Torra acepta retirar los lazos amarillos pero estudia una alternativa simbólica

Mundo ethos

Torra acepta retirar los lazos amarillos pero estudia una alternativa simbólica
Foto: Manu Fernandez

El Síndic de Greuges (Defensor del Pueblo en Cataluña), Rafael Ribó, ha recomendado este miércoles al presidente de la Generalitat, Quim Torra, que retire los lazos amarillos y la simbología partidista durante el periodo electoral, en cumplimiento con el requerimiento de la Junta Electoral Central (JEC). Torra ha expresado en un comunicado su «respeto a la institución de la Sindicatura de Greuges» como «organismo independiente y propio de Cataluña», pero ha reiterado que «no da ni dará ninguna orden como le había la Junta Electoral Central» y estudia sustituir los lazos por una alternativa simbólica.

Esta alternativa simbólica podría pasar por colocar, en lugar de los lazos amarillos y las esteladas, flores, adhesivos u otros elementos de color amarillo en los edificios de la Generalitat, según han informado a Efe fuentes de varias consejerías.

Ribó ha comunicado este miércoles el informe que ha elaborado para aconsejar a Torra, que se comprometió a seguir sus recomendaciones tras desoír el ultimátum de la Junta Electoral Central (JEC), en el que le recomienda retirar los lazos amarillos de los edificios públicos, pero solo de manera temporal.

«Se trata de una medida temporal que solo tiene vigencia durante el periodo electoral», ha explicado el Defensor del Pueblo. Fuera de este periodo, el Síndic «mantiene el mismo criterio expuesto en una resolución de septiembre de 2018, en la que se había pronunciado en contra de limitar el ejercicio de la libertad de expresión en el espacio público».

Con una resolución del 15 de marzo de 2019, el Síndic recomienda a Torra «adoptar las medidas oportunas para materializar la retirada de los lazos amarillos y esteladas de los edificios públicos de su titularidad».

Además, el Defensor del Pueblo de Cataluña ha aclarado que los funcionarios y el personal de la Administración, tienen garantizado su derecho a la libertad de expresión en el lugar de trabajo, aunque la Administración puede circunscribirlo a determinados espacios en el interior de las dependencias «para asegurar la coexistencia de este derecho con el derecho de la ciudadanía a disfrutar de una administración neutral».

Esta recomendación llega un día después de que Torra decidiera no cumplir el requerimiento de la Junta Electoral Central de retirar el lazo amarillo que cuelga del balcón del Palau de la Generalitat. «El lazo amarillo no es un símbolo partidista, es un símbolo contra la represión, de libertad de expresión, así lo entiende el presidente Torra y así lo entendemos todos los consellers», dijo la portavoz del Govern, Elsa Artadi, en una rueda de prensa.

Una negativa de Torra a retirar la simbología podría acarrear su inhabilitación si se le considerase responsable del delito de desobediencia ya a apuntado por la Junta Electoral Central. En concreto, el artículo 410 del Código Penal prevé «multa de tres a 12 meses e inhabilitación especial para empleo o cargo público por tiempo de seis meses a dos años» por el delito de desobediencia por parte de una autoridad pública a resoluciones judiciales.