The Objective
Publicidad
Economía

El BCE advierte de que el 70% de las empresas españolas subirá aún más los precios

Solo el 30% de las compañías de nuestro país espera un mantenimiento o bajada de las tarifas tras el encarecimiento de los últimos meses

El BCE advierte de que el 70% de las empresas españolas subirá aún más los precios

La presidenta del BCE, Christine Lagarde | Europa Press

La crisis de la inflación continuará en los próximos meses. Al menos eso es lo que vaticinan la mayor parte de los expertos y prevén los pronósticos de las empresas. En torno a un 70% de las compañías españolas tiene previsto incrementar aún más los precios de los productos o servicios que vende en los próximos meses, lo que conllevará que la cesta de la compra se encarecerá a un ritmo superior al que lo ha hecho hasta el momento. El último dato disponible del IPC es del 10,8%, el nivel más alto desde 1984.

Los compañías de nuestro país consideran, como las del resto de Europa, que las presiones inflacionistas seguirán en el corto plazo, de acuerdo con la última encuesta realizada por el BCE al tejido empresarial de la zona euro. En la misma, según los datos recopilados por THE OBJECTIVE, tres cuartas partes de ellas revelan que han aumentado sus precios como consecuencia de un alza de sus costes de producción.

Las empresas españolas, pese a que tienen pensado encarecer sus precios a los largo del próximo año, son las que en una menor medida piensan trasladar todos los gastos a los consumidores o clientes. Un hecho, que de confirmarse, atenuará en parte la escalada esperada de la inflación. Así, el 21% espera que sus precios suban «mucho», frente al 36% de las alemanas. Además, el 30% de las firmas de nuestro país vaticinan un mantenimiento o bajada en los mismos, en comparación con 18% de las germanas.

Los datos de la encuesta del BCE van en línea con los publicados por otros organismos e, incluso, son ligeramente más pesimistas. Informes anteriores del Banco de España ya reflejaban este porcentaje de alzas de precios previstos por las empresas y algo inferiores por parte de otras instituciones, con lo que se confirman los peores presagios para los bolsillos de los ciudadanos.

Medidas para contener la inflación

Para el BCE es clave la inflación, porque de ella dependerá la evolución de los tipos de interés. La intención del organismo monetario es contener lo antes posible la remontada de los precios y situar el IPC de la zona euro en torno al 2%. Para ello, ha advertido que hará todo lo necesario, aunque sus medidas llevarán al Viejo Continente a la recesión. Hasta la fecha ha elevado en 0,5 puntos los tasas oficiales del dinero y ha anunciado que en septiembre llevará a cabo un nuevo incremento de las mismas.

La encuesta de la institución monetaria refleja que las empresas alemanas y las francesas son las que prevén en una proporción mayor un encarecimiento de los precios. En torno al 80% de las compañías galas y germanas pretende aumentarlos en los próximos meses.

A nivel comunitario se esperan precios más elevados sobre todo en la industria, la construcción y el comercio y más moderados en el sector de los servicios, concluye el BCE. El documento subraya que los resultados obtenidos sugieren la presencia de presiones de inflación más fuertes en el componente de bienes industriales no energéticos, mientras que el de servicios podría contribuir a moderar el repunte general del IPC.

Los factores que hacen presagiar a las empresas una subida de los precios en los próximos meses se sitúan el alza en el coste de los materiales así como de la mano de obra. El 74% de las compañías europeas indican que es una causa muy importante en su decisión de encarecer sus productos y servicios el aumento de los precios de las materias primas (energía, cereales, etc). Los gastos laborales, por su parte, también influyen en las perspectivas de los empresarios, ya que es relevante para el 60% de los mismos.

Otros factores que son determinantes para las compañías para aventurar nuevas subidas de precios son la propia inflación esperada y la demanda de los productos y servicios. Por contra, hay elementos que tienen un papel mucho más limitado en la toma de decisiones, como son el acceso al crédito o el alza de los costes de financiación, como consecuencia de la remontada del euribor en los últimos meses.

La inflación se está convirtiendo en el gran caballo de batalla al que derrotar desde que Rusia invadió Ucrania a mediados del pasado febrero. Europa se teme un otoño caliente y peor de lo estimado si finalmente Moscú corta buena parte o todo el suministro de energía. España, como otros países continentales, ya han anunciado proyectos para el ahorro de gas, luz y otros materiales. Unos planes que están generando polémica y luchas políticas.

Envía el primer comentario
También te puede interesar
Publicidad
MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Mostrar contraseña
Mostrar contraseña

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D