The Objective
Publicidad
España

La odisea de ir al médico en verano: el 80% de la atención primaria tiene problemas

El periodo estival agrava el déficit de médicos. Las quejas se suceden por toda España, aunque con especial énfasis en zonas rurales y costeras

La odisea de ir al médico en verano: el 80% de la atención primaria tiene problemas

Una médica de Torrejón de Velasco, en Madrid. | Eduardo Parra (Europa Press)

España no es país para médicos. Faltan facultativos y el verano agrava el problema. El Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos (CGCOM) estima que el 80% de los españoles sufre carencias en la Atención Primaria durante el periodo estival. Las quejas de profesionales desbordados y pacientes desatendidos se suceden por todo el territorio nacional, aunque con especial énfasis en las zonas rurales y costeras, puntos de destino vacacional. 

«La situación es dramática», subraya José Fernández, alcalde de Puebla de Sanabria, un municipio de 1.400 habitantes en la provincia de Zamora. La Zona de Salud Básica en la que se encuentran cuenta con 10 demarcaciones, cada una con un médico. El centro de salud de su localidad tiene habitualmente dos, que son auxiliados por otros cuatro galenos que se desplazan de un lugar a otro. En total, 15 facultativos.

Pueblos sin médico

Cuando llega el verano, el número de profesionales desciende. El problema es que la población se cuadriplica. En estos momentos, los únicos tres sanitarios disponibles en la zona tienen como base de operaciones el centro de salud de Puebla de Sanabria. Fernández denuncia que hay pacientes que tienen que desplazarse 40 kilómetros para que les atienda un médico. En muchos casos son personas mayores que no cuentan con vehículo propio y, como tampoco hay autobuses, dependen de un familiar o de tomar un taxi.

La situación es similar en muchos puntos del país. En los últimos días, los sindicatos han denunciado falta de médicos en País Vasco, Baleares y Madrid; la «inoperancia» del Departamento de Salud navarro; el déficit de facultativos en las urgencias de Atención Primaria de Mijas y Benalmádena (Málaga) o la ausencia de estos en las zonas costeras de Galicia. En Sanxexo, donde la población se multiplica por siete estos días, las citas se eternizan: hasta tres semanas de espera para conseguirlas.

Unos médicos de Atención Primaria atienden a un paciente. | Foto: Eduardo Parra (Europa Press)

La cosa no funciona mucho mejor en el interior. En Baltar, las citas se han anulado hasta el 1 de septiembre. Hay quejas por el colapso de los centros asturianos, como el de Noreña. Y hasta los propios médicos han alzado la voz. En Aragón denuncian que se les está pidiendo «un sobreesfuerzo». Un profesional que desempeña su labor en Marbella reconoce a THE OBJECTIVE que está sobrepasado y que urge mejorar la gestión de las plantillas.

«Estimamos que el 80% de los españoles sufre carencias en verano. Existen todo el año, y desde hace tiempo, pero en esta época se ven más», reconoce Hermenegildo Marcos, portavoz de Atención Primaria Rural en CGCOM. Marcos cubre las necesidades de los vecinos de Cuelgamures, Fuentespreadas y El Piñero, tres localidades zamoranas separadas por ocho kilómetros. Apenas suman 650 habitantes, pero en verano hay una explosión demográfica y las posibilidades de atenderlos se reduce.

Falta de planificación

El año pasado había 283.000 médicos colegiados en España, pero solo 136.344 forman parte del Sistema Nacional de Salud. Los datos no incluyen a los profesionales de la Comunidad de Madrid ni de la Comunidad Valenciana adscritos a centros de gestión indirecta. Un tercio del total, 42.1114, trabajan en la Atención Primaria y unos 12.000 lo hacen en zonas rurales. «Son las más afectadas. Ha existido una falta de planificación. Se tenía que haber provisto hace una década, que es lo que se tarda en formar a un médico», reivindica Marcos.

La situación se torna insostenible en las zonas rurales. Un estudio del Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos (CGCOM) indica que el 88% de quienes prestan servicio en estos lugares tienen que correr con los gastos de sus desplazamientos. Algunos ni siquiera reciben partida presupuestaria para ello, aunque está establecido. La competencia en materia sanitaria está en manos de las comunidades autónomas, así que ni siquiera en esto se ponen de acuerdo. Marcos explica que cada región paga una cantidad, pero que 0,20 céntimos por kilómetro no cubre los gastos. «El coche no es ningún lujo para nosotros. Es una necesidad».

Médicos rurales visitan a un paciente en su casa de Serranillos del Valle. | Foto: Eduardo Parra (Europa Press)

Los problemas en esos lugares no se reducen a las distancias. El 28% de los facultativos destinados a las zonas rurales se jubilarán en los próximos cinco años. Marcos explica que la edad media de los galenos en España supera los 58 años. Muchos se retiran y no hay reemplazo suficiente. La tasa de reposición en su región, Castilla y León, es de 68 nuevos facultativos por cada centenar que abandona. «En el resto es similar», apunta.

Marcos tiene 63 años y está a las puertas de la jubilación. Teme que su plaza quede desierta y sus pacientes también le transmiten la misma preocupación. «Les inquieta quedarse sin profesionales, pero también perder a su médico de toda la vida. Se crea una enorme confianza». El 55% de los médicos rurales son hoy mujeres. «La profesión se está feminizando. Cada vez más», revela el portavoz de Atención Primaria Rural en CGCOM. Son zonas con déficit de infraestructura y servicios, por lo que muchos facultativos rechazan trasladarse a ellas. Además, el 90% no percibe ningún incentivo por ello.

Plan rural

«Los tres médicos que tenemos son héroes», indica José Fernández, alcalde de Puebla de Sanabria. Subraya que ninguno de ellos cobra más por trabajar en una zona rural, a pesar de que han pedido a la Junta de Castilla y León que aplique el decreto de medidas urgentes en materia de Sanidad aprobado en 2019, que incluye incentivos por su desempeño. «No se está aplicando. El problema es que algunos ya no vienen ni con incentivos. No pueden tener semejante carga de trabajo»

El reto del Ministerio de Sanidad es presentar un plan de incentivos para los médicos que quieran trabajar en consultorios locales. La intención es comenzar a preparar una estrategia que incluya al Gobierno, a las comunidades autónomas y a las sociedades médicas en los próximos meses. La idea lleva años sobre la mesa, pero no se termina de concretar. Para hacerlo habría que modificar el Estatuto Marco e incluir medidas de conciliación, contratos más largos o complementos salariales, como ya se aplica en Madrid. Además, se baraja la posibilidad de crear un MIR rural.

Envía el primer comentario
También te puede interesar
Publicidad
MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Mostrar contraseña
Mostrar contraseña

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D