The Objective
Publicidad
España

Pedro Sánchez declara el estado de alarma en Madrid

Pedro Sánchez declara el estado de alarma en Madrid

La Comunidad de Madrid esperaba con atención al veredicto de este Consejo de Ministros extraordinario, presidido por la vicepresidenta primera Carmen Calvo en ausencia de Pedro Sánchez –que está con el rey en Barcelona–, y el Consejo se ha pronunciado: declara el estado de alarma durante 15 días en la región y, desde algo antes de las cinco de la tarde, lo tenemos en el BOE –puedes consultarlo aquí–. El presidente del Gobierno se lo ha comunicado a la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, mientras el consejero de Salud comunicaba en televisión las medidas de control que pretendían establecer.

En contexto: el Gobierno central ha decidido tomar el control de  Madrid tras días de tensión y desacuerdo con varapalo judicial de por medio entre administraciones, pese a que el equipo de Ayuso documenta que la situación está mejorando con sus medidas.

Una vez más, la Comunidad de Madrid y Moncloa han cruzado comparecencias, de nuevo, con mensajes contradictorios. El Consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero, ha explicado la propuesta de Madrid al ultimátum de anoche de Sánchez. Su intención era seguir con el plan basado en zonas básicas de salud, apelando al ejemplo de otras ciudades europeas, con restricciones de movilidad y actividad económica en las zonas sanitarias con una incidencia acumulada de 750 casos por cada 10.000 habitantes.

Es decir, las medidas vigentes antes de la orden ministerial decretada la semana pasada por el Gobierno. «Madrid tiene un plan contra el coronavirus y es un plan que llevamos ejecutando desde hace semanas y está funcionando», decía Ruiz Escudero, reconociendo con voz nerviosa que es «difícil de entender» que el Gobierno de Pedro Sánchez haya decidido decretar el estado de alarma cuando los datos «avalan» las medidas del Ejecutivo regional: «No estamos estables, estamos descendiendo en contagios, en camas de hospitalización y en camas UCI».

El consejero no había terminado de hablar, como explicábamos, cuando hemos sabido que el Gobierno declarará el estado de alarma en la Comunidad de Madrid de manera unilateral. El Consejo de la Comunidad de Madrid se reunió a primera hora de la mañana para debatir una alternativa al estado de alarma, que culminó con la propuesta comunicada por Ruiz Escudero. Sin embargo,  ha caído en saco roto. La agencia Efe cuenta que en la conversación han mantenido los presidentes, Ayuso ha pedido a Sánchez más tiempo para decidir entre las opciones que el Gobierno puso encima de la mesa tras tumbar el Tribunal Superior de Justicia de Madrid las restricciones. Sánchez se lo ha negado y en los próximos 15 días los equipos seguirán hablando de los escenarios.

El alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, ha criticado duramente la «imposición» y la «falta de diálogo» de Moncloa. Incluso lo ha denominado «155 sanitario»: «Creo que es un día triste porque se ha pervertido la utilización de un mecanismo constitucional para burlar un pronunciamiento jurídico que dejaba las vergüenzas del Gobierno al descubierto».

Y casi dos horas después…

El ministro de Sanidad –Salvador Illa– y el ministro de Interior –Fernando Grande-Marlaska– han comparecido ante los medios casi dos horas después de la hora programada, alrededor de las dos y media de la tarde. Illa ha comenzado la rueda de prensa repasando la cronología del pulso –Aguado pide ayuda, Ayuso y Sánchez se reúnen, Madrid acata y luego recurre las exigencias del Gobierno, el TSJM le da la razón, etcétera– y confirmando lo que ya conocíamos: el decreto del estado de alarma. ¿Lo más destacado? Utiliza este mecanismo para dar cobertura jurídica a las imposiciones del 30 de septiembre, que aquí detallamos.

«La paciencia tiene un límite»

«Mismas medidas», ha repetido en varias ocasiones. «Todo sigue igual». Illa ha sugerido que podían «cruzarse de brazos» o actuar –deslizando que una de las opciones fue la escogida por Ayuso– y ha argumentado que «la paciencia tiene un límite», que hay cuestiones en política que son debatibles y otras que no –y esta es una de ellas–, que Madrid tiene «transmisión comunitaria» y que «hay que tomar medidas para evitar la propagación a otras comunidades autónomas»: «Hay que evitar que este puente se propague el virus sin control». También ha dicho que todavía no ha llegado el invierno y la atención sanitaria madrileña ya está «desbordada». Marlaska, a su lado, ha comunicado que la Guardia Civil y la Policía Nacional tienen la «misión» de controlar los puntos de salida, tanto en carreteras como en estaciones, y que serán los garantes del cumplimiento de las medidas aprobadas por el Gobierno.

Ante las preguntas sobre las razones de la intervención, Illa ha pedido que se tomen con cuidado los datos que llegan desde Madrid porque «el 48% de los retrasos» de todo el país en pruebas de PCR proceden de esta región y que «seis de cada diez zonas básicas» de Madrid están por encima del «umbral acordado» –recordemos que era una incidencia de 500 casos por cada 100.000 habitantes, cuando el criterio europeo que asume el descontrol asciende a los 250 casos–. Illa, más y más tenso con el paso de los minutos, no ha reservado reproches: «Estamos aquí porque alguien ha querido que estemos aquí».

Envía el primer comentario
También te puede interesar
Publicidad
MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Mostrar contraseña
Mostrar contraseña

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D