The Objective
Publicidad
Economía

Los bancos encarecen un 27% el precio de las hipotecas nuevas tras la escalada del euribor

Las entidades llevan al 1,91% el tipo de interés medio al que suscriben estos préstamos, una tasa que seguirá aumentando en los próximos meses

Los bancos encarecen un 27% el precio de las hipotecas nuevas tras la escalada del euribor

Los presidentes de Caixabank, José Ignacio Goirigolzarri; del Santander, Ana Botín; y de BBVA, Carlos Torres | Efe

Los bancos han encarecido ya un 27% el precio al que están comercializando las nuevas hipotecas tras la escalada del euribor a zona de máximos de diez años y el alza de los tipos oficiales por parte del BCE. Las entidades han venido elevando el interés medio al que suscriben los préstamos para la adquisición de la vivienda hasta el 1,91%, un porcentaje que incluye todas las comisiones aparejadas a la contratación.

Esta tasa, que es la reclamada por los bancos en las hipotecas en julio, seguirá aumentando en los próximos meses, según señalan fuentes del sector a THE OBJECTIVE. Se espera que el organismo monetario europeo continúe con su política restrictiva para contener la inflación. Se espera que el euribor escale hasta más allá del 2% a principios de 2023. En agosto cerró en el 1,25% tras remontar con fuerza en las últimas semanas, ante las expectativas de que el BCE eleve en la próxima reunión más de los previsto el precio oficial (0,75% frente al 0,50% estimado).

Las últimas declaraciones públicas de responsables de la institución comunitaria, en las que se apunta se sacrificará la economía para frenar el IPC, han dado alas al euribor, que llevaba dos meses de cierta contención tras el avance desbordado de primavera. La sensación del mercado ahora es diferente a la de principios de agosto, cuando había dudas sobre la estrategia del BCE para evitar una recesión en el Viejo Continente.

El coste de las hipotecas escala a niveles precovid

Con la subida de los tipos en las hipotecas, los bancos dejan completamente atrás los descensos continuados en el precio de este producto desde que comenzara la pandemia. Las entidades habían reducido considerablemente las tasas de estos créditos, ya que estaban siendo uno de los motores de su actividad desde entonces ante el auge del sector inmobiliario por la demanda de los clientes. Antes de la invasión de Ucrania y de que comenzara el alza del euribor, el interés que se exigía por un préstamo para vivienda era del 1,5%. Ahora ya se sitúa en los niveles que reclamaban antes del coronavirus.

Los bancos, como consecuencia del cambio de escenario y la vuelta de los tipos al terreno positivo, han modificado radicalmente su política comercial y están incentivando las hipotecas variables. En los últimos ejercicios habían potenciado la venta de préstamos a tasas fijas. Tan es así, que algunas entidades han dejado de promocionar estas últimas. El resto, por norma general, han elevado sus tipos, como el Santander, y han rebajado los diferenciales de aquellas que están vinculadas al euribor.

Los banqueros esperan que el encarecimiento de los préstamos ralentizará el crecimiento que está experimentando las hipotecas, un factor al que se une la incertidumbre sobre la economía y el menor poder adquisitivo por la inflación. No se descarta que España vaya a entrar en recesión a finales de año o principios de 2023.

El alza del euribor, de igual manera, está afectando de lleno también el coste de la mayor parte de las hipotecas que ya estaban constituidas. El 70% del total de estos préstamos -que son los que están referenciados a este indicador-están sufriendo en sus revisiones incrementos relevantes. Las cuotas de los créditos que se actualicen en octubre subirán en unos 120 euros al mes de media, de acuerdo con la cotización del índice este mes de agosto.

Gracias este ascenso y los avances esperados, los bancos van a ingresar en dos años 7.500 millones extra por lo que reciben por las hipotecas y otro tipo de financiación. Un dinero que dependerá de la evolución del euribor y la estrategia que finalmente adopte el BCE. Si bien, casi la mitad de este dinero adicional irá a parar a las cuentas del Estado. El Gobierno ha propuesto un impuesto especial a la banca por importe de 3.000 millones con la justificación de que van a aumentar su facturación gracias a la subida de los intereses en las hipotecas.

El gravamen, según la propuesta lanzada en el Congreso por el PSOE y Podemos, tendrá que ser abonado por las principales entidades que operan en el sector. Pero no por todas ellas. ING, por ejemplo, escapa de esta obligación al no estar incluido en los criterios del mismo.

Los bancos afectados están intentando paralizar la puesta en marcha de este impuesto o reducir su factura a través de distintas vías. Se plantean llevarlo al Tribual Constitucional y reclamar que no sea tan discriminatorio. Estudian solicitar que ING y otros grandes grupos que también se beneficiarán de la subida del euribor por su peso en el mercado hipotecario o en el crédito al consumo también tengan que asumirlo a través de una modificación de las condiciones hasta ahora establecidas.

También te puede interesar
Publicidad
MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Mostrar contraseña
Mostrar contraseña

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D