La UE cierra un acuerdo sobre la reforma de la Política Agrícola Común

Política y conflictos

La UE cierra un acuerdo sobre la reforma de la Política Agrícola Común
Foto: | Pool Reuters

Los países de la Unión Europea (UE) han cerrado en la madrugada de este miércoles, después de 42 horas de negociaciones, un acuerdo sobre la reforma de la Política Agrícola Común (PAC), que regulará el campo europeo entre 2023 y 2027.

Lo más destacado: entre los objetivos de la futura PAC figuran mejorar la protección del medio ambiente y la lucha contra el cambio climático, fomentar el desarrollo y la energía sostenible y asegurar una gestión eficiente de los recursos. Otra de las principales novedades son los «ecoesquemas», un instrumento que servirá para incentivar las prácticas agrícolas y ganaderas que tengan un impacto más beneficioso para el clima y el medio ambiente.

El acuerdo tuvo el único voto en contra de Lituania y las abstenciones de Letonia, Bulgaria y Rumanía.

La ministra alemana de Agricultura, Julia Klöckner, ha indicado que ahora que ya hay un «mandato« de los países, el Consejo podrá avanzar en las negociaciones con el Parlamento Europeo para la aprobación definitiva de la PAC.

Los ministros de Agricultura de la UE han dado el visto bueno a los tres reglamentos que componen la reforma: el de los Planes Estratégicos nacionales, el de la organización común de mercados y la regulación sobre la financiación de las ayudas.

«Pensamos que es una propuesta equilibrada y que responde a las distintas sensibilidades. Es imperfecta pero muy buena», ha dicho el ministro español de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, sobre el texto de compromiso elaborado por Alemania, país que preside el Consejo de la UE, para lograr un consenso. Planas ha dicho al término de la reunión que España «ha cumplido todos los objetivos que se había planteado».

Ha destacado en particular el acuerdo logrado para los «ecoesquemas», nuevas ayudas complementarias que primarán las prácticas agroganaderas sostenibles, al representar una solución «sólida y que ofrece flexibilidad a los estados miembros para su aplicación».

Los países han respaldado que estos «ecoesquemas» sean obligatorios para los Estados miembros y voluntarios para agricultores y ganaderos.

La PAC para el periodo 2023-2027 estará dotada de unos 390.000 millones de euros del presupuesto europeo, de los que 47.724 millones irán a parar a los agricultores y ganaderos en España, una suma similar a la del periodo 2014-2020, según cifras del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación.

Tras el acuerdo del Consejo, el Parlamento Europeo tiene previsto votar el conjunto de la reforma el próximo viernes. A continuación, comenzarán los llamados trílogos, en los que el Consejo, la Comisión Europea y el Parlamento Europeo terminarán la negociación de los reglamentos, que debería que estar concluida a principios del próximo año. Después tendrá lugar el proceso de aprobación de los reglamentos y los Estados deberán finalizar sus planes estratégicos nacionales.