The objective

El Subjetivo

Opiniones libres de algoritmos

Opiniones libres de algoritmos

El jeroglífico

Si algo ha quedado demostrado este domingo es que Pedro Sánchez e Iván Redondo acertaron de lleno con su estrategia política

Foto: Juanjo Martin | EFE

Si algo ha quedado demostrado este domingo es que Pedro Sánchez e Iván Redondo acertaron de lleno con su estrategia política. El éxito de Vox en Andalucía les permitió agitar el fantasma de la ultraderecha y, con ello, neutralizar la cuestión nacional que había sido uno de los factores de la irrupción meridional del partido de Abascal. Por su parte, el minucioso tratamiento judicial del procés ha reforzado la impresión de que el Estado tiene el problema bajo control y muchos votantes habían desviado su atención de Cataluña. De repente, las elecciones se jugaban en el terreno clásico de la confrontación entre izquierda y derecha, con el añadido emocional del miedo a algún tipo de fascismo: una bestia que ha resultado ser imaginaria y quizá nunca existió. Pero la izquierda se movilizó y la fragmentación del bloque de centro-derecha hizo el resto: quienes hablaban del «efecto Andalucía» no se habían molestado en estudiar el sistema electoral español y sus famosos efectos desproporcionales. De paso, Sánchez completa su itinerario épico y no solo legitima su posición al frente del gobierno, sino que se sitúa a la cabeza de la socialdemocracia europea: se dice pronto.

Dicho esto, la interpretación del resultado es harina de otro costal. Y ello porque, como hablaba yo hace unos días con el filósofo Santiago Gerchunoff, el voto es una herramienta de notable inexpresividad: una acción de rango corto o que dice pocas cosas. Hablar de la «voz del pueblo» o decir que «los españoles han decidido» no es más que invocar ficciones necesarias. Sabemos cuán reforzado o maltrecho, en relación a sus expectativas, queda cada líder. Pero no sabemos qué gobierno podrá formarse ni -sobre todo- con qué contenidos.

Parece claro, sí, que una mayoría de españoles se ha movilizado para frenar una posible deriva ultraderechista. En cambio, no sabemos lo que quieren hacer con el problema catalán ni lo que piensan de la desaceleración económica. ¡Ni podemos saberlo! Se ha votado contra el otro; como casi siempre o quizá como nunca. Ahora se trata de discernir qué puede construirse con el otro; y con cuál. Ahí estará la clave de la conversación política de las próximas semanas, sin olvidar el papel que jugará de manera implícita la reforzada pugna en el interior del centro-derecha tras el estrepitoso fracaso del debutante Casado. Irónicamente, Sánchez ha creado aquí un precedente poco alentador: puso al partido por delante del país al negarse a investir a Rajoy y el tiempo le ha dado la razón realineando a su partido con el país. Relativamente, claro: se trata de un tercio del electorado. Pero eso, en los tiempos que corren, es un tesoro.

Una sociedad políticamente fragmentada, pues seguimos estándolo a pesar del éxito socialista, debería hacer un uso prudente del capital político que los votantes han empleado en las urnas. Sería hora de detener una campaña electoral ininterrumpida que dura ya demasiados años y reconstruir algunos consensos elementales. Pero no hemos llegado hasta aquí haciendo uso de la prudencia. Así que está por ver si, pese a todo, cambiaremos de canal.

Más de este autor

Pan y luces

"Los centros históricos de nuestras ciudades son, en medida cada vez más alarmante, centros histéricos: lugares de actividad incesante en los que la llamada oferta de ocio debe renovarse sin pausa"

Más en El Subjetivo

Adictos a la desinformación

"La escenificación de una mentira es clave para trasladarla a la escena de lo debatible. Por ello, y conscientes de que la veracidad de sus afirmaciones se mantiene en cuarentena, la ultraderecha suele apostar por la convicción"