The objective

El Subjetivo

Opiniones libres de algoritmos

Opiniones libres de algoritmos

Uber y las puertas del campo

Recapitulemos. Uber no podía operar en España porque la Asociación Madrileña del Taxi interpuso una demanda en el Juzgado de lo Mercantil, en base a que “La Ley de Ordenación de Transportes exige la obligatoriedad de tener licencia o autorización de transporte para contratar y facturar”. Esta misma semana vuelve a ser legal, bajo el nombre de UberX y con la exigencia de que el servicio lo presten conductores profesionales con licencia VTC. Todo en orden; supongo.

El gremio del taxi ha insultado, demandado y hasta agredido (hay un video por ahí) al colectivo Uber, pero en realidad no es una patada en los cojones de la empresa californiana: es una patada en los cojones del futuro. Es poner puertas al campo. Es escupir contra el viento y lo dice un cliente fiel (y resignado) de un gremio, el de los taxis, que me ha regalado más tristezas que alegrías a lo largo de ya demasiados años. Un gremio que me gustaría se preguntase el porqué de esta insatisfacción en vez de perder el tiempo con tanta demanda y tanto pataleo estéril. Hasta entonces, seguiré pasando por caja sin rechistar (feliz, además) por Spotify, Dropbox, Cabify, PS Plus, Netflix o Filmin, y arqueando un ceja cada vez que mi brazo se alza sobre el cielo de la Castellana.

Más de este autor

Volver

Gardel insiste en lo de que “es un soplo la vida” pero yo no sé qué está diciendo, la vida pesa un quintal y có...

Madurez

Dijo Lord Beaconsfield que “la madurez es una lucha y la vejez un lamento” pero yo no puedo estar más en desacuerdo, porque al ...

Más en El Subjetivo