Roberto Herrscher

Antes de las pateras, las carabelas

Antes de los soldados habían llegado los hombres blancos de traje y maletín. En la República Centroafricana, en el Congo, en Ruanda, compraban sus valiosas materias primas a precio de saldo y vendían sus baratijas a precio de oro.

Opinión

Antes de las pateras, las carabelas
Roberto Herrscher

Roberto Herrscher

Periodista, licenciado en sociología y profesor universitario. Master en Periodismo por la Universidad de Columbia y posgrado del Instituto para el Desarrollo de Periodismo Internacional de Berlín (IIJB), reside en Barcelona, donde dirige el Master de Periodismo BCNY.

Antes de los soldados habían llegado los hombres blancos de traje y maletín. En la República Centroafricana, en el Congo, en Ruanda, compraban sus valiosas materias primas a precio de saldo y vendían sus baratijas a precio de oro.

¿Cuántas veces hemos visto esta imagen? Cabizbajos, vencidos, agotados, los inmigrantes han sobrevivido a la patera y su drama no ha hecho más que empezar. Altivo y uniformado, el hombre blanco los observa. Los cuenta. Los mide.

Esta foto ilustra la noticia de que Interpol ha lanzado un plan para “desmantelar las redes ilegales antes de que las pateras inicien las travesías.”  

Y yo me pregunto: ¿Cuándo es “antes” del viaje de las pateras?

Antes vinieron otros viajes: la mayoría en sentido inverso, de Europa a sus viejas colonias. Desde mediados del siglo XX y hoy mismo viajan a los polvazales de África los soldados de los países ricos, garantes de la paz.  Van a asegurar gobiernos “estables”, o sea defensores de sus propios intereses económicos.

Antes de los soldados habían llegado los hombres blancos de traje y maletín. En la República Centroafricana, en el Congo, en Ruanda, compraban sus valiosas materias primas a precio de saldo y vendían sus baratijas a precio de oro. Hasta las balas y los instrumentos de tortura de los que huyen en pateras vienen de Estados Unidos, de Francia, de España.

Y antes de eso, en los siglos XVI  y XVII, habían llegado los colonizadores. Los que se quedaron con la tierra y empujaron a los locales a desiertos y lodazales. “Huelen mal”, dicen hoy muchos descendientes de estos colonizadores de América, refiriéndose a los indios. Y fueron sus abuelos los que les quitaron el agua y los encerraron en el desierto.

Y antes, mucho antes, habían viajado hacia el oeste tres carabelas: la Pinta, la Niña y la Santa María, tan frágiles y cargadas de desesperados y hambrientos como las de hoy. Eran las de Colón. En el Puerto de Palos debían estar sentados los presidiarios que iban a lo desconocido, a las tormentas del mar y al escorbuto. De pie, vigilándolos, debían estar los hermanos Pinzones. ¿No llegaron ellos a América como inmigrantes sin papeles?

Ahora me pregunto, ¿hasta dónde les parece que hay que remontarse para buscar, como quiere Europol, desmantelar las “redes ilegales antes de que las pateras inicien su travesía”? 

    

Contexto

    Más de este autor

    Roger Moore y los actores de nuestra vida

    Uno no elige a su agente 007. Es el que le toca a su generación. La generación de mi padre creció con el James Bond del elegante y desacomplejado Sean Connery. La de mi hijo, con el complejo, traumatizado, posmoderno Daniel Craig.

    Opinión

    Treinta mil

    Te queman la casa. Te tiran el auto al mar. Te roban todo lo que tienes. Esconden los documentos. Te niegan la información del catastro, de tu situación laboral y fiscal. Y te hacen responsable de decir exactamente cuánto valía lo que te robaron, lo que te destruyeron, lo que te escondieron. Y si das un número aproximado, te acusan de no decir con exactitud cuánto fue. “Está diciendo más; es que quiere ganar plata con esto. Calcula en su beneficio”.

    Opinión

    Más en El Subjetivo

    Daniel Capó

    Ser padres

    «La paternidad consiste en volver a aprender para terminar sabiendo algo más que al principio»

    Opinión