Jose Maria Inigo

Chinos, políticos y negros

Los chinos, que son muy puntuales para estas cosas, celebran el día 31 el principio de su Año del Caballo, que significa un período de virtud y talento.

Opinión

Chinos, políticos y negros

Los chinos, que son muy puntuales para estas cosas, celebran el día 31 el principio de su Año del Caballo, que significa un período de virtud y talento.

Los chinos, que son muy puntuales para estas cosas, celebran el día 31 el principio de su Año del Caballo, que significa un período de virtud y talento. Si es así, se entiende. Toda la virtud y el talento que un día se paseaban por estos lares, han emigrado al país del cerdo agridulce y la ternera con salsa de setas. Así estamos nosotros. De escándalo en escándalo, con la bandera de la corrupción ondeando al viento, sin que los cimientos de este país llamado España se tambaleen haciendo saltar la escala del tal Richter.

Lo peor de todo es que los de a pie, es decir, la mayoría de nosotros, hemos comenzado a desconfiar de los políticos. De los que mandan y de los que tuvieron en su mano el poder. De todos. Cierto es que así pagarán justos por pecadores, pero esto es como es. ¿Dónde están las soluciones que esgrimían en período electoral los políticos ganadores? Se han esfumado.

Y mientras en África los niños se mueren de hambre y sed sin que esto les quite el sueño a los poderosos, ni a las Naciones Unidas, comienza en Nuremberg, Alemania, la Feria Internacional del juguete con 2.700 expositores de 65 países. ¿Alguien pensará en algún momento en los millones de niños que nunca han tenido un juguete?. No hay nada como mirar hacia otro sitio, evitando así la contemplación de la tragedia. Será que es cierto lo de aquel bolero famoso:”Dicen que la distancia es el olvidoooo…”  Esos niños famélicos, de piel negra y rodeados de moscas, están ciertamente muy lejos. Demasiado. Reconozcámoslo. Para nosotros que vivimos, a pesar de la crisis, en un mundo nuevo, limpio y sin la miseria más espantosa a las puertas de nuestras casas, lo que les sucede a esa pobre gente, es como si no existiera. 

 

Más de este autor

No son de aquí

En esta parte del mundo, nos quejamos de los malos tiempos que nos están tocando vivir. Es el Apocalipsis de la crisis económica, la corrupción y el paro. Comparado con las desgracias de otros lugares, nada.

Opinión

Levántate y anda

En la calle, lo de siempre. Las radios anunciaban esta mañana de que una de cada cuatro familias está en el umbral de la pobreza.

Opinión

Más en El Subjetivo

David Mejía

Superliga

«Nadie se despide elegantemente de sus privilegios. Pero las soflamas marxistas, viniendo de quienes han vivido como reyes gracias a que el fútbol era el negocio más lucrativo de la Tierra, son cuestionables»

Opinión

Jordi Bernal

Una épica gris

«La ciudadanía necesita un proyecto político que cambie de opinión según los dictados de la realidad y que recupere para el odioso marketing político la actitud artesanal del ‘háztelo tú mismo’ punk»

Opinión

Pilar Marcos

Un espía en la alcantarilla

«La decisión política del Gobierno de Isabel Díaz Ayuso de evitar a toda costa cierres totales e indiscriminados tiene así en el Vigía una herramienta científica de apoyo»

Opinión