Ricardo Dudda

Fact-checking

Los medios crean secciones dedicadas a ello, a menudo para comprobar la veracidad de los del otro bando

Opinión Actualizado:

Fact-checking
Foto: Elijah O'Donnell
Ricardo Dudda

Ricardo Dudda

Periodista y miembro de la redacción de Letras Libres, columnista en El País y autor de "La verdad de la tribu". La corrección política y sus enemigos.

Libertad de expresión es la libertad de expresión de los míos. La presunción de inocencia es la presunción de inocencia de los míos. Los míos son víctimas y héroes a la vez: sufren censura y persecución de sus ideas, el establishment está contra ellos, y a la vez son héroes de la resistencia. En una época de polarización y sectarismo, los intentos de trascender líneas divisorias son loables. Han surgido iniciativas que luchan contra las noticias falsas y los bulos, por ejemplo. Pero pronto el fact-checking se ha politizado y convertido en un arma: los medios crean secciones dedicadas a ello, a menudo para comprobar la veracidad de los del otro bando. Hay medios que revisan con minuciosidad banalidades de los otros y obvian barbaridades de los suyos.

Lo que empezó como algo bienintencionado y necesario (y que medios como Maldito Bulo hacen de manera rigurosa e inteligente) se convierte en un arma partidista. Ocurrió algo parecido con las fake news. Cuando los medios comenzaron a hablar en EEUU del fenómeno de las noticias falsas, los partidarios de Trump y el propio presidente usaron el concepto para atacar a los medios generalistas. CNN, el New York Times y el Washington Post eran las verdaderas fake news. En una época de polarización y populismo, los conceptos se instrumentalizan rápidamente y pierden su significado original. Ahora hacer fact-checking es una manera de dar una pátina de credibilidad y modernidad a un periodismo de baja calidad.

A los periodistas nos encanta psicoanalizarnos. ¿Qué hemos hecho mal? ¿Por qué no hemos llegado a la gente? ¿Por qué dicen que manipulamos si nuestras intenciones son buenas, estamos en el lado bueno de la historia y nos preparamos casi siempre las entrevistas? Hay innumerables casos de partidismo, de periodistas mamporreros y otros que acaban de presidentes de la Generalitat, pero la profesión conserva una autoimagen muy positiva y tiene siempre un blindaje frente a las críticas: criticar al periodismo es degradar la democracia.

Más de este autor

Para cuando vuelva el procés

«Para cuando vuelva el procés, habrá que insistir en lo de siempre. Hay tres cuestiones centrales en el catalanismo que lo son también del independentismo, y que han protagonizado la actualidad en los últimos meses: la lengua, el Estatut y las infraestructuras.»

Opinión

Cancelar el debate sobre la cancelación

«¿Está bien, es moral, es aceptable que en una democracia liberal una persona que tuitea una opinión polémica sea despedido de su empleo solo porque lo ha pedido una turba?»

Opinión

Más en El Subjetivo

Gregorio Luri

Twitter en Pompeya

«Los arqueólogos han sacado a la luz más de 20.000 ‘graffiti’ -¡y los que aguardan!- que nos sorprenden por la familiar trivialidad que encontramos en ellos»

Opinión

Joaquín Jesús Sánchez

Los lloricas

«Seguro que ahora, el buen timonel de la transición estará apenado, sentado en la casa opulenta de algún amigacho, pensando en que los «menores de 40 años solo lo recordarán como el de Corinna, el del elefante y el del maletín». Podría ser peor, majestad, pero es que no nos dejan»

Opinión

Cristina Casabón

Contra la tiranía identitaria, humor

«El humor es lo contrario a la cultura de la indignación, o cancel culture; si nos preocupáramos menos por nuestras identidades o por estar creando universos morales, podríamos ser más libres y escépticos. ‘Woke’ es un libro de humor unido a una ironía feroz sobre el mundo identitario»

Opinión