The Objective
Publicidad
Economía

Bankinter asume un roto patrimonial de 55 millones por el desplome de Línea Directa

El banco ajusta la valoración de su participación en su capital como consecuencia del hundimiento de la aseguradora en Bolsa este año, que es del 43%

Bankinter asume un roto patrimonial de 55 millones por el desplome de Línea Directa

Un cartel de Línea Directa | Línea Directa

Bankinter ha asumido un roto patrimonial de unos 55 millones de euros por el hundimiento en Bolsa de Línea Directa, compañía de la que conserva el 17,4% del capital tras sacarla al mercado para repartirla entre sus accionistas en la primavera de 2021. El banco ha tenido que deteriorar la valoración de su participación en los nueve primeros meses del año, lo que le ha supuesto una merma de 15 puntos básicos en su ratio de solvencia de máxima categoría.

La entidad ha tenido que realizar este ajuste como consecuencia del desplome que está experimentando la acción. Según las cifras de Infobolsa consultadas por THE OBJECTIVE, Línea Directa acumula una caída del 43% en los que llevamos de 2022. Un auténtico calvario que se debe, de acuerdo con los analistas, al incremento de los siniestros tras la reactivación de la movilidad tras la parálisis de los peores momentos de la pandemia.

De hecho, el aumento de los accidentes y los partes está detrás del descenso de los resultados que está presentando en los últimos trimestres la aseguradora participada por Bankinter. Hasta septiembre, Línea Directa ha registrado una merma de sus beneficios del 32%, hasta los 58 millones.

La participación de Bankinter se reduce a 170 millones

Estas cuentas y las perspectivas de que no mejoren en el medio plazo están impactando de lleno en su cotización. Un hecho que ha reducido la capitalización de los algo más de 1.700 millones de principios de enero a los 975 millones actuales. La participación de Bankinter está valorada ahora en unos 170 millones, frente a los 300 millones de finales de 2021.

La entidad liderada por María Dolores Dancausa decidió llevar a cabo la escisión de Línea Directa y repartir sus títulos entre sus accionistas a través de su colocación en Bolsa con el fin de centrar su negocio en el mundo estrictamente bancario y mejorar con la operación su política de dividendos. Este plan supuso para Bankinter la pérdida de un 20% de sus ganancias. Un pérdida que está camino de recuperar con el aumento de sus ingresos y actividad. Bankinter se ha comprometido a alcanzar en 2023 los 550 millones que cosechaba antes de segregar la aseguradora.

El mercado está castigando la acción de Línea Directa por su elevada exposición al segmento de automóviles, una actividad que está reduciendo su rentabilidad por el aumento de los siniestros. La nueva consejera delegada, Patricia Ayuela, aseguró este viernes que la compañía no está preocupada por el desplome bursátil, ya que «los fundamentales del negocio son extremadamente sólidos».

Los expertos dudan de que la aseguradora participada por Bankinter pueda alcanzar el objetivo de facturación de los 1.000 millones en el corto plazo, debido a la siniestralidad y al aumento de los costes por la inflación. Dos factores que la firma no podrá compensar con el incremento de los ingresos financieros tras la abrupta subida de los tipos de interés. La firma está intentando diversificar su negocio, con una potenciación de las pólizas de hogar y un impulso de los seguros de salud.

Ayuela considera que la compañía «está creciendo» y ganando en eficiencia, una situación que «a medio plazo se reflejará en el beneficio y en la cotización de la acción». «Es el mejor momento para invertir a Línea Directa porque yo creo que nuestro recorrido al alza es enorme», indica.

Bankinter no es el único gran accionista que se viendo afectado por la evolución negativa en el mercado de la aseguradora. El mayor accionista es Cartival, sociedad de Emilio Botín, que tiene un 19,1% del capital. Un porcentaje de títulos que percibió como consecuencia de la escisión y posterior debut bursátil. Otro de los mayores socios de Línea Directa es el empresario asturiano Fernando Masaveu, que controla el 5,28%.

Dos fondos de inversión aparecen también entre los principales accionistas de la compañía, según las cifras de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). Se trata de Invesco, que tiene un 2,5% del capital de la participada de Bankinter, y Lazard, que posee un 3,2%.

Por su parte, Fidelity ha decidido reducir drásticamente su peso en la aseguradora a lo largo del presente ejercicio ante las malas perspectivas. Esta gestora de fondos, que llegó a tener un 3% del capital, en la actualidad dispone de menos de un 1%. En junio, según la última posición comunicada al regulador de los mercados, Fidelity atesoraba un 0,96% de las acciones de Línea Directa.

También te puede interesar
Publicidad
MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Mostrar contraseña
Mostrar contraseña

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D