Melbourne permitirá a los solteros formar 'burbujas' para relacionarse entre sí

Lifestyle

Melbourne permitirá a los solteros formar 'burbujas' para relacionarse entre sí
Foto: Susan Walsh| AP Photo

El aislamiento en los hogares y las prórrogas de confinamiento pueden avivar un impacto en la soledad y en la falta de contacto físico. Así, una de las estrategias de Melbourne (región de Victoria, Australia) es la de formar una «burbuja de solteros», aliviando la tensión de aquellos que viven solos.

Lo más importante: la persona nominada puede encontrarse fuera del radio de 5 kilómetros de la persona soltera o monoparental. Sin embargo, las pernoctaciones no están permitidas, pues actualmente se ha establecido un toque de queda a partir de las nueve de la noche.

El primer ministro de Victoria, Dan Andrews, y el director de salud, Brett Sutton, han anunciado varias medidas para aliviar lentamente las restricciones de la COVID-19 en la zona metropolitana de Melbourne y la región de Victoria. Según la hoja de ruta, los hogares monoparentales y/o solteros de todo el estado podrán crear una «burbuja social»con otra persona a partir del 14 de septiembre.

Andrews ha señalado que la creación de la «burbuja social» para los solteros ha sido adoptada como respuesta directa «a los comentarios que hemos recibido de aquellos que han estado aislados de cualquier otra persona durante un largo período de tiempo».

¿Cómo funciona la ‘burbuja de los solteros’?

El sistema operará bajo las mismas reglas actualmente vigentes para las parejas íntimas que no viven juntas. La persona soltera creará una burbuja con otra persona de un hogar diferente. Al asociarse, podrán visitarse mutuamente incluso si en un hogar cohabitan varias personas.

«El movimiento puede ser, de cualquier manera, para cualquier hogar», ha expresado Sutton. Aunque no se aplicarán reglas estrictas, el médico confía en que los ciudadanos actúen correctamente en esta flexibilización de las relaciones sociales.

Eso sí, solamente se podrá designar a una persona para la «burbuja social» hasta que finalice el confinamiento en esta región australiana. «Este es un paso pequeño pero importante, cuando se considera lo pesada que es la carga para las personas que viven solas y que no han podido relacionarse con nadie más», ha reiterado Andrews.