The Objective
Publicidad
Economía

Cristina Oria: «Para montar un negocio, hay que creer en tu idea y casarse con ella»

La empresaria es la cara inconfundible de una sociedad con tiendas, restaurantes, servicios de catering y productos gourmet a domicilio

Cristina Oria: «Para montar un negocio, hay que creer en tu idea y casarse con ella»

Aunque Cristina Oria nunca pensó que algún día crearía su propia empresa, el destino tenía otras planes. De hecho, cuando decidió empezar a vender foie gras a domicilio, lo hizo más como un proyecto personal que esperando dirigir en el futuro una compañía de éxito. Sin embargo, 12 años después, y gracias en parte al apoyo de su marido Alvaro Corsini, Cristina Oria es el nombre inconfundible de una empresa que no solo tiene tiendas y restaurantes, sino que también se encarga de ofrecer servicios de catering, eventos, productos gourmet a domicilio e incluso un libro de recetas. Todo ello sin olvidar su particular forma de ver la vida, en la que se mezclan trabajo, placer y familia, y que les ha convertido en los auténticos reyes del gourmet en España.

Oria es uno de los protagonistas del podcast Así empecé, creado por Arcano Partners. Esta serie de entrevistas tiene como objetivo acercar al oyente las historias de personas que tuvieron una idea, un sueño, de crear o mejorar algo, y que a base de ingenio, determinación y pasión consiguieron sacar adelante. En definitiva, son historias de emprendedores contadas por ellos mismos.

Puede que ahora sea evidente que Cristina Oria llevaba la vocación empresarial en la sangre, pero al principio no lo veía tan claro. «Vengo de una familia muy trabajadora, así que cuando me casé con Álvaro le dije que no me dejara montar mi negocio propio. Yo quiero trabajar para otro, porque mi madre ha currado mucho y yo quiero vivir para mi familia» asegura, explicando cómo al principio se dedicaba a la consultoría estratégica. Sin embargo, varios problemas médicos le obligaron a tomarse un respiro en el que se fue a París junto a Corsini, que tenía que trabajar allí. Fue entonces cuando descubrió verdaderamente el que sería el negocio de su vida.

«Si me hubieses preguntado de pequeña, te hubiese dicho que iba a ser médico o inspectora de hacienda. Pero en Francia descubrí el Cordon bleu [servicio gourmet a domicilio] y vi que eso no existía en España, comida para llevar de buena calidad enfocada a un lujo en gastronomía», cuenta. Pero sería una cuñada suya la que le diera el empujón definitivo: cuando Oria trajo un foie gras elaborado por ella a una comida familiar, esta se deshizo en elogios. «Entonces dije, vamos a ver qué tal, vamos a empezar a hacer paquetitos», explica, asegurando que en cuanto volvieron a Madrid montó un doble negocio de venta de este producto y también de alta cocina en catering.

El punto de inflexión llegó en 2011, cuando Oria gana el concurso de tapas de Madrid Fusión precisamente con su famoso foie. «Había ido yo sola y cuando vi que gané, estaba sin un solo amigo en el público y me tenía que llevar los 3.000 euros en cerveza del premio a casa» recuerda entre risas. A partir de ahí, todo fue hacia arriba: abrieron un obrador, empezaron a repartir comida a domicilio… Ante la tendencia ininterrumpida al alza, en 2016 Álvaro Corsini decide meterse también en el negocio familiar. «Me hizo el lío, me dijo que teníamos que montar un sitio donde probar el foie y ahora tenemos restaurantes que solo cierran tres días al año» asegura Oria.

La empresaria madrileña tiene, eso sí, consejos para los que quieren emprender. «Nunca hay que emprender para vivir mejor. No hay peor jefe que uno mismo, así que es necesario creer en tu idea y casarte con ella. Yo pienso mucho más en mi negocio que en Álvaro y le cuido mucho más» admite.

De hecho, la primera tienda, la de la calle Villanueva en Madrid, era un experimento al principio, pero enseguida se convierte en un local de moda. «Teníamos muchos nervios, pero la gente nos sorprendió muchísimo. El boca a boca es muy importante, aunque ahora el trabajo lo hagan las redes sociales, pero para nosotros fue clave», cuenta Corsini. Pronto llegaría un segundo local en la calle Ortega y Gasset, nada más y nada menos que junto al mítico Vips de Lista. Y a partir de ahí, ya llegó el bombazo, que ahora se ha convertido, según Oria, «en nuestra gallina de los huevos de oro». Ahora ya tienen hasta un huerto propio, como relata en Así empecé, pero no se cierran puertas: «el futuro puede deparar cualquier cosa».

Envía el primer comentario
También te puede interesar
Publicidad
MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Mostrar contraseña
Mostrar contraseña

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D