora

Las transiciones del rey

«¿Será Juan Carlos el rey que lideró la transición de una dictadura a una democracia, el que la aseguró el 23-F, y al mismo tiempo el rey que facilitó la transición de una monarquía parlamentaria a una república?»

Opinión

Daniel Capó

Hijos de la ira

«Las estatuas nos juzgan con sus ojos. Nos miran y nos observan sin decir nada, calladas como una sombra que pesa sobre nuestras conciencias»

Opinión