The objective

Today

Información verificada al momento

Información verificada al momento

España

Indignación en la red por cómo se deshacen unos jóvenes de una nevera vieja

Última actualización: 31 Jul 2019, 8:02 pm CEST
Foto: Alan Stanton | Flickr bajo Licencia Creative Commons

Un joven empleado de un comercio de electrodomésticos del municipio almeriense de Oluda del Río, que subió un vídeo que se hizo viral en redes sociales en el que tiraba una nevera por un barranco de la comarca, tiene que hacer frente ahora a una multa de 100.000 euros. Esto, además, ha ocurrido tras conocerse otro vídeo de unos meses antes en el que tiraba una lavadora. Por otro lado, la empresa donde trabajaba el joven, que ha sido despedido, se enfrenta a una multa de 300.000 euros por almacenar hasta 70 electrodomésticos de forma ilegal, ya que habían pasado el tiempo límite de los seis meses para poder llevarlos al punto limpio.

Tanto el joven que lanza los electrodomésticos como el que lo graba lanzan también diferentes comentarios entre risas como, "vamos a reciclarla", "va haciendo ralling, eh" o "cuántas vueltas de campana da eso". Al viralizarse el vídeo, la Guardia Civil obligó al infractor a acudir al lugar donde se encontraban los electrodomésticos para recuperarlos y llevarlos al punto limpio de Albox.

De esta manera, el vídeo ha llegado al conocimiento de las autoridades. El pasado lunes agentes de Medio Ambiente de la zona del Almanzora les comunicaron al hombre de que había sido denunciado, así como que se le había abierto un procedimiento sancionador. El gas que contiene el frigorífico está considerado un residuo peligroso, y por ello la sanción es elevada. Asimismo, agentes del Seprona se presentaron en el comercio para abrir una investigación sobre el proceso que sigue esta tienda a la hora de desprenderse de los electrodomésticos usados.

Por otro lado, la Guardia Civil ha levantado un acta de infracción a la empresa de gestión de residuos de estos aparatos de Oluda del Río. Los agentes de la Policía Judicial continúan investigando a la empresa ya que podría haber incurrido a lo largo de los últimos diez años en un presunto delito medioambiental recogido en los artículos 325 o 326 del código penal. Durante la inspección en la empresa comprobaron como aproximadamente unas 50 lavadoras se encontraban almacenadas en el exterior de un almacén y 20 frigoríficos bajo techo sin ser desechados en su respectivo punto limpio.