The Objective
Publicidad
España

Toñi, la madre de la última niña que asesinó ETA: «Marlaska y Sánchez son unos miserables»

La Audiencia Nacional reabre el atentado de Santa Pola (2002). La madre de Silvia Martínez, asesinada con solo 6 años, se personará como acusación particular

Toñi, la madre de la última niña que asesinó ETA: «Marlaska y Sánchez son unos miserables»

Toñi Santiago, madre de Silvia Martínez, la niña de 6 años asesinada en Santa Pola en 2002 por ETA|Foto de archivo

Fernando Grande-Marlaska y Pedro Sánchez son unos miserables, España es el único país donde se premia a los verdugos y se castiga a las víctimas». Quien habla es Toñi Santiago, la madre de Silvia Martínez, la última niña asesinada por ETA. Su voz es la de una mujer que lleva 19 años de incansable lucha pidiendo justicia. Indignada ahora por lo que define como una política de blanqueamiento a la banda terrorista que asesinó a su hija. Tenía tan solo seis años de edad. La tarde del 4 de agosto de 2002, Toñi sacó con sus propias manos el cuerpo de Silvia bajo los escombros provocados por la explosión de un coche bomba cargado con 100 kilos de explosivos frente a la casa cuartel de la Guardia Civil en Santa Pola (Alicante).

«Todo lo que está pasando me supera. Ver a una criatura de 6 años debajo de los que escombros y sentir que al final los vencedores son ETA y los vencidos somos las víctimas, me enerva», cuenta con la voz rota de dolor en entrevista con THE OBJECTIVE. Ahora ha encontrado un resquicio de «satisfacción» por la vía judicial y vuelve a tener esperanzas de que los autores intelectuales del asesinato de Silvia «se pudran en la cárcel».

El juez de la Audiencia Nacional Manuel García Castellón ha reabierto el sumario completo del atentado en el que ETA acabó con la vida de su hija y también con la Cecilio Gallego Alaminos, un jubilado de 57 años de edad. Tras admitir a trámite una querella de la asociación Dignidad y Justicia (DyJ), el magistrado investiga la presunta responsabilidad intelectual en el asesinato de Silvia de los seis exjefes de ETA que conformaban el comité de dirección de la banda y «ostentaban el dominio de la organización en el momento de los hechos». El crimen de la pequeña Silvia, hija de un guardia civil, iba a prescribir en agosto de este año.

«Que casi 20 años después de que ETA matara a mi hija, y cuando desde el Ministerio del Interior se está premiando con acercamientos y terceros grados a los terroristas, para mí es una satisfacción. Saber quién ordenó poner ese coche bomba para mí es esencial y por eso voy a personarme como acusación particular en la causa», señala Toñi Santiago. «Veinte años después volvemos a comenzar, sé que nadie va a devolverme a mi hija, pero vamos a hacer todo lo posible para que la persona que ordenó el asesinato de Silvia pague por ello», añade.

funeral silvia martinez santa pola
Foto del entierro de Silvia Martínez, asesinada por ETA en Santa Pola (2002)

«Los vencedores son ETA y los vencidos, las víctimas»

Su testimonio está lleno de dolor. Y no solo contra el actual Gobierno de Pedro Sánchez. «Desde la época de José Luis Rodríguez Zapatero, cuando Mariano Rajoy le mandó aquel mensaje diciéndole que apoyaría todo lo que hubiese que hacer mientras le mantuviese informado, todos los gobiernos nos han defraudado», afirma la madre de Silvia. «La exvicepresidenta María Teresa Fernández de la Vega mentía cuando dijo en el Congreso que no habría vencedores ni vencidos tras el alto el fuego. Hoy estamos viendo que los vencedores son ETA y los vencidos somos las víctimas».

Tampoco confía en la oposición, a pesar de que el primer paso de Alberto Núñez Feijóo en los tribunales ha sido personar al PP en la reapertura del caso Miguel Ángel Blanco en la Audiencia Nacional. «Para mí lo de Feijóo es solo una puesta en escena. Ya no confío en ningún partido político. Me han defraudado todos», afirma.

Sus críticas no solo van dirigidas al PSOE y al PP. «El nuevo consejero de Cultura de Castilla y León, que ahora forma parte de Vox, parece que en el pasado fue simpatizante de Herri Batasuna. Me gustaría preguntarle a Santiago Abascal si esto es cierto y si piensa hacer algo al respecto. Porque si resulta que en su discurso Abascal dice una cosa y luego hace otra, para mí, como madre de Silvia, definitivamente ya todos los partidos habrán traicionado a las víctimas. Macarena Olona dijo en el Congreso que ETA ha sido vencida, pero eso es falso: ETA ha dejado de matar porque se le está dando todo lo que pidió», denuncia.

