El Ayuntamiento de Palma quita la calle a tres almirantes del S.XIX por considerarlos «reminiscencias del fascismo»

Sociedad

El Ayuntamiento de Palma quita la calle a tres almirantes del S.XIX por considerarlos «reminiscencias del fascismo»
Foto: Cati Cladera| EFE

El Ayuntamiento de Palma, donde gobierna el PSOE con el apoyo de Unidas Podemos y los nacionalistas de Més, ha anunciado que se cambiará el nombre a 12 calles de la capital balear, de acuerdo a la Ley de Memoria Histórica aprobada en el Parlament en 2018. Según el Consistorio, las renombrará para erradicar del callejero las reminiscencias del franquismo y del «fascismo». Sin embargo, la polémica ha estallado después de que se incluyera también el nombre de tres almirantes de la Armada española de los siglos XVIII y XIX.

Los detalles: Ciudadanos ha sido uno de los partidos que ha denunciado la «barbaridad histórica» de calificar de franquistas y fascistas tanto a los almirantes Churruca y Gravina (que lucharon en la batalla de Trafalgar en 1805) como a Cervera, que participó de forma destacada en la batalla de Cuba en 1898.

Por su parte, el Ayuntamiento alega que las calles fueron nombradas en homenaje a tres buques de guerra que participaron en la Guerra Civil, actuando en el bando franquista. Sin embargo, estos barcos habían sido nombrados a su vez en honor a los marinos españoles en los años previos a la guerra española de 1936.

El partido naranja ha pedido al alcalde de Palma, José Hila, que instale un «contador de barbaridades históricas» junto al contador de árboles que se plantan y que está situado en la Plaza de España.

La portavoz municipal de Cs, Eva Pomar, comprende que se retire el nombre de calles relacionadas con el franquismo, pero no el de tres almirantes de los siglos XVIII y XIX que no conocieron el fascismo y que se les califica de «franquistas». Se trata, ha defendido, de tres «héroes nacionales de la Armada española».

«Estos almirantes no tienen la culpa de la Guerra Civil, ni de la llegada del fascismo a España», ha argumentado Pomar, que también ha considerado que cambiar «la calle Toledo» al asociarla con el franquismo es una «falta de respeto» con esta ciudad y sus ciudadanos. «Solo nos queda sentir vergüenza por la incultura del equipo de gobierno», ha lamentado.