The Objective
Publicidad
Economía

Caixabank recibirá 154 millones del Estado por Banco de Valencia, la mitad de lo previsto

El grupo catalán percibirá este dinero del Frob por las pérdidas acumuladas de la extinta entidad valenciana y de los compromisos asumidos en la adjudicación

Caixabank recibirá 154 millones del Estado por Banco de Valencia, la mitad de lo previsto

El consejero delegado de Caixabank, Gonzalo Gortázar | Europa Press

Caixabank recibirá en junio del próximo año 154 millones del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (Frob) por los agujeros acumulados del extinto Banco de Valencia, entidad que se quedó en 2012. El importe es un poco más de la mitad de lo previsto a finales de 2020, fruto de la actualización de los deterioros de la cartera cubierta por el Esquema de Protección de Activos (EPA) contemplado en el momento de la adjudicación pública.

Según los datos recabados por THE OBJECTIVE, el organismo del Estado ha rebajado el compromiso a abonar a Caixabank desde los 326 millones estimados anteriormente. Del total, 144 millones son deudas a largo plazo, mientras que otros 10 millones son a corto. Esta disminución en la liquidación de las ayudas ha permitido al fondo de rescate público liberar 155 millones de euros de provisiones que tenía reservadas para hacer frente a esta contingencia.

El EPA de Banco de Valencia culmina en septiembre de este año, pero el desembolso de las deudas a largo plazo está establecido para mediados de 2023. El esquema sellado con Caixabank fijaba que el Frob se haría cargo del 72,5% de las pérdidas de una cartera de Banco Valencia con un nominal de 6.021 millones para un periodo de diez años. Esta cartera ha ido mermando, a través de determinados ajustes, y los préstamos e inmuebles vivos (que no han sido amortizados o vendidos) apenas alcanza los 677 millones.

Caixabank, según explica el Frob en sus cuentas de 2021 publicadas el viernes, tenía calculadas a cierre del ejercicio pasado unas pérdidas estimadas de 197 millones, de los que 8,5 millones corresponden a eventuales deterioros por la crisis de la Covid.

Caixabank ya ha recibido 130 millones

Hasta la fecha, el grupo catalán ha percibido del fondo de rescate 129,7 millones por los agujeros sufridos por Banco de Valencia. El último cheque lo recibió la semana pasada de acuerdo con el contrato suscrito entre ambas partes, por un importe de 16,7 millones. Esta previsto, asimismo, que a lo largo de lo que resta de 2022, el Frob tenga que llevar a cabo el desembolso de 10 millones adicionales, dinero que está incluido en las nuevas previsiones de pérdidas.

El organismo dependiente del Ministerio de Economía tuvo que hacerse cargo del antigua entidad valenciana en 2011, en plena crisis financiera, después de que el Banco de España la interviniera por su situación de inviabilidad. La firma era propiedad en un 27% de la matriz de Bankia, BFA, después de que esta desgajara sus activos para que el negocio más saneado saliera a bolsa y pudiera salir adelante. En 2012 Bankia tuvo que ser rescatada también y el Gobierno de entonces tuvo que solicitar ayuda a Europa para salvar buena parte de las cajas de ahorros.

Banco de Valencia era en su origen un filial de Bancaja, una de las entidades que conformó Bankia junto a Caja Madrid. En la actualidad todo este grupo forma parte de Caixabank, como consecuencia de la absorción de la firma madrileña por parte de la catalana hace algo más de un año.

El Frob, tras la intervención de la levantina, inyectó 998 millones para su supervivencia y se hizo con el 90% del capital. Meses después decidió traspasar estas acciones a Caixabank por un euro, previa recapitalización de 4.500 millones y con el compromiso del esquema de pérdidas descrito con anterioridad. Asimismo, la adjudicación contemplaba el traspaso de los activos inmobiliarios (préstamos y pisos) de Banco de Valencia a la Sareb para un mayor saneamiento del balance.

Por tanto, esta entidad ha sido la que más ayudas ha tenido que recibir en función de su balance. La suma total, una vez incorporadas el dinero que falta aún por desembolsar, ascenderá a 5.800 millones. El rescate financiero, por ahora, habrá costado a las arcas públicas unos 45.000 millones. Además el Fondo de Garantía de Depósitos (FGD), nutrido con recursos de los propios bancos, ha aportado desde el derrumbe de las cajas, otros 22.000 millones.

De todo esta montaña de dinero, el Estado aún podrá recuperar una pequeña parte gracias a que ostenta el 16,1% de Caixabank. Eso sí, se estima que podría ingresar en torno a unos 6.000 millones tanto por la venta de esta participación como por los dividendos, aunque todo dependerá del tiempo que se mantenga en el capital y de la evolución de la cotización. La regulación permite por ahora que deberá desinvertir antes de finales de 2023, pero el plazo se puede alargar. El Gobierno adoptará una decisión en los próximos meses.

Envía el primer comentario
También te puede interesar
Publicidad
MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Mostrar contraseña
Mostrar contraseña

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D