The Objective
Publicidad
España

Sánchez prevé llegar a las elecciones en 2024 sin romper la coalición con Podemos

Fuentes de Moncloa confían en mantener vivo el acuerdo de gobierno dos años más tras un «compromiso implícito» de sus socios

Sánchez prevé llegar a las elecciones en 2024 sin romper la coalición con Podemos

Las costuras de la coalición saltaron, pero solo por unas horas. A las 11:00 horas del pasado miércoles, hora y media después de que el presidente, Pedro Sánchez, oficializara su anuncio de enviar armamento a Ucrania rectificando su posición de 24 horas atrás, el sufflé había bajado y la tensión en la coalición se quedaba en un conato de rebelión. Uno más a sumar a una larga lista desde que la coalición echo a andar en enero de 2019. 

La pregunta que desde entonces recorre el Congreso de los Diputados, desde las filas del PSOE al arco parlamentario de la derecha, es si la ruptura acabará llegando en esta legislatura y si Pedro Sánchez seguirá el rumbo de la legislatura o aprovechará el cambio de liderazgo de un PP más moderado de la mano de Alberto Núñez Feijóo para avanzar en pactos con la derecha. 

«No habrá ruptura en la coalición»

Un escenario que descartan en la cúpula del Ejecutivo, según ha podido saber THE OBJECTIVE. El círculo más cercano de Pedro Sánchez mantiene la hoja de ruta prevista para el resto de la legislatura: «No habrá ruptura de la coalición. Ni le interesa a Podemos ni nos interesa a nosotros», explican en el Ejecutivo. Su convicción es que Podemos «no gana nada» con la separación. Y las pérdidas son considerables: «Perderían los medios del Gobierno, la visibilidad, la publicidad institucional, las secretarias generales, los asesores…». 

En un partido reducido a la mitad de su tamaño en las ultimas elecciones, con la consiguiente reducción de la subvención del Estado en funcion de su tamaño, la cúpula socialista del Ejecutivo sostiene que Podemos no se puede permitir prescindir de la atalaya gubernamental que les permite tener un séquito de «gente liberada en el Gobierno trabajando para el partido. Son muchos medios» humanos que se sublevarían por la ruptura. 

División en el Consejo de Ministros 

A sumar, los potenciales apoyos morados a ese divorcio que eventualmente plantearía el sector más crítico de las ministras Ione Belarra e Irene Montero. Según el equipo de Pedro Sánchez, «ni Yolanda Díaz, ni Alberto Garzón ni Joan Subirats» respaldarían la salida del Gobierno. No en vano son los tres ministros, Trabajo, Consumo y Universidades, que han apoyado la rectificación del presidente del Gobierno sobre el envío de armas a Ucrania y a quienes se sumaría el presidente del grupo de Podemos en el Congreso y representante de En Comú Podem. 

Algo que explicitó este jueves la vicepresidenta segunda y titular de Trabajo: «El presidente cuenta con todo el apoyo de este Gobierno». Cierre de filas al que se sumaron Garzón y Subirats, quienes también ovacionaron en pie el discurso de Sánchez en el Hemiciclo mientras Belarra y Montero permanecían sentadas en sus escaños. 

A esa división del conglomerado de Podemos y sus confluencias se aferra el PSOE para confiar en que no habrá ruptura de la coalición. «Están divididos y esa es nuestra fuerza», dado que no puede producirse una fractura a medias en la que solo la mitad de los ministros de la cuota morada abandonaran el Consejo de Ministros. 

«Compromiso implícito de Podemos»

La convicción de Moncloa, que no certeza, se base en un «compromiso implícito» por parte de Podemos. Según fuentes gubernamentales consultadas por THE OBJECTIVE, «en alguna conversación en Moncloa ha quedado explicitado por parte de Podemos que no habría ruptura ni se buscaría una excusa para romper la coalición hasta el final de la legislatura. Hay un compromiso de Gobierno que durará hasta el final».

Sin embargo, Moncloa admite que se trata de un sobreentendido, no de una certeza, y la misma incertidumbre se traslada a las filas socialistas. Varios diputados del PSOE se cuestionan si será posible cumplir con el deseo del presidente porque la decisión no depende de Pedro Sánchez. «Si se rompe la coalición, no la romperá el PSOE, sino Podemos porque, a medida que se acerquen las elecciones, se pongan nerviosos cuando se constate su caída en las encuestas». 

El temor socialista es que sus socios «son imprevisibles» y sus perspectivas de futuro son complicadas. Los socialistas se fían de Yolanda Díaz pero no del tándem Irene Montero/Ione Belarra, más dadas a precipitar los acontecimientos. Sin embargo, son conscientes de que «Yolanda necesita tiempo» para poder remontar sus perspectivas electorales. «Ahora mismo Yolanda no llega a los 35 ni de lejos… con suerte pasa de 20», deslizan estas fuentes que ya alertaron del «pinchazo de la burbuja mediática» de Díaz y su frente amplio. 

Únete a la discusión
También te puede interesar
Publicidad
MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Mostrar contraseña
Mostrar contraseña

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D