Publicidad

España

La reforma de ley mordaza saca a miles de policías a la calle: «Favorece al delincuente»

En la manifestación, a la que han acudido 150.000 personas, según los sindicatos, los agentes han pedido frenar la nueva norma del Gobierno.

La reforma de ley mordaza saca a miles de policías a la calle: «Favorece al delincuente»
Agentes de todos los cuerpos policiales protestan contra la reforma de la 'ley mordaza'. |J.J. Guillén (EFE)

La reforma de la Ley de Seguridad Ciudadana, conocida como ley mordaza, ha sacado a las calles del centro de Madrid a agentes de todo el país. Convocados por la mayoría de asociaciones y sindicatos policiales, decenas de miles de policías han reprochado al Gobierno su intención de cambiar la norma, que supondrá para ellos y sus familias, según han manifestado, «una pérdida de autoridad y seguridad, en un momento en el que los policías están sufriendo más agresiones». «Con esta modificación, el Gobierno favorecerá al delincuente», han proclamado los policías en el manifiesto final, frente al Ministerio del Interior.

En la movilización, a la que han acudido 150.000 policías, guardias civiles y policías locales, según el cálculo de la plataforma convocante, Jusapol, los agentes han pedido retirar parte de las 51 enmiendas que el Gobierno de PSOE y Unidas Podemos pretenden materializar en la nueva ley, que se debatirá en la comisión de interior del Congreso de los Diputados el próximo 14 de diciembre.

Entre gritos de «¡Marlaska dimite!», los asistentes a la manifestación, que se ha desarrollado con normalidad, han puesto hincapié en los artículos de la ley que, a su juicio, «cuestionan la autoridad de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y ponen en peligro el respeto a los derechos de todos los ciudadanos». La nueva redacción establecerá que aquel que se niegue a identificarse podrá ser retenido hasta dos horas —antes seis— y después, dice la norma, si se identifica, los agentes deberán devolver a la persona al lugar donde se inició la intervención. En cuanto a las protestas, aquellas «espontáneas» no deberán avisarse con anterioridad a la Delegación del Gobierno. Y en ellas, además, los policías no podrán utilizar material antidisturbios agresivos como las pelotas de goma, sino «siempre el menos lesivo evitando que causen lesiones irreparables». 

La ley también añadirá que policías y guardias civiles puedan ser grabados sin que dicha práctica constituya una infracción. Tal vez el punto más polémico de esta nueva ley y que los agentes ven como un «grave ataque a su derecho a su intimidad y la de sus familias». «¡La intimidad de un policía no se toca!», han coreado todos los policías en la marcha, a la que según la Delegación del Gobierno han acudido 20.000 agentes.

Presencia política

La protesta ha contado también con apoyo político. El Partido Popular, Vox y Ciudadanos han vuelto a coincidir en ella, tras haberlo hecho también en la concentración del pasado miércoles, convocada por la plataforma No a la España Insegura, que aúna a más de 40 asociaciones y sindicatos policiales contra la reforma de la Ley de Seguridad. A la marcha de este sábado han acudido dirigentes de las tres formaciones políticas, pero en ningún momento se les ha visto juntos en la manifestación. Los tres partidos se han mantenidos alejados entre sí y cada uno ha ido colocado en una parte distinta de la concentración, seguidos por los medios de comunicación.

Los primeros en llegar han sido los dirigentes del partido de extrema derecha. «Estamos en la calle junto a los más leales y más esforzados servidores de España», ha señalado el presidente de Vox, Santiago Abascal. No obstante, ha resaltado que iba a ser «extraordinariamente breve» en sus declaraciones porque la situación «es muy sencilla»: «Estamos aquí contra una ley aprobada por el Gobierno junto a todos los enemigos de España y del orden constitucional». Abascal ha ido acompañado de otros dirigentes de su formación: Javier Ortega Smith, Iván Espinosa de los Monteros y Rocío Monasterio.

Hasta la Puerta del Sol también se ha trasladado la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, quien ha mostrado su apoyo a las organizaciones de policías nacionales y guardias civiles al comienzo de la protesta. Sin embargo, no ha participado en ella porque no entraba dentro su trabajo como política. «Tengo una labor como presidenta de la Comunidad de Madrid y creo que es mejor atender a mis labores de representación institucional. Igual que no he visto bien cuando ministros han estado a la cabeza de manifestaciones por motivos políticos», ha justificado la dirigente popular. En este sentido, Ayuso ha advertido de que iba a hacer unas declaraciones a los medios «para después dejar que la protesta siga su curso»: «Teniendo labores institucionales creo que es mejor hacerlo así».

Quienes sí han acudido y participado han sido el alcalde de Madrid, José Luis Martínez Almeida, y el presidente del Partido Popular, Pablo Casado. Este último, no obstante, ha llegado a los últimos minutos de la protesta, frente al Ministerio del Interior. El líder de la oposición ha asegurado que si el Gobierno no frena la modificación de la ley, aprobada por el Ejecutivo de Mariano Rajoy en 2015, presentará un recurso contra la norma en el Tribunal Constitucional. Una decisión que también han anunciado a los agentes distintos dirigentes de Vox.

«Politización»

Inés Arrimadas, presidenta de Ciudadanos, también ha participado en la protesta de la Policía y ha insistido en que su partido siempre «ha apoyado a la Policía, ha protegido a los que nos protegen». La líder de Cs ha recriminado al Gobierno que «ya está bien de proteger a delincuentes y desproteger o criminalizar a la Policía o a los servidores públicos». Preguntada sobre si la derecha había politizado la manifestación policial, Arrimadas ha aclarado que lo que se está politizando por parte de los socios del Gobierno es precisamente la ley: «Si Bildu, ERC y Podemos están a favor de una ley que afecta a la Policía, eso es malo para la Policía y para España».

Pese a que todos los sindicatos y asociaciones policiales han participado en la manifestación contra la Ley de Seguridad Ciudadana, una parte de los agentes mostraba su preocupación a principios de esta semana por la posible politización de los actos, habida cuenta de que distintos líderes como Pablo Casado o Santiago Abascal iban a participar en los actos convocados. «¿Desde cuándo se ha visto que líderes políticos acudan a manifestaciones de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado? Está en peligro la neutralidad que siempre hemos tenido las FFCCSS », manifiestan altos mandos de la Guardia Civil a este periódico. A su juicio, muchas organizaciones se han visto abocadas a participar en esta marcha, cuando la realidad es que todavía queda margen para «negociar y pulir» muchos de los artículos que pretenden modificar PSOE y Podemos. «Han prendido la mecha directamente por la parte gorda del petardo», aseguran.

Envía el primer comentario

También te puede interesar

Publicidad

MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D