The objective

El Subjetivo

Opiniones libres de algoritmos

Opiniones libres de algoritmos

Pecados aburridos

Con Starbucks me sucede exactamente lo mismo que al poner un pie en un probador de un Zara o un banco Andorrano, me invade (siempre) una ligera sensación de pecado. Un pecado tenue y borroso; pero pecado, al fin y al cabo.

Quizá sea porque, ya de por sí, el concepto de “siéntete como en casa” que tan bien ha calado entre la turba hipster nunca ha terminado de convencerme: señorías, yo lo que quiero es sentirme “fuera de casa” cuando piso una cafetería; que acaten presto mis ordenanzas (¡pido perdón!) y la confianza no cruce jamás la línea de la sonrisa.

Quizá sea porque los amigos de Seattle ven como muy normal añadir veinticinco cucharadas de azúcar en una bebida a base de frutas (razón por la cual ya han recibido un toque de atención del gobierno británico) y es que casi quinientas calorías (vamos, como una pizza cuatro quesos) para un té de frutas y canela lo veo como tirando a excesivo. Y lo digo yo, valenciano.

Quizá sea por esa fe ciega en la (bendita) publicidad. Empresa sostenible, responsabilidad social corporativa y fotitos de indígenas con cestos de granos de café a la espalda. Hacemos del mundo un lugar mejor, y toda esa vaina. Artesanía (proclaman) en la multinacional que factura 5.370 millones de dólares; orfebrería en vaso de plástico, la misma que tan bien nos ha persuadido a todos de pagar tres pavos por un café que nadie te llevará a la mesa. Exactamente como en casa.

Más de este autor

Volver

Gardel insiste en lo de que “es un soplo la vida” pero yo no sé qué está diciendo, la vida pesa un quintal y có...

Madurez

Dijo Lord Beaconsfield que “la madurez es una lucha y la vejez un lamento” pero yo no puedo estar más en desacuerdo, porque al ...

Más en El Subjetivo