The Objective
Publicidad
Economía

Los fondos europeos excluyen a las empresas y se gastan en edificios públicos, AVE e inclusión

Casi la mitad de los 2.620 millones de euros que se entregaron hasta el mes de junio corresponden al Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana

Los fondos europeos excluyen a las empresas y se gastan en edificios públicos, AVE e inclusión

La vicepresidenta primera y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño, en una rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros. | Eduardo Parra (Europa Press)

Los fondos europeos siguen sin llegar a las empresas, según demuestran los últimos datos publicados por la Intervención General de la Administración del Estado (IGAE) y recopilados por THE OBJECTIVE. Estas cifras reflejan que en los primeros seis meses del año el reparto de estos recursos no solo ha sido casi inexistente, sino que además lo poco que se ha gastado corresponde a una serie de proyectos que poco tienen que ver con el tejido productivo empresarial y con las líneas maestras del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia.

Es así como entre los mayores gastos acreditados y realizados, tanto por la Administración Central como por las autonomías, encontramos la construcción de viviendas de alquiler social, rehabilitación de edificios públicos, líneas ferroviarias de alta velocidad, modernización de mercados municipales y áreas comerciales, sostenibilidad turística, cuidados de larga duración y políticas de inclusión.

Es decir, el foco en la primera mitad del año se puso en las personas y en el gasto público, más que en las empresas. De esta manera, un año y medio después del lanzamiento del Plan, las empresas siguen sin ver los frutos de los ingentes recursos prometidos por la Administración central y la realidad sigue lejos de las palabras de febrero de la vicepresidenta primera Nadia Calviño, que indicó que los fondos europeos cogerían «velocidad de crucero» a partir del segundo trimestre.

Transportes y fondos europeos

Según los datos de la IGAE hasta el mes de junio, el Gobierno apenas realizó pagos en el marco del Mecanismo de Recuperación y Resiliencia por valor de 2.620,34 millones de euros, lo que supone el 9,2% de los 28.246 millones de fondos europeos consignados en los Presupuestos Generales del Estado (PGE) de 2022. Éste es el montante que desembolsó el Ejecutivo y corresponde a gasto efectivo y transferencias a comunidades autónomas o a otros organismos públicos.

En el detalle de este gasto -y a falta de algún dato oficial que refleje el despliegue real de los fondos europeos para este año- encontramos partidas sorprendentes que están lejos de las prioridades del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia. Un gasto en el que tienen protagonismo las infraestructuras públicas y políticas activas de vivienda y donde la transición ecológica y la digitalización siguen siendo una asignatura pendiente.

De esta manera, casi la mitad de los pagos realizados correspondieron al Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana. En total, 1.155 millones de euros que se destinaron principalmente a tres programas. El primero fue el programa de construcción de viviendas de alquiler social al que se transfirieron 500 millones, seguido del plan de rehabilitación sostenible y digital de edificios públicos que requirió una inversión de 378,5 millones y proyectos de líneas ferroviarias de alta velocidad (AVE) por valor de 235,8 millones.

Turismo y Derechos Sociales

El segundo ministerio con mayores transferencias efectivas de fondos europeos fue el de Industria, Comercio y Turismo. En total, se destinaron 766,7 millones de los que la gran mayoría (615 millones) se fueron al Plan de sostenibilidad turística. La campaña del verano y los recursos necesarios para reactivar el sector tras dos años de pandemia consumieron gran parte de esta inversión.

Otras dos partidas muy relevantes son la compra de equipamientos para realizar cuidados de larga duración por valor de 95,4 millones (correspondiente al Ministerio de Derechos Sociales y Agenda 2030 de Ione Belarra) y el fomento del crecimiento inclusivo con tres partidas de 37,5, 19,8 y nueve millones, hasta totalizar 67 millones en la cartera de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones de José Luis Escrivá.

Por ministerios, sorprende el escaso montante de fondos europeos desplegado en la cartera de Transición Ecológica de Teresa Ribera, con apenas 16,1 millones de los 4.095,1 comprometidos para este año. Pese a que este ministerio tiene a su cargo importantes Perte como el de energías renovables, hidrógeno renovable y almacenamiento, casi su único gasto corresponde a 15 millones destinados a parques nacionales, conservación de ecosistemas y biodiversidad.

Cultura y Deporte

Otro de los grandes damnificados es el Ministerio de Asuntos Económicos de la vicepresidenta Calviño. En total, el Gobierno desembolsó 108,6 millones en proyectos de esta cartera, una mínima parte de los 4.262 millones prometidos para este año. De lo que se ha gastado, la mitad (56 millones) se ha destinado a la modernización de la Administración General del Estado y el resto (49,8 millones) en la Estrategia Nacional de Inteligencia Artificial incluyendo convocatorias de Red.es sobre supercomputación y proyectos de innovación.

Dentro de los ministerios con más de 100 millones de gasto de fondos europeos encontramos también a Cultura y Deporte con 110,4 millones. De este dinero, el Instituto Nacional de las Artes Escénicas y de la Música recibió 16,4 millones, el impulso de la competitividad y las industrias culturales se llevó 23,9 millones, y las transferencias a comunidades autónomas consumieron 51 millones.

Ciencia e Innovación se llevó 106,9 millones de los que 21,9 millones fueron a la Agencia Estatal de Investigación, 80,3 millones a Planes complementarios con Comunidades Autónomas y 9,9 millones al Consorcio Laboratorio de Luz Sincrotrón. El Ministerio de Trabajo se quedó con 69,2 millones de los que 68,4 millones correspondieron a transferencias al Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE).

Fondos europeos recibidos

Por otro lado, los datos de cierre de junio de la Intervención General de la Administración del Estado indican que existen autorizaciones para gastar 14.574 millones de fondos europeos, aunque en la práctica este dinero solo corresponde a convocatorias lanzadas o anunciadas. 

España ya ha recibido 9.000 millones como anticipo de los fondos europeos en verano del año pasado y a finales del mismo se aprobaron otros 10.000 millones. A finales de julio se aprobó el pago de otros 12.000 millones que se habían solicitado dos meses antes y se deberían recibir otros 6.000 millones antes de que finalice el año. 

Pese a ello, el Gobierno ha consignado otros 27.000 millones de fondos Next Generation en los PGE de 2023 con lo que el próximo año se agotarán completamente los 77.000 millones de ayudas dispuestas por la UE. En 2021 se consignaron 26.000 millones y en 2022 otros 28.000. Esto no significa, sin embargo, que el dinero llegue a las empresas sino que simplemente son recursos que se incluyen como gasto en los Presupuestos.

También te puede interesar
Publicidad
MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Mostrar contraseña
Mostrar contraseña

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D