Muere el economista Francisco Luzón, símbolo de la lucha contra la ELA y ex mano derecha de Emilio Botín

Sociedad

Muere el economista Francisco Luzón, símbolo de la lucha contra la ELA y ex mano derecha de Emilio Botín
Foto: Fundación Luzón

El economista Francisco Luzón, que llegó a ser mano derecha de Emilio Botín y hombre clave en la expansión del Banco Santander en América Latina, ha fallecido a los 73 años tras varios años de lucha contra la ELA (Esclerosis Lateral Amiotrófica) –se lo diagnosticaron en 2014–, según han informado a Efe fuentes financieras.

Por qué es importante: Luzón, nacido en Cañavate (Cuenca) el 1 de enero de 1948, era ex director general de Santander Latinoamérica y miembro de la Comisión Ejecutiva del Banco Santander Central Hispano, además de consejero del grupo textil Inditex –propietario de las cadenas de moda Zara, Pull&Bear, Massimo Dutti y Bershka–. 

En abril de 2019, el economista manifestó en un artículo en el diario El País que el Estado debía garantizar la supervivencia de las personas con enfermedades terminales si esa es su elección, pero «también debía amparar legislativamente la decisión en sentido contrario». Dos años antes había manifestado su apuesta «decidida» por la vida, poco después de haber recibido el 13 de marzo de manos del rey Juan Carlos I la Gran Cruz de la Orden Civil de Alfonso X el Sabio.

Su carrera profesional comenzó en 1973, cuando ingresó en el Banco de Vizcaya, que le llevó a vivir primero a Madrid y, años después, a Londres. En noviembre de 1988 el Gobierno de Felipe González le nombraría presidente del Banco Exterior de España, en sustitución de Miguel Boyer, y desde ese puesto sanearía la entidad y la rentabilidad, superando incluso la media de los siete grandes bancos del momento.

Ya en 1991 se convirtió en presidente de la Corporación Bancaria de España, que en diciembre de ese año pasó a denominarse Argentaria. En 1996, tras la llegada al Gobierno de José María Aznar, Luzón presentó su dimisión como presidente de Argentaria. Es a mediados de noviembre de 1996 cuando Luzón comienza su carrera en el Banco Santander, donde sería nombrado director general adjunto de Emilio Botín, quien le propuso como consejero y en septiembre de 1998 le asignó más competencias, todas ellas ejecutivas.