The Objective
Publicidad
Economía

La construcción de viviendas se desmorona por el encarecimiento de los costes

La edificación de inmuebles está aún a un nivel un 10% inferior a la época prepandemia y no es suficiente para atender a la demanda de pisos

La construcción de viviendas se desmorona por el encarecimiento de los costes

Viviendas en construcción | Europa Press

La construcción de viviendas en España se desmorona como consecuencia del encarecimiento de los costes, afectados por la crisis de los suministros y la crisis energética tras la guerra de Ucrania. El sector inmobiliario, que es un puntal fundamental de la economía de nuestro país junto al turismo, ha frenado su recuperación postcovid y ralentiza su actividad mes tras mes. Detrás de esta desaceleración se encuentra, según un informe al que ha tenido acceso THE OBJECTIVE del servicio de estudios de Caixabank, el «fuerte» incremento de los precios de los materiales para la edificación.

En concreto, en junio el encarecimiento en la construcción se situaba en un 18% en términos interanuales. Un alza que es muy superior al que están experimentando de media la inflación, ligeramente por encima del 10%, y que está suponiendo un varapalo para la reactivación de una industria tan esencial para el Producto Interior Bruto (PIB). Eso sí, en dicho mes los costes habían moderado ligeramente su ascenso con respecto a mayo, cuando éstos habían crecido un 19,5%.

En este escenario, de acuerdo con los datos del documento de Caixabank Research, la oferta de viviendas nueva «sigue siendo muy limitada» e inferior a las necesidades de los ciudadanos, que están demandando inmuebles tanto para inversión como para habitar en ellos. Así, destaca que el volumen de visados para la construcción de pisos en los cinco primeros meses de 2022 no ha alcanzado los niveles precovid, ya que está a un 9,6% de los expedidos en el mismo periodo de 2019.

109.000 viviendas en doce meses

En doce meses, subraya, la edificación de inmuebles apenas fue de 109.000 unidades, una cantidad que está muy por debajo de las 180.000 hogares que se han creado prácticamente en el mismo tiempo. Familias que que tienen que acudir al mercado de segunda mano para poder tener viviendas en propiedad o alquilar un inmueble.

Las perspectivas para el sector no son nada halagüeñas, a pesar de que recientemente los costes se han moderado ligeramente como consecuencia de la caída de los metales industriales en los mercados internacionales. El servicio de estudios de Caixabank apunta a que «el menor crecimiento y la mayor incertidumbre no favorecerán la recuperación de la oferta».

Una coyuntura que pesará también sobre la demanda de inmuebles. Los expertos coinciden en señalar que la compra de viviendas se desacelerará más de lo que ha hecho en los últimos meses, aunque las operaciones de viviendas mantendrán crecimientos positivos. Desde que estalló la pandemia, las transacciones ha vivido una época dorada, impulsadas también por unos tipos de interés que estaban en negativo.

Desde abril, el euríbor ha entrado en positivo y ha experimentado una remontada espectacular como consecuencia de las subidas de tipos por parte del BCE y las previsiones sobre nuevos movimientos del organismo monetario. Este factor añadirá presión a las compras de viviendas, ya que la financiación se encarecerá. Los bancos ya han elevado los precios un 27% en las nuevas hipotecas para ajustarse a las tasas oficiales.

En julio, según el INE, el número de compraventas creció un 8,0% interanual frente al auge del 23,2% interanual en el primer semestre del año. Caixabank Research considera que en los próximos trimestres «algunos de los factores que han estimulado la demanda recientemente perderán cierto impulso», entre ellos los tipos de interés y la pérdida de poder adquisitivo por el alza de la inflación.

Todo este entorno ya está haciendo mella en los precios de los inmuebles. El precio de la tasación de viviendas libres avanzó en el segundo trimestre apenas un 0,4% intertrimestralmente. En los primeros tres meses de 2022, este parámetro fue del 2,4%. Pero, no en todas las regiones el precio de los pisos se ha contendido de la misma manera.

El informe del grupo bancario refleja que en Madrid se ha encarecido un 9% en tasa interanual, mientras que en Navarra e Islas Baleares lo ha hecho en casi un 8%. En Murcia, Cantabria y el País Vasco, por ejemplo, el crecimiento es inferior al 3%, frente a la media nacional del 5,5% año contra año. El documento hace hincapié en que «sorprenden» los casos de Madrid y Navarra, ya que son las regiones con menor crecimiento de las compraventas en lo que llevamos de ejercicio.

Envía el primer comentario
También te puede interesar
Publicidad
MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Mostrar contraseña
Mostrar contraseña

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D