The Objective
Publicidad
Sociedad

El infierno de sufrir covid persistente: 15 meses viviendo con más de 40 síntomas

Se calcula que un millón de personas en España sufren esta afección sin herramientas para combatirla

El infierno de sufrir covid persistente: 15 meses viviendo con más de 40 síntomas

Una de las afectadas con covid persistente. | Foto cedida

Sandra González tiene más de 40 síntomas del covid activos. Desde que se contagiase de coronavirus el pasado octubre de 2020, su vida ya no ha vuelto a ser igual. Padece covid persistente, un cuadro clínico que afecta sobre todo a mujeres de entre 40 y 50 años y que se manifiesta con intensidad variada y síntomas diversos, desde dolor de cabeza, pérdida de memoria, dificultad para respirar o pérdida de olfato y gusto. Hay registradas más de 200 secuelas diferentes.

Sandra tiene 49 años y al cuarto día de contagiase por primera vez de covid –el pasado 28 de diciembre de 2021 volvió a ser positiva en coronavirus– su cabeza comenzó a «estallar», los pitidos en sus oídos permanecían las 24 horas al día de forma constante, los mechones de su pelo caían de forma «descontroalda» y su memoria comenzó a fallar.

«La vida me ha cambiado 100%. Vivo una vida sin planes porque no sé cómo me voy a levantar ni siquiera cómo me voy a encontrar dentro de media hora», cuenta a THE OBJECTIVE desde el otro lado del teléfono. Y es que esta auxiliar de enfermería asegura que hay días en los que no puede ni moverse de la cama porque es un dolor general e «insoportable» el que sufre su cuerpo.

Captura de pantalla 2022 02 18 a las 16.10.01
Sandra González. | Imagen cedida.

Además, Sandra –que se vacunó de la primera dosis en junio de 2021- sufre de ‘olores fantasma’, es decir, olores que no están realmente presentes en tu entorno. «De repente estoy en mi casa y huelo ha quemado, o huelo a tabaco y nadie está fumando, o a humo de coche, como si estuviera en un parking con todos los vehículos arrancados», relata a este periódico con la esperanza de que en algún momento encuentren un tratamiento para quienes sufren esta dolencia que el Sistema Nacional de Salud no tiene capacidad de tratar. Y es que esta granadina toma más de diez medicamentos para controlar esos 40 síntomas que aún se potenciaron más cuando el 28 de diciembre se contagió con la variante ómicron.

«La dislexia tanto a la hora de hablar como de escribir es recurrente», manifiesta, «y apenas tengo memoria. Me lo tengo que anotar todo», reconoce Sandra, que siendo «lectora empedernida» ha tenido que dejar aparcados los libros porque al día siguiente no recuerda nada de lo leído el día anterior. Ahora, lo único que le acompaña es un ruido constante en sus oídos que le impiden estar en silencio.

Médicos y pacientes se mueven en la incertidumbre

 La Organización Mundial de la Salud (OMS) dio el pasado octubre una definición para esta dolencia: «Ocurre en personas con antecedentes de infección probable o confirmada por SARS CoV-2, generalmente tres meses desde el inicio de covid-19 con síntomas y que duran al menos dos meses y no se pueden explicar con un diagnóstico alternativo». No obstante los médicos  admiten su desconocimiento sobre el origen de los síntomas, o por qué lo sufren unas personas y otras no.

«Las causas claras no se saben, probablemente haya una base genética, se habla también de una causa inmunológica, o que el humano tenga una respuesta alterada a la infección. También teorías sobre que el virus se ha acartonado en alguna zona. Pero no se sabe a ciencia cierta por qué se produce», cuenta a THE OBJECTIVE la doctora Ana Moragas, portavoz de la Sociedad Española de Medicina Familiar y Comunitaria, que reconoce que ahora lo que se está haciendo por parte de los facultativos es tratar los síntomas, pero no la enfermedad, porque «no tenemos manera de diagnosticar ni tratar».

Por ello es que la Sociedad Española de Medicina Familiar y Comunitaria y la asociación Long Covid ACTS han desarrollado una guía clínica para la atención del paciente long covid o covid persistente para «visibilizar la enfermedad». El 10% de los infectados con síntomas pueden tener una clínica persistente, esto es, sobre un millón de personas en España.

Periplo por especialistas

Estrella Rufo, de 41 años, también sufre covid persistente. Se contagió en enero de 2021, y un año después continúa con zumbidos en los oídos, pérdida de equilibrio, sensibilidad auditiva y a la luz, cefalea «a lo bestia», mareos constantes y pérdida de memoria.

Estrella denuncia en THE OBJECTIVE lo «complicado» que es que un médico «te escuche». De especialista en especialista, asegura que está «harta» de que los médicos le digan que lo que tiene es «ansiedad». «Mi padre falleció en la primera ola del covid, sé lo que es ansiedad, y los tiros no van por ahí», asegura desde Gijón.

Su «gran síntoma» es la niebla mental que, incluso, le impide en muchas ocasiones ir a por el pan sola. «Durante seis meses mi suegra ha tenido que acompañarme a todos sitios porque luego no sabía volver», relata, y asegura que muchas veces, estando en casa, quiere ir al baño y no sabe. «Es como si me doliera pensar», define esta fisioterapeuta que ha tenido que dejar de atender a algunos pacientes e incluso dejar de dar clases por verse «incapacitada» para ello.

«Es complicado encontrar un médico que te escuche»

Estrella Rufo, paciente con covid persistente

Sandra González también se queja de su bagaje por más de diez especialistas, ya que al no existir una unidad que vea a estas pacientes de forma multidisciplinar cada especialista debe tratar cada sintomatología. Sandra, confiesa, toma más de diez medicamentos diarios para sus dolencias.

«Mucha gente no está concienciada con este tipo de clínica persistente. Es algo nuevo y todos nos tenemos que acostumbrar a que existe», explica la doctora Moragas, que dice que lo único claro es que «no es necesario haber pasado un covid muy grave» para desarrollar esta enfermedad. «Sí hay estudios de que los vacunados tienen menos covid persistente. Parece que con la vacuna sí que disminuye», agrega la experta.

La pandemia ha dado un vuelco radical a las vidas de Sandra y Estrella. Ahora, ambas alzan la voz y piden que se invierta en investigación ya que muchos especialistas aseguran que el covid persistente será la «pandemia tras la pandemia». «Pedimos que formen a los profesionales para que tanto ellos como nosotros caminemos a la vez», concluyen.

Únete a la discusión
También te puede interesar
Publicidad
MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Mostrar contraseña
Mostrar contraseña

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D