Hola, ¿qué estás buscando?

de resultados

No se ha encontrado ningún resultado

Ver más

Detenida una auxiliar sospechosa de matar a una octogenaria inyectándole aire

Foto: MICHAELA REHLE
Reuters

La policía ha detenido a una auxiliar de enfermería del hospital Príncipe de Asturias, ubicado en el municipio madrileño de Alcalá de Henares, por el presunto asesinato de una paciente de 86 años, a la que habría inyectado aire en las venas, causándole la muerte. La detenida, llamada Beatriz L.D., se encuentra en prisión preventiva y sin fianza en Alcalá-Meco. Los agentes investigan ahora si es la única muerte o si guarda relación con un caso similar que tuvo lugar hace unos meses.

La muerte de la anciana causó sorpresa en los propios médicos de la Unidad de Medicina Interna del hospital, que fueron los primeros en comenzar las pesquisas. La sorpresa se debe a que la mujer octogenaria iba a ser dada de alta tras mejorar de una dolencia leve, tal y como informan varios medios. Los cuidadores comprobaron las medicaciones de la mujer, si se había producido alguna negligencia, si había tenido malas reacciones. Fue tras asegurarse de que todo estaba en orden cuando realizaron un TAC al cuerpo sin vida. En esta prueba descubrieron que había aire en el corazón de la víctima y, acto seguido, avisaron a las autoridades.

Las investigaciones posteriores de la policía han conducido hasta la auxiliar, que se encuentra en prisión provisional comunicada y sin fianza por orden de la magistrada titular del Juzgado de Instrucción nº 2 del partido judicial de Alcalá de Henares. Ahora investigan si es la asesina de otra anciana que falleció sorpresivamente y en la misma área hace unos meses.

Continúa leyendo: Los terroristas preparaban uno o más atentados con explosivos en Barcelona

Los terroristas preparaban uno o más atentados con explosivos en Barcelona

Foto: Lluis Gene
AFP

La investigación continúa, pero los hilos centrales del doble atentado en Cataluña ya empiezan a estar claros. La principal tesis apunta a que la célula terrorista “había planificado uno o más atentados con explosiones en la ciudad de Barcelona“, ha asegurado Josep Lluís Trapero, mayor de los Mossos d’Esquadra, en una rueda de prensa este domingo. Los ataques con bombas iban a ser “inminentes”, sobre la misma fecha en la que finalmente se produjeron los atropellamientos masivos de Barcelona y Cambrils, que causaron 14 muertos y 120 heridos. Para estas explosiones, los terroristas contaban con “120 bombonas de butano” que fueron halladas en el edificio de Alcanar (Tarragona) donde la organización estaba preparando todo el operativo.

Sin embargo, “la explosión accidental” de esa vivienda, por una acumulación de gas, hizo a los terroristas “replantearse el atentado“. Así lo ha explicado Trapero en una rueda de prensa para periodistas internacionales, junto al presidente de la Generalitat, Carlos Puigdemont, y el consejero de Interior de la Generalitat, Joaquim Forn. El jefe de los Mossos ha asegurado que nadie les había alertado sobre la preparación de estos atentados.

Ya están identificados todos los componentes del grupo terrorista. “La célula tenía 12 integrantes, no tenemos duda”, ha dicho Trapero. Siete de ellos están muertos y cuatro están detenidos. En la explosión del edificio de Alcanar fallecieron dos personas el miércoles y los Mossos abatieron a otros cinco individuos en Cambrils en la madrugada del viernes. Por lo que solo falta por localizar a uno de los terroristas, que se encuentra fugado.

“Tras las detenciones y las personas que han resultado muertas en las diferentes acciones, la capacidad de actuación la célula terrorista ha quedado neutralizada“, ha asegurado el consejero de Interior Joaquim Forn, a pesar de que uno de los terrorista sigue sin localizarse.

Trapero ha admitido que no saben dónde esta, ni siquiera si sigue en España. El jefe de los Mossos ha contemplado la posibilidad de que el terrorista huido hubiera podido cruzar la frontera. Sin embargo, ha explicado que desde el primer momento se han reforzado fronteras y aeropuertos en coordinación con la Guardia Civil y la Policia Nacional.

