The Objective
Publicidad
España

La Policía alerta de que Cataluña aún es un foco «muy sensible» de radicalización yihadista

Esta comunidad autónoma acumula el 25,8% de las detenciones vinculadas al terrorismo islámico, según las estadísticas policiales de la última década

La Policía alerta de que Cataluña aún es un foco «muy sensible» de radicalización yihadista

Víctimas del atentado en las Ramblas de Barcelona, en un homenaje. | EFE

El 17 de agosto de 2017, en torno a las 17.00 horas, el terror recorrió Las Ramblas de Barcelona. En un atropello masivo, una furgoneta blanca segó la vida de 15 personas y dejó heridas a otras 131. Poco después, en la madrugada del día siguiente, la tragedia se repetía en Cambrils. Otro vehículo se saltaba un control policial y arrollaba a seis ciudadanos, tres de ellos agentes. Y un terrorista apuñalaba, tras huir, a otra mujer, que fallecería poco después. 

Cinco años después de uno de los mayores ataques del autodenominado Estado Islámico en España, que ha dejado un total de 355 víctimas según la sentencia en firme de la Audiencia Nacional, el riesgo sigue siendo alto en Cataluña. Así lo aseguran fuentes de la lucha antiterrorista en conversación con THE OBJECTIVE. Pese a la pandemia y a las derrotas territoriales de la organización, EEUU acabó con la vida de su líder, Maher al Agal a principios de julio, la amenaza yihadista no ha perdido intensidad. 

Sobre todo en la comunidad autónoma catalana. Las fuentes policiales consultadas aseguran que «sigue siendo una zona especialmente sensible desde el punto de vista de la radicalización». Y así lo demuestra el balance de la operatividad de los últimos, siendo la región donde más detenciones se han registrado en el marco de la lucha contra el terrorismo yihadista, si se tienen en cuenta los datos de la última década. 

La comunidad con más detenciones

Mapa de la lucha contra el yihadismo en España | Interior

Desde el año 2012, 475 personas han sido detenidas por terrorismo islámico en un total de 268 operaciones, según las estadísticas que maneja el Ministerio del Interior. Las comunidades donde más yihadistas han sido arrestados son Cataluña (123), Madrid (83), Comunidad Valenciana (41), Andalucía (38) y las ciudades autónomas de Melilla (37) y Ceuta (34). Entre las que destaca el caso catalán, que acumula el 25,8% de las detenciones. En otras palabras, registra uno de cada cuatro arrestos de islamitas en el país.

No obstante, teniendo en cuenta las cifras de 2022, los porcentajes aumentan en esta última comunidad autónoma, que anota el 44,4% de las operaciones y el 29,62% de las detenciones llevadas a la cabo por las fuerzas de seguridad españolas y autonómicas en lo que llevamos de año. La última fue el pasado 5 de junio. La Policía Nacional detuvo a dos yihadistas retornados de Siria con formación militar y experiencia en combate.

Ambos detenidos habían entrado clandestinamente juntos en Europa a través de la denominada ruta de los Balcanes, y fueron arrestados por su presunta pertenencia a organización terrorista. El primero de ellos fue arrestado en Austria, gracias a una Orden de Detención Europea (OEDE) emitida por la Audiencia Nacional y el segundo fue detenido en Mataró (Barcelona) donde había llegado hace escasos días, en el desarrollo de una de las mejores operaciones policiales que se han realizado en años.

El perfil más peligroso

Un «ejemplo clarificador» del riesgo alto de amenaza terrorista que se mantiene en Cataluña, explican fuentes policiales de la lucha antiterrorista, es que, precisamente, «tres Foreign Terrorist Fighters (FTF) —combatientes terroristas— han sido detenidos allí en los últimos dos años». A grandes rasgos, prosiguen las mismas fuentes, se trata de individuos que se van a zona de conflicto a combatir y, después, tornan a occidente para radicalizar a otros o atentar». «Es el perfil más peligroso porque cuenta con formación y experiencia», insisten.

Agentes expertos en la lucha contra el terrorismo yihadista se refieren, además de a la operación de principios de agosto, a la que llevaron a cabo en enero de 2021, bajo la coordinación del Juzgado Central de Instrucción número 6 y la colaboración del Centro Nacional de Inteligencia (CNI), los servicios secretos argelinos, el FBI y la Oficina Europea de Policía (Europol); que culminó con la detención de tres personas en Barcelona, entre ellos un FTF.

La investigación comenzó cuando los agentes tuvieron conocimiento, tan solo dos semanas antes, de la llegada de un ciudadano argelino potencialmente peligroso. Fue cuando el Servicio de Información de la Policía Nacional le localizó en un inmueble okupado del barrio de la Barceloneta, donde vivía con otras tres personas.

El trabajo coordinado entre las distintas instituciones permitió acreditar que había militado tanto en Irak y Turkia como en Senegal. Tras regresar a Argelia, país que le reclama por delitos de terrorismo, retomó su vinculación con el grupo yihadista en el norte de África, desde donde viajó a España junto al otro detenido y una tercera persona, que también fue arrestada cuando intentaba llegar a Francia. Los tres presuntos terroristas, indicó la Policía, tomaban fuertes medidas de seguridad para evitar ser descubiertos y, ante la peligrosidad de haber estado en zonas de conflicto y tener gran experiencia, se les detuvo para impedir que pudiesen atentar en Cataluña.

Únete a la discusión
También te puede interesar
Publicidad
MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Mostrar contraseña
Mostrar contraseña

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D