The Objective
Publicidad
Deportes

El fútbol femenino despega (o no tanto)

La Eurocopa de Inglaterra ha desatado la euforia, especialmente en nuestro país, con la selección favorita y la liga a punto de estrenar profesionalismo

El fútbol femenino despega (o no tanto)

Alexia Putellas mostrando su trofeo del Balón de Oro antes sus compañeras de la selección española | Joaquin Corchero (Europoa Press)

¿Hay un boom del fútbol femenino? Así parece atestiguarlo la expectación creada por la Eurocopa que se está disputando estos días en Inglaterra, con la selección española entre las favoritas, por cierto. La profesionalización de nuestra competición local, la Liga Iberdrola, va en la misma dirección. Y los análisis económicos invitan al optimismo… con moderación: según el Informe TMT Predictions 2021 de Deloitte, el deporte femenino está a punto de alcanzar los mil millones de dólares de ingresos anuales.

Una cifra a distancia sideral aún de la del total de la industria del deporte, que en 2018 alcanzó los 481.000 millones de dólares, con un crecimiento de nada menos que el 45% respecto a 2011. Ese crecimiento puede ser clave: la industria está ávida de nuevos caladeros, y el informe de Deloitte apuntaba una encuesta en la que el 66% mostraba interés en al menos un deporte femenino (entre los aficionados al deporte, de los cuales el 49% eran mujeres, el porcentaje subía al 84%). 

La clave para la evolución, según Deloitte, consiste en darle al deporte femenino «una mayor cobertura en medios y cabida en grandes estadios (si las circunstancias lo permiten) de forma constante». La Eurocopa ha supuesto un importante golpe de efecto en ese sentido. The Economist, la biblia inglesa de las tendencias económicas, titula en su último número: «Euro 2022 gives women’s football a chance to shine» (La Euro 2022 le da al fútbol femenino la oportunidad de brillar), y destaca la cobertura de la BBC, aunque reconociendo que el verdadero origen de la oportunidad es una ausencia: «Con el Mundial masculino retrasado hasta el invierno gracias a la excéntrica decisión de la FIFA de albergar el torneo en Catar, uno de los lugares más cálidos del mundo, los partidos femeninos puede disfrutar de unas excepcionales semanas en el primer plano». 

The Economist, en cualquier caso, cree que las bases son sólidas, y menciona las audiencias televisivas de la England’s Women’s Super League, que según Sky Sports han promediado 125.000 espectadores por partido. De la oportunidad de la Eurocopa, no obstante, se ha ocupado la BBC, una televisión pública, no lo olvidemos… De igual manera, en España se pueden ver todos los partidos de la competición por Teledeporte, canal especializado de la también pública TVE. El fútbol femenino, hoy en día, sigue necesitando ayuda para progresar: no está aún preparado para el mercado puro y duro. 

A diferencia de la élite del fútbol español masculino, dirigida por la patronal LaLiga, los destinos de la Primera División Femenina de España, más conocida como Liga Iberdrola por su principal patrocinador, se han regido hasta ahora según los designios de la Real Federación Española de Fútbol, una entidad pública sin ánimo de lucro. Hace un par de años, la Asociación de Clubes de Fútbol Femenino (ACFF) solicitó al Consejo Superior de Deportes (CSD), dependiente del Ministerio de Cultura, la consideración de la primera división femenina como profesional, pero eso implicaba soltar la mano de la RFEF.

En marzo, la Comisión Directiva del CSD accedió con  la aprobación de los estatutos de la nueva Liga Profesional Femenina de fútbol, que dará lugar a la ansiada profesionalidad a partir de la próxima temporada… con una inversión por el CSD de 31 millones de euros en los próximos tres años. Durante todo este tiempo, el CSD supervisará la evolución del proyecto. Más que de mayoría de edad, estaríamos hablando de una prometedora adolescencia.

«El fútbol femenino avanza, pero sería un error caer en la euforia, peligro azuzado por el voluntarismo de ciertas ideologías que suelen despreciar sin mayor reparo ese pequeño detalle que es la realidad»

Las buenas cifras de las que presumía The Economist para el equivalente en Gran Bretaña también tienen truco. En su «Análisis económico-financiero de la FA Women’s Super League», María Piñeiro de la Esperanza, de la Universidad Pontifica Comillas, concluye que «el fútbol profesional femenino inglés no es rentable y se sostiene, principalmente, gracias al apoyo financiero proporcionado por los clubes masculinos que compiten en la liga de primera división masculina, la Premier League».

El fútbol femenino avanza, pero sería un error caer en la euforia, peligro azuzado por el voluntarismo de ciertas ideologías que suelen despreciar sin mayor reparo ese pequeño detalle que es la realidad. El deporte es una actividad saludable, por lo que se debe fomentar su ejercicio por toda la especie humana, sin discriminación de género. Su capacidad industrial como espectáculo tiene que ver con la demanda por parte de potenciales espectadores. Esa demanda ha creado una bolsa de profesionales específicos que no practican un deporte precisamente saludable. Cualquier ex-deportista de élite puede explicar las secuelas de una carrera mínimamente intensa. Les compensa. Perfecto. Pero no nos equivoquemos. ¿De qué estamos hablando? 

La mejor jugadora de España, Alexia Putellas, Balón de Oro femenino, se rompió los ligamentos cruzados de la rodilla justo antes de comenzar la Eurocopa. La evidencia médica muestra que las mujeres tienen un mayor riesgo de padecer lesiones de rodilla por factores anatómicos. Las características técnicas del fútbol inciden especialmente sobre esa articulación. ¿Es un machista quien diga que preferiría que su hija no se dedicara profesionalmente a ello? La respuesta es fácil: ¿y por qué un hijo sí?

Las posibilidades de lesiones de este tipo son menores en un varón, cierto, pero siguen siendo mucho mayores que las de un no profesional. Entonces, ¿queremos que nuestros hijos sean deportistas profesionales? Bueno, el sueldo es una buena razón. Y la gloria. Etcétera. Pero… ¿eso lo tiene que fomentar el Estado? ¿De qué estamos hablando?

También te puede interesar
Publicidad
MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Mostrar contraseña
Mostrar contraseña

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D