Aunque todo apunta a que el terrorista fugado es Younes Abouyaaqoub, un joven de 22 años que residía en Ripoll, la Policía ha dicho que no ha podido confirmar todavía a quien pertenecen los restos de los dos fallecidos en la explosión de Alcanar. Por lo que la orden de busca y captura internacional se ha lanzado sobre tres nombres: Abouyaaqoub, Youssef Aalla y Abdelbaki Es Satty. Aunque saben que de esos tres, dos están muertos.

Jóvenes sin vinculación previa con el terrorismo

Sobre el último de estos integrantes, en el imán de Ripoll Abdelbaki Es Satty se centra gran parte de la investigación. El sábado, la policía registró el apartamento en el que el religiosa vivía en Ripoll. Lo había abandonado dos meses antes de los atentados. Es Satty, de 40 años, es el mayor de todos los miembros de la célula. El resto de integrantes tiene entre 17 y 28 años. Ninguno de los jóvenes tenía antecedentes relacionados con el terrorismo, ni consta ninguna vinculación previa a este atentado, según ha informado el jefe de los Mossos.

Por lo que una de las principales preguntas es cómo y dónde se radicalizaron los jóvenes. “No lo sabemos, no tenemos suficiente información para dar una tesis fiable en ese sentido. Solo tenemos sospechas y algún indicio”, ha contestado Trapero a los medios de comunicación.

Continúa leyendo: Misa por la Paz en homenaje a las víctimas de los atentados de Barcelona y Cambrils

Misa por la Paz en homenaje a las víctimas de los atentados de Barcelona y Cambrils

Foto: JAVIER SORIANO
AFP

El homenaje de este domingo a las víctimas del doble atentado de Cataluña se ha realizado en el símbolo por excelencia de Barcelona: la Sagrada Familia. Alrededor de 1.800 personas se han reunido en una misa por la Paz y la Concordia para recordar a los 14 fallecidos y más de 120 heridos, según informa AFP. La ceremonia ha estado presidida por el rey Felipe y la reina Letizia de España. Además, han estado presentes, entre otros, el presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy; el del Ejecutivo catalán, Carles Puigdemont, y las alcaldesas de Barcelona, Ada Colau; Madrid, Manuela Carmena, y Cambrils (Tarragona), Camí Mendoza.

A la misa también han acudido autoridades de los países con afectados en los atentados, ya que las víctimas eran de más de 30 nacionalidades. Entre ellos el presidente de Portugal, Marcelo Rebelo de Sousa, y el primer ministro del país, António Costa. Además, han acudido representantes de la comunidad islámica en Cataluña.

Las autoridades han sido recibidas por el público con el grito “No tinc por!” (¡No tengo miedo!, en castellano), que ya emplearon en el minuto de silencio del viernes y que será el lema de la manifestación unitaria del próximo sábado en Barcelona.

La ceremonia se ha celebrado bajo fuertes medidas de seguridad que incluyeron el despliegue de francotiradores, según AFP. Se ocupó más de la mitad del aforo de la basílica. Las visitas a la Sagrada Família han sido cerradas hasta las tres de la tarde. A los turistas que habían adquirido las entradas para visitar el templo se les ha devuelto el dinero. Centenares de personas permanecían también fuera del templo.

La misa fue oficiada por el arzobispo de Barcelona, el cardenal Joan Josep Omella. “Nuestro silencio y nuestra oración, nuestra presencia en este lugar santo, es signo de repulsa del atentado”, ha destacado en su homilía.

La capital catalana tratará de ir volviendo a la normalidad, con el partido de liga previsto esta tarde entre el Barça y el Betis en el Camp Nou. De manera simbólica, los jugadores lucirán en sus camisetas la palabra “Barcelona” y no su propio nombre.

