The Objective | Noticias exclusivas y opiniones libres en abierto
Publicidad
España

La Justicia tumba por primera vez una oposición a Interior por su «inadmisible» test ortográfico

Con este sentencia pionera, el Tribunal Superior de Madrid abre la puerta a que miles de aspirantes que suspendieron la prueba puedan lograr ahora una plaza

La Justicia tumba por primera vez una oposición a Interior por su «inadmisible» test ortográfico

El Ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska. |EFE

Varapalo judicial al Ministerio del Interior por el examen de ortografía en las oposiciones a Policía de 2019. Tras casi tres años de conflicto, la Justicia ha fallado a favor de un grupo de aspirantes que interpuso un recurso contencioso-administrativo contra la Dirección General de la Policía por haber establecido como incorrectas cuatro palabras de la prueba que la Real Academia de la Lengua Española (RAE), en un informe que remitieron los afectados, daba por correctas. Una cuestión que incluso el tribunal ha llegado a calificar de «inadmisible» por parte de Interior.

En una sentencia pionera, a la que ha tenido acceso THE OBJECTIVE, la Sección Séptima de la Sala de lo Contencioso Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TJSM) ha estimado parcialmente el recurso de los candidatos y ha ordenado al departamento dirigido por Fernando Grande-Marlaska que corrija dicha decisión. Lo que implica que, una vez se actualicen las puntuaciones, si superan la nota de corte establecida en el test ortográfico (6,2), los afectados podrán ser readmitidos en el proceso y realizar las pruebas de la oposición que no pudieron completar por haber suspendido: la entrevista personal, un reconocimiento médico y un test psicotécnico.

De aprobar estas últimas, dice el fallo, los aspirantes tendrán pleno derecho a ser designados como funcionarios. Todo ello, no obstante, sin perjudicar a los opositores que lograron su plaza en 2019 pese al error en las correcciones de la Dirección General.

Estos nueve aspirantes, no obstante, no fueron los únicos que se vieron afectados por la corrección de la prueba de la División de Formación de la Policía Nacional. Se cuentan por cientos los que, después de haber sido ignorados en sus reclamaciones y recursos de alzada contra la Dirección General, llevaron su caso a los tribunales. El juzgado madrileño, de hecho, tiene pendiente de resolver casi 400 recursos de otros aspirantes. 

En cualquier caso, este primer pronunciamiento judicial abre la puerta a que otros afectados, no solo en esta promoción sino también en posteriores en las que la prueba de ortografía también se tornó polémica, recuperen la oportunidad perdida de acceder a la Escala Básica de la Policía Nacional. De hecho, según cuenta Ángel Galindo, el abogado que representa a la mayor parte de aspirantes, miles de opositores que no recurrieron sus resultados en el examen están organizándose para acogerse a este sentencia. 

LGTBI, ciberataque o reditar

La prueba constaba de cien ítems y tenía como objeto conocer los conocimientos de ortografía de los aspirantes tomando como base el Diccionario de la Lengua Española, obra lexicográfica de la Real Academia Española (RAE). Debían indicar si se trataba de una palabra escrita de forma correcta o incorrecta. Los aspirantes disponían de ocho minutos para completarlo y los errores penalizaban. 

Tras los resultados, los opositores vieron claro que cuatro palabras inducían al error (LGTBI, ciberataque, prominente y reditar), pues aunque estaban marcadas como incorrectas, en realidad, eran correctas. Y así lo avalaron después ante el tribunal examinador con un informe de la RAE. Un documento que fue ignorado por la Policía Nacional, pero que el TSJM ha considerado totalmente válido. Es más, califica de «inadmisible» considerar esas palabras como incorrectas, cuando no lo son.   

El informe de la RAE

En el informe que ha tenido en cuenta el tribunal, la RAE sostiene que la voz ciberataque está correctamente formada por adición del elemento compositivo prefijo ciber- al sustantivo base ataque. Ambos elementos figuran, por separado, en el diccionario académico, insiste. «El elemento compositivo -ciber, creado por el acortamiento del adjetivo cibernético, -ca, forma parte de términos relacionados con el mundo de los ordenadores y de la realidad virtual, como ciberespacio, cibernauta…», apuntan. 

Respecto a LGTBI explica en primer lugar que se trata de una sigla, no de una palabra, pero que en cualquier caso está correctamente formada. «Que no figure en el diccionario académico, que registra un limitado número de siglas, no quiere decir que no sea correcta. Cabe señalar, además, que esta sigla si figura en el Diccionario del Español Jurídico». Pese a que las bases del examen establecían que los opositores debían indicar si las palabras eran correctas o incorrectas, después de los resultados la Policía Nacional se escudó en que los polémicos términos no se incluían en el diccionario. 

Por último, sobre prominente y reditar , la RAE insiste en que son, respectivamente, «variantes gráficas del adjetivo preeminente y del verbo reeditar, voces ambas prefijadas, que figuran con entrada propia en el diccionario académico». «Estas voces prefijadas», dice el informe, «tienen la particularidad de incluir dos vocales iguales contiguas como consecuencia de haberse añadido a una palabra que comienza por vocal un prefijo que termina en esa misma vocal….», prosigue.

A la luz de este informe, dice el tribunal, «suficientemente claro y preciso», «pocas dudas puede ofrecer la estimación del recurso en lo que al particular analizado respecta». Puesto que sería «un completo sinsentido, y en cuanto tal inadmisible» que se considerase como «’palabras incorrectamente escritas’ los términos analizados cuando la RAE, máxima institución garante de establecer y difundir los criterios de propiedad y corrección en el uso de nuestra común, ha señalado que las grafías eran ‘palabras correctamente escritas’», dice el TSJM.

Tras la trascendencia de la sentencia, que anula la exclusión de este grupo de opositores al Cuerpo Nacional de Policía (CNP), el Grupo Parlamentario Popular ha solicitado en el Congreso la comparecencia urgente del ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, y del director de la Policía, Francisco Pardo, para que den cuenta de cómo se procederá al cumplimiento del fallo judicial.

Eliminar la ortografía

Esta primera sentencia contra los exámenes de la Policía Nacional da sentido a la decisión que hace tres meses tomó el Ministerio del Interior: eliminar definitivamente la prueba de Ortografía de entre las pruebas para acceder mediante oposición a la Escala Básica del Cuerpo. 

Fuentes de la Dirección General indicaron a THE OBJECTIVE que esta modificación en las pruebas conllevará una «selección más eficaz asentada en los principios de mérito, capacidad, publicidad, transparencia, objetividad y seguridad jurídica». De este modo, solo habrá una prueba de conocimientos, compuesta por el número de ítems relacionados con la función policial que se determine en la convocatoria.

El Tribunal será el encargado de elaborar el conjunto de cuestiones para cada una de las materias encuadradas en las áreas de ciencias jurídicas, sociales y técnico-científicas y conocimiento general y de lengua extranjera. No obstante, también podrá incorporar preguntas relacionadas con la ortografía, aunque en menor medida.

Envía el primer comentario
También te puede interesar
Publicidad
MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D