The Objective | Noticias exclusivas y opiniones libres en abierto
Publicidad
España

Filtración interna o Iván Redondo: ¿cómo supo Pablo Iglesias los datos del CIS?

El exvicepresidente del Gobierno desvela por error datos confidenciales en un chat público. La Moncloa niega una filtración y algunos apuntan a exdirigentes del CIS

Filtración interna o Iván Redondo: ¿cómo supo Pablo Iglesias los datos del CIS?

El exvicepresidente del Gobierno, Pablo Iglesias, tuvo acceso por la mañana del pasado miércoles a la última encuesta del CIS que se iba a publicar pocas horas después. Publicó por error en su canal de Telegram unos datos de la última encuesta del organismo dirigido por José Félix Tezanos, acompañados por la frase: «Tengo números del CIS». ¿Cómo es posible que Iglesias acceda a estos datos estando él ya fuera del Ejecutivo? Fuentes del mundo demoscópico y de Unidas Podemos apuntan a dos canales: la filtración interna al CIS a través de dirigentes o exdirigentes «amigos» de Iglesias o la intermediación del asesor Iván Redondo.

«Tengo números del CIS. Nos dan entre 3 y 5. Un 11% en Valladolid. La muestra es muy grande (7.000). La cocina vete a saber y ya sabes que el CIS es raro pero son los que más recursos tienen. Mis sensaciones son buenas», escribió el miércoles el exlíder morado que, como revela este mensaje privado publicado por error en un canal público, está muy involucrado en la vida de la política activa de Podemos. Tres minutos después de publicar ese mensaje, lo borró ironizando: «¿Quién no ha mandado un privado al canal?».

Fuentes de Unidas Podemos apuntan a THE OBJECTIVE que el canal por el que se mueven estas informaciones privilegiadas tiene solo dos lugares de salida: una filtración interna al propio CIS o los «infiltrados» de Iván Redondo todavía activos en La Moncloa.

Iglesias, sobre el CIS: «La cocina vete a saber»

El exestratega de Sánchez salió del Palacio de la Moncloa antes del verano, cuando el presidente socialista decidió remodelar su Ejecutivo. No fue una salida pactada, tal y como se ha intentado hacer creer, y en Podemos aseguran que Redondo tiene muchos enemigos en el frente socialista. Pero también que mantiene a algunos «infiltrados» que tienen acceso a esos datos, y que le sirven para algunas de sus reflexiones en las tribunas de La Vanguardia y para pasarlos a sus «amigos», entre ellos, Iglesias.

En el mundo demoscópico sorprendió mucho, por ejemplo, que hace unas semanas Redondo publicara en el diario catalán una tribuna en la que desglosaba datos del CIS para validar la tesis de que Yolanda Díaz puede incluso aspirar a la presidencia del Gobierno.

Entonces, Redondo escribió una tribuna titulada Yolanda Díaz puede ser presidenta. En dicho artículo, el exestratega de Sánchez sostuvo que Díaz tiene la capacidad de penetrar en el electorado socialista con mucha más fuerza que su antecesor Iglesias. Tan solo dos días después, el CIS publicó sus datos: en ellos se pudo observar que la encuesta reflejaba que casi el 20% de los votantes del PSOE prefieren a Díaz que a Sánchez.

Datos brutos que Redondo «administra»

Para fuentes del mundo de la consultoría política ese artículo fue una prueba de que Redondo seguía manteniendo contactos en el círculo de poder de Sánchez. «Sigue teniendo gente suya en Moncloa», afirman los expertos demoscópicos consultados que apuntaban a una filtración de «datos brutos del CIS» al consultor político vasco. La comunicación, según estas fuentes, es de Redondo, que es quien después los «administra».

El entorno de Díaz niega oficialmente cualquier relación con Redondo, otros sectores cercanos a la ministra de Trabajo aseguran, tal y como publicó THE OBJECTIVE, que existen contactos entre los dos. Las personas cercanas a ella, no obstante, aseguran que el exasesor de Sánchez maneja información privilegiada que se puede usar para la construcción del proyecto de la gallega.

Dirigentes o ex dirigentes del CIS

En La Moncloa, sin embargo, niegan que Redondo pueda tener acceso a estos datos. Las encuestas del CIS se entregan antes de su publicación al Ministerio de Presidencia, donde trabaja el sanedrín más estrecho de colaboradores de Sánchez. En este reducido grupo no quedan afines a Redondo.

Por eso, la mayoría de los encuestados apunta a una filtración del CIS directamente a Iglesias o por interpuesta persona, como el propio Redondo, u otros dirigentes. Es difícil pensar que José Félix Tezanos, que lleva en la militancia socialista desde antes de la llegada de Felipe González al poder, sea el autor de dicha filtración. Sin embargo, no se puede excluir que miembros ilustres del organismo lo hayan hecho.

Las fuentes consultadas señalan a los que dirigieron el organismo en la última etapa de José Luis Rodríguez Zapatero. Algunos de ellos trabajan o dirigen empresas privadas del sector demoscópico. «Iglesias es un politólogo y tiene amigos entre los que dirigieron el CIS hasta 2010», afirman fuentes de Unidas Podemos para explicar la filtración desde el entorno del CIS. «Un exdirector o presidente tiene acceso a los datos», aseguran las fuentes consultadas, que también centran el tiro en la filtración de excargos del CIS.

La oposición, mientras tanto, exige aclarar el asunto. Recuerda que ningún partido político puede mirar los datos del organismo público hasta su publicación oficial. El PP ha pedido la dimisión de Tezanos y la apertura de una comisión de investigación. Mientras que el grupo mixto también pide explicaciones al Gobierno. Los miembros del Ejecutivo han sin embargo guardado silencio.

Expectativas elevadas

Con respecto a los datos esgrimidos por error por Iglesias en su mensaje, destaca la precisión del mismo. Iglesias adelanta los resultados mirando en concreto la provincia de Valladolid (el sondeo del CIS tiene el valor de ser el primero en analizar cada provincia). Acierta, además, en el número de entrevistas de 7.000 (oficialmente 7.131). Y fija su interés en el dato global que apunta a un resultado de entre 3 y 5 representantes autonómicos.

Aunque Iglesias se muestra optimista, las fuentes moradas consultadas tienen más de una duda. Las «expectativas» de tener hasta cinco representantes autonómicos puedes ser excesivas, afirman. Aunque reconocen que en Valladolid el partido confía lograr al menos un diputado. Por ello, tal y como publicó este diario, la cúpula morada decidió presentar a su candidato Pablo Fernández por esa ciudad. En las últimas elecciones autonómicas se inscribió en las listas por León.

Esta decisión ha despertado el enfado de la militancia morada, que califica de diktat de Madrid y amenaza con la desmovilización. La cúpula morada, en cambio, cree que la polarización impulsada con la reforma laboral y ahora el conflicto entre Rusia y Ucrania, a través del mensaje recuperado del No a la guerra, puede aportar más votos de lo esperado. De hecho, no faltan los que ofrecen una lectura muy táctica del desliz de Iglesias: «Lo ha hecho a conciencia», se lanzan.

Únete a la discusión
También te puede interesar
Publicidad
MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D