Lo bueno del día: Víctor, un niño de tres años, recibe el alta tras ser trasplantado de seis órganos

Sociedad

Lo bueno del día: Víctor, un niño de tres años, recibe el alta tras ser trasplantado de seis órganos
Foto: NUPA

Mientras el Hospital de La Paz (Madrid) se reinventaba para combatir la pandemia, el pequeño Víctor, con tan solo 3 años, luchaba por la vida tras un trasplante de seis órganos. Después de ocho semanas entre la UCI y la planta de rehabilitación, ha recibido el alta.

Su historia es una lección de esperanza en medio de esta tragedia. Víctor llevaba casi toda su vida en la lista de espera para esta complicada operación. En medio de una pandemia mundial, se ha recuperado del transplante del estómago, el hígado, el duodeno, el intestino delgado, el segmento de colon y el páncreas.

Le diagnosticaron una una gastrosquisis – un fallo intestinal– cuando aún no había nacido. Sus padres, Víctor y Amparo, viajaron  entonces a Madrid, al único hospital de referencia nacional especializado en fallo intestinal, y allí les dijeron que necesitaría un trasplante multivisceral y, hasta que llegase, tenía que vivir conectado a una máquina de nutrición parenteral y alimentarse a través de un catéter durante 18 horas al día.

La asociación NUPA, dedicada a atender a niños, adultos y familias con fallo intestinal, nutrición parenteral o trasplante múltiple, ha acompañado a la familia durante el procesoy les han ofrecido un hogar de acogida en Madrid. Son ellos quienes han informado de su recuperación.

El pasado febrero recibieron la llamada del Hospital La Paz. «Una ambulancia nos llevó desde el hospital a la estación de Sants a coger un AVE», rememoran los padres. «Una vez en Madrid todo fue rodado. A las siete de la mañana los cirujanos salieron por fin del quirófano: habían terminado. Todo había sido un éxito. Verle después de la operación fue impresionante», contaba el padre, Víctor González.

Víctor salió del quirófano en una situación de extremada precaución por lo que sucedía fuera. Distancia de seguridad, desinfección continua, intentar no meter maquinaria externa en la habitación… «El esfuerzo de los equipos sanitarios, que ha sido impresionante», reconocen los padres. El pequeño fue despedido con aplausos por el personal sanitario de La Paz.

Víctor ya está en cuarentena en su domicilio de Barcelona, desde donde sus padres prefieren no tener visitas ni salidas hasta que pase todo esto. «Sabemos que todo saldrá bien, pero no queremos jugar a la ruleta rusa nunca más».