The Objective
Publicidad
Economía

El euribor se estanca en el 1% y da un respiro a las cuotas de las hipotecas variables

El indicador de los préstamos lleva congelado casi dos meses tras la remontada registrada en la primavera como consecuencia de la escalada de la inflación

El euribor se estanca en el 1% y da un respiro a las cuotas de las hipotecas variables

Logotipo del euro frente a la sede del BCE | Europa Press

El euribor se ha estancado en torno al 1%, lo que supone un cierto respiro para la mayor parte de las hipotecas constituidas en España. El principal indicador para los préstamos a la vivienda lleva ya casi dos meses cotizando en este nivel, tras la remontada espectacular que registró entre marzo y junio, cuando pasó del terreno negativo hasta los niveles actuales.

Fuentes del mercado indican a THE OBJECTIVE que este estancamiento, que comenzó hace siete semanas con un frenazo en su escalada, podría continuar en el tiempo. Y estiman que la subida no será tan abrupta en lo que resta de ejercicio como se pronosticaba en primavera.

La incertidumbre sobre la evolución de la economía en Europa, como consecuencia de una inflación disparada, es el factor que ha llevado al euribor a moderar sus pasos. La probabilidades de que el Viejo Continente entre en recesión, como ya lo ha hecho EEUU, son cada vez más altas. Una circunstancia que aleja incrementos del precio oficial del dinero por parte del BCE en el tiempo para contener el IPC. Hay que tener en cuenta que el euribor anticipa dichos aumentos y éstos, cuánto más profundos sean más debilitan el crecimiento de la economía.

El BCE subió los tipos de interés a mediados de julio al 0.5%, tal y como se pronosticaba, y dejó claro que en septiembre llevaría a cabo un nuevo movimiento al alza. A partir de ahí, ahora existen dudas sobre las decisiones que adoptará el organismo monetario para contener los precios en la eurozona. Todo dependerá de cómo evolucione la inflación y la desaceleración.

Las expectativas sobre el euribor vuelven a su casilla de salida

Las expectativas sobre el euribor, en este escenario, han vuelto a su casilla de salida. En los primeros compases tras la guerra de Ucrania, que estalló en febrero, todo apuntaba a que este indicador escalaría hasta finales de 2022 hasta el entorno del 1,5%. Meses después, las estimaciones empeoraron y llegaron hasta casi el 2%. En estos momentos, se espera que llegue a los niveles previstos tras la invasión rusa. Ya para finales 2023, los cálculos recientes atisban que el euribor alcanzará la cota del 2%.

Pese al estancamiento, que se refleja en las cotización diarias, las cuotas de las hipotecas registrarán en los próximos meses un encarecimiento significativo, debido a que las revisiones se efectúan cada seis o 12 meses. Eso sí, será de menor intensidad a lo que se vaticinaba hace tan solo dos o tres meses. Un préstamo medio experimentará una subida de entre 1.000 y 1.400 euros al año.

La espectacular escalada del euribor desde la invasión de Ucrania ha cambiado el panorama de las hipotecas en nuestro país. Los titulares de créditos variables han acudido en masa a los bancos para cambiar las condiciones y pasarlos a intereses fijos, ante la mayor seguridad que ofrecen estos últimos. El portal iAhorro ha calculado que los que firmaron un préstamo entre 2010 y 2017 podrían reducir el coste en cerca de 3.000 euros al año al hacer esta modificación. El 80% de los contratos están referenciados en España a este indicador.

Las entidades, por su parte, han potenciado la venta de hipotecas variables. Hasta entonces, como consecuencia del euribor en negativo, habían incentivado la comercialización de las fijas. Desde que estalló el conflicto y la inflación empezó a dispararse dieron un giro a la estrategia y comenzaron a rebajar el precio de los préstamos vinculados al euribor y a aumentar el coste de los productos con tasas inamovibles de por vida.

El objetivo de los bancos, con este movimiento, es conseguir una mayor rentabilidad en el futuro por la comercialización de las hipotecas ante la nueva coyuntura. En la actualidad, algunas entidades ofrecen hipotecas variables con diferenciales sobre el euribor por debajo del 0,7%, según sus escaparates, mientras que la práctica totalidad del sector ha elevado hasta más del 2% los tipos fijos. En algunos casos, esta tasa sobrepasa el 3%.

Pese a la remontada del euribor el mercado hipotecario y de la vivienda continúa creciendo a buen ritmo. El sector financiero, eso sí, considera que tras el verano comenzará a reducir su velocidad, aunque confía en que mantenga su progresión, sobre todo porque los inmuebles son un valor refugio en tiempos de incertidumbre y volatilidad. Y porque los españoles siguen elevando su ahorro pese a las dificultades.

Envía el primer comentario
También te puede interesar
Publicidad
MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Mostrar contraseña
Mostrar contraseña

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D