Publicidad

España

Moncloa purgó a cinco fieles de Redondo en julio y mantiene arrinconados a otros dos

THE OBJECTIVE desvela los nombres de los fichajes de Redondo y Asociados que se han mantenido con secretismo durante tres años en Moncloa

Moncloa purgó a cinco fieles de Redondo en julio y mantiene arrinconados a otros dos

Cuando el pasado 10 de julio, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, comunicó a Iván Redondo que prescindía de él en la jefatura de su gabinete, el fin de la administración paralela no había hecho más que empezar. Con él, cesó una corte de asesores desplegados en 17 órganos y 4 direcciones generales. Hasta 75 personas, asesores y personal administrativo, fueron destituidas a mediados de julio, aunque sólo trascendiera el nombre de los altos cargos, ya que son los únicos que se deben publicar oficialmente en el Boletín Oficial del Estado. 

Según fuentes gubernamentales consultadas por THE OBJECTIVE, el resto de los asesores y personal de confianza que no sean altos cargos no se publican sino que se recoge su nombramiento y cese en el registro interno de la Secretaría General de Presidencia. Un órgano, dirigido hasta el 10 de julio por el hoy ministro de Presidencia, Félix Bolaños, que fue sustituido por Fran Martín, subordinado suyo hasta entonces desde la Oficina para la Planificación y Seguimiento para la Actividad Gubernamental. 

Según fuentes socialistas, fue precisamente Bolaños, mano a mano con el nuevo jefe de gabinete, Óscar López, quien se encargó de ejecutar la remodelación del decreto de estructura 634/2021 y de la consiguiente y trascendente «purga de los ‘redondistas’», el despido del núcleo duro de Iván Redondo, que comenzó por su número dos, Paco Salazar, Director adjunto de Gabinete de la presidencia del Gobierno, a quien se le desterró a la Presidencia del Hipódromo de Madrid. 

Pero al margen de los conocidos altos cargos -entre los que también se produjo el cese de Miguel Ángel Oliver, cuya Secretaría de Estado de Comunicación (SEC) dependía del Director de Gabinete-, se produjeron también los relevantes ceses del equipo que Iván Redondo fichó a su llegada a Moncloa. Una ‘cuadrilla’ que el donostiarra se trajo de la consultora familiar Redondo&Asociados Public Affairs, dirigida hoy por su mujer, Sandra Rudy, y que han sido siempre «un misterio», según fuentes gubernamentales y socialistas.

El «misterio»

Según ha podido saber THE OBJECTIVE, el grupo de  cinco «asociados» de la consultora de Redondo que se instalaron en el edificio de Semillas del complejo de la Moncloa siempre se mantuvo en el terreno de la discreción, y sin ningún trato con la prensa, si bien «todo el mundo que dice ahora que no conocen a su gente despachaban con ellos a diario», durante casi tres años en el Palacio de la Moncloa. Hablamos de Carmen Galvete, «una especie de jefa de su equipo» junto con Francisco Gómez Loarte, uno de sus puntales en Redondo&Asociados como Director de Operaciones y cuyo nombramiento fue polémico por una serie de tuits en los que llamó “gilipollas” al ex presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero.

Según fuentes del PSOE extremeño, «fue alto cargo de la Junta de Extramadura con Redondo como jefe de gabinete, primero como Director General de comunicación y después como Secretario General de Análisis y Asuntos Públicos». Conexión extremeña de la que también dispone Juan Francisco Caro, asesor en el primer gobierno de Guillermo Fernández Vara. Los tres acabaron en la consultora R&A, donde coincidieron con otros dos futuros colegas de Moncloa, uno de ellos, Alfredo Franco, perfil enigmático a quien nombró Coordinador de la Unidad de Asuntos nacionales del gabinete. 

Todos ellos fueron cesados el pasado mes de julio como personas de confianza del saliente Iván Redondo y con el mismo secretismo y opacidad con el que se les nombró. Fue a ellos a quien se refirió el ex director de gabinete en sus primeras entrevistas públicas al afirmar en el programa Salvados de La Sexta que «el día que me fui hubo llantos y aplausos en la Moncloa», aunque ningunos de los colaboradores que sí tratan con la prensa quiso o supo decir a quién se refería. Fueron los primeros en llegar y los primeros en salir del edificio del Gabinete del presidente, también llamado West Wing de la Moncloa, en honor a la obsesión de Redondo por la producción de Aaron Sorkin. 

Pese a todo, la opinión de muchos era buena: «Grandísimos profesionales, muy eficaces y resolutivos», y atribuyen la opacidad en los nombramientos y los ceses a su perfil de «lobistas de la administración» como actualmente son otras consultoras desde las que proceden otros miembros del gabinete como el Director Adjunto y sucesor de paco Salazar, Antonio Hernando. La única diferencia es que «Óscar sí le ha nombrado alto cargo, a diferencia de Redondo que jamás nombró a un alto cargo para evitar ponerles bajo la lupa». 

Los desterrados

Con una excepción: Diego Rubio, el académico español a quien Redondo nombró Director de la Oficina de Prospectiva España 2050. Con nivel de Director General, Rubio, historiador de profesión y especialista en historia aplicada, fue una persona de máxima confianza de Redondo, con quien participó en las reuniones con diferentes colectivos para sus ejercicios de prospectiva y a quien incluyó en el polémico grupo de expertos del Covid-19. Según cuentan fuentes de Moncloa, Rubio está ahora «orillado» en una esquina de Moncloa, ya que la también llamada Foresight Unit, invento del ex gurú de Moncloa, ha sido desterrada con el objetivo de borrar el rastro de Redondo. 

Rubio ha sido por tanto uno de los damnificados, junto con otro de los afines de Redondo como Antonio Hernández Espinal. A diferencia de Rubio, Hernández sí fue cesado como Director General de Asuntos Políticos el 27 de julio, pero fue rescatado como asesor del Gabinete de Presidencia del Gobierno. Según consta en el Portal de Transparencia, su tarea consiste en «asesorar y facilitar la información de índole política que resulte necesaria para el ejercicio de las funciones del Presidente del Gobierno». Fuentes de Moncloa traducen las vaguedades en concreciones: «Desde la Oficina de Prospectiva se dedica a las cuestiones electorales», doble tarea que desempeña también en la Ejecutiva andaluza de Juan Espadas. El pasado 8 de noviembre se incorporó como Secretario Ejecutivo de Datos, Análisis y Prospectiva de la nueva dirección regional tras el congreso del PSOE andaluz. 

Fuentes socialistas hablan de él como un «ex redondista converso» que ha mutado tras la deriva mediática de su anterior mentor. En el actual palacio de la Moncloa en donde Iván Redondo ostentó un poder omnipresente durante tres años, el viento ha cambiado de dirección. Sus otrora partidarios callan ante la crítica generalizada hacia el ex jefe de gabinete por verter «análisis frívolos» de la situación política ante los que se preguntan: «¿Quién asesora ya a Redondo?», el antaño jefe del séquito de asesores de Moncloa. 

Envía el primer comentario

También te puede interesar

Publicidad

MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D