«Estoy segura de que ETA volverá a matar en cuanto se les dé todo lo que piden y entonces no será Silvia Martínez la última niña víctima»

Rechaza una medalla de Marlaska: «Es indecente»

Toñi Santiago reclama las actas de las negociaciones entre la banda terrorista y el Gobierno de Rodríguez Zapatero. Cree que en realidad son la hoja de ruta que ha marcado el discurrir de los acontecimientos desde 2006 hasta hoy. No entiende los acercamientos de presos, ni la transferencia de las competencias de prisiones en el País Vasco ni los terceros grados concedidos por el Ejecutivo de Sánchez y el Gobierno vasco a los etarras. De hecho, dos de los primeros presos acercados por este Gobierno en 2018 fueron los asesinos materiales de Silvia. «Se está pagando un precio a cambio de que ETA deje de matar. El ministro del Interior es un indecente y un miserable», afirma.

El pasado mes de enero rechazó una medalla que el Ministerio del Interior que dirige Grande-Marlaska le concedió. En coherencia con su discurso, la ha rechazado. «No puedes con una mano dar una medalla a las víctimas y con la otra acercar a los dos asesinos de mi hija. Es un acto repudiable y digno de un traidor. Quieren poner a la misma altura a las víctimas y a los verdugos, pero yo no voy a descansar. Hasta que me quede un último halo de aliento lucharé para que se pudran en la cárcel», zanja Toñi Santiago.

«No puedes con una mano dar una medalla a las víctimas y con la otra acercar a los dos asesinos de mi hija. Es un acto repudiable y traidor»

Mientras los dos asesinos condenados a 843 años de cárcel por el asesinato de Silvia y de Cecilio Gallego –Óscar Celarain Ortiz y Andoni Otegi Eraso– han sido acercados al País Vasco, Toñi tiene que recorrer los 60 kilómetros que separan Alicante de Santa Pola cada vez que quiere ir a visitar la tumba de su hija. Con la reapertura del caso en la Audiencia Nacional, el juez investiga ahora también a los exjefes del aparato militar de ETA Juan Antonio Olarra Guridi (alias Jokin) y Ainhoa Mugica Goñi (alias Olga); del exresponsable del aparato logístico Félix Ignacio Esparza Luri (alias Navarro, Gava y Ana); el exjefe del aparato político Mikel Albisu Iriarte (Mikel Antza); el que fuera jefe del aparato internacional Ramón Sagarzazu Gaztelumendi (Ramontxo, Txango y Lohintzun); y la exresponsable del aparato de tesorería María Soledad Iparraguirre Guenechea (Anboto).

toni santiago madre silvia martinez
Toñi Santiago, madre de Silvia Martínez, la última niña asesinada por ETA

«Es indigno que Otegi se siente en el Congreso»

Aquel 4 de agosto de 2002 , mientras Toñi sacaba de entre los escombros el cuerpo de Silvia, asesinada mientras jugaba con su primo pequeño en la calle frente a la casa cuartel de Santa Pola, el ahora líder de EH Bildu, Arnaldo Otegi, se negó a condenar el atentado. No solo eso. «Encima cuestionó qué hacía una niña en una casa cuartel de la Guardia Civil. Hoy ese señor está cobrando un sueldo de los impuestos que pagamos todos los españoles y se sienta en el Congreso de los Diputados, ¿alguien me lo puede explicar?», denuncia.

Cree que asistimos a una campaña de blanqueamiento, y no está dispuesta a rendirse para intentar evitarlo. «Quieren reescribir la historia de ETA. Yo no pido la muerte de los asesinos de mi hija, pero lo que sí quiero es que pudran en la cárcel. Estoy segura de que ETA volverá a matar en cuanto se les dé todo lo que piden y entonces no será Silvia Martínez la última niña víctima», lamenta Toñi Santiago.

A pesar de la esperanza que se abre ahora en la Audiencia Nacional para poder condenar a los responsables intelectuales del atentado en el que ETA asesinó a su hija, Toñi recuerda que aún hay más de 370 crímenes de ETA sin resolver y que no cesará su lucha personal hasta entonces. «Solo cuando no haya ni un solo familiar sin ver cómo se condena a los asesinos de ETA, solo entonces, a lo mejor podremos decir que ETA ha sido derrotada», concluye.

Únete a la discusión
También te puede interesar
Publicidad
MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Mostrar contraseña
Mostrar contraseña

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D