Continúa leyendo: La Iglesia católica de Filipinas pide el fin de las matanzas en la guerra antidroga

La Iglesia católica de Filipinas pide el fin de las matanzas en la guerra antidroga

Foto: NOEL CELIS
AFP

La influyente Iglesia católica de Filipinas ha pedido este domingo que se acabe con la “pérdida de vidas humanas” que está ocasionando la guerra contra la droga del presidente Rodrigo Duterte, según recoge Efe. Estas declaraciones llegan después de una sangrienta semana en la que las operaciones policiales han matado a balazos al menos 76 personas, según las autoridades. Grupos defensores de los derechos y legisladores han condenado las operaciones y las han calificado de “matanzas”.

Este domingo, la mayor autoridad eclesiástica de Filipinas, país mayoritariamente católico, ha expresado su preocupación por el creciente número de muertes. “Apelamos a la conciencia de quienes matan incluso a los indefensos para que se ponga fin a la pérdida de vidas humanas”, ha afirmado el cardenal de Manila, Luis Tagle, en un comunicado leído en las misas en la capital. “El problema de las drogas ilegales no debe ser tratado reduciéndolo a consideraciones políticas o criminales. Es una preocupación humanitaria que nos afecta a todos“, ha añadido.

Duterte, de 72 años, ganó fácilmente las elecciones presidenciales del año pasado tras una campaña basada en temas de seguridad. Se comprometió a erradicar el tráfico de drogas en seis meses gracias a una campaña en la que miles de traficantes y toxicómanos serían liquidados.

En 14 meses, la policía ha confirmado haber abatido a más de 3.500 personas calificadas oficialmente como “personalidades de la droga”. Además, otros 2.000 sospechosos han resultado muertos a manos de desconocidos, según la policía. Pero los defensores de los derechos afirman que estos asesinatos han sido cometidos por milicianos o policías que actuaban de forma oficiosa.

La Iglesia declinó inicialmente criticar la guerra contra la droga de Duterte, pero empezó a rechazarla el año pasado cuando las muertes empezaron a afectar a las franjas más pobres de la población. En respuesta, Duterte ha acusado a los sacerdotes y obispos católicos de “hipocresía”.

Continúa leyendo: Intensos combates en un campo de refugiados palestinos en Líbano

Intensos combates en un campo de refugiados palestinos en Líbano

Foto: Stringer
AFP

Las fuerzas de seguridad palestinas y un grupúsculo islamista radical se enfrentaban este sábado, por tercer día consecutivo, en el mayor campo de refugiados palestinos del Líbano, informa AFP.

Dos personas murieron el jueves en estos choques, cuando el grupúsculo, vinculado con Bilal Badr, un militante que está siendo buscado, abrió fuego contra una sede de la fuerza conjunta de seguridad en el campo de Ain Helué (sur), según una fuente palestina.

Los combates perdieron intensidad el viernes, pero el sábado la violencia volvió a aumentar. Los ruidos de las armas automáticas y de los cohetes se oían desde fuera del campo, del que emanaba una humareda, constató el corresponsal de AFP.

Decenas de familias huyeron del campo y algunas se refugiaron en los patios exteriores de las mezquitas de la ciudad de Sidón, donde está ubicado el campamento.

En virtud de un viejo acuerdo, el ejército libanés no entra en los 12 campamentos palestinos, donde la seguridad corre a cargo de facciones palestinas.

El grupúsculo islamista ya se enfrentó en abril a las fuerzas de seguridad locales en combates que dejaron nueve muertos.

La fuerza conjunta de seguridad, que reúne a las principales facciones palestinas, incluyendo al Fatah y Hamas, lleva meses tratando de limitar la influencia del grupo de Badr.

Éste es sospechoso de “terrorismo” y de pertenecer a un grupo armado, según un responsable de seguridad libanés. El militante se niega a entregarse a las fuerzas de seguridad palestinas y que éstas lo pongan a disposición de las autoridades libanesas.

Ain Helué, donde viven 61.000 palestinos, 6.000 de los cuales proceden de Siria, alberga a diferentes grupos armados y suele ser escenario de enfrentamientos entre las principales organizaciones y pequeños grupos extremistas que se han implantado allí a lo largo de los años.

TOP