Pilar Cernuda

La caída de Cayetana

«Quizá Pedro Sánchez entienda que lo mejor para él es romper una coalición que no ha traído más que desgracias a los españoles»

Opinión

La caída de Cayetana
Foto: Juan Carlos Hidalgo| EFE
Pilar Cernuda

Pilar Cernuda

Periodista, vivió la Transición desde el ruedo, no la barrera, y su escepticismo respecto a la clase política actual –con excepciones- es inconmensurable. Y se le nota.

En el 96, cuando ganó por primera vez las elecciones, con una mayoría precaria, Aznar ofreció a Pujol la cabeza de Alejo Vidal Quadras, a la sazón presidente del PP catalán que permanentemente buscaba las vueltas al entonces presidente de la Generalitat Jordi Pujol. A cambio, Pujol dio apoyo a Aznar durante una legislatura muy complicada que sin embargo el ex presidente completó con éxito pues a continuación logró mayoría absoluta.

Pablo Casado hacía semanas que tenía decidido prescindir de Cayetana Álvarez de Toledo como portavoz parlamentaria, y pensaba hacerlo en septiembre dentro de una remodelación de la dirección del PP, con la que pretendía apostar por la moderación, por el centro. Adelantó la decisión de relevar a Cayetana por Cuca Gamarra cuando leyó la entrevista de la portavoz en El País, donde defendía posiciones contrarias a las que defendía el PP y dejaba en entredicho la dirección de Casado y del secretario general García Egea, con el que mantenía un tencontén desde meses atrás que no auguraba nada bueno.

Pertenece al secreto del sumario –por ahora- si la decisión de Casado de relevar a Cayetana está directamente relacionada con una nueva estrategia, visto que el país está como está –mal, el peor momento de su historia democrática- y el presidente del PP puede haber comprendido que su responsabilidad como líder de la oposición es cooperar con el gobierno para sacarnos de una situación de consecuencias amargas, trágicas.

Casado quiere que Sánchez prescinda de Podemos como socio de gobierno, a lo que se niega Sánchez porque Pablo Iglesias es hoy su único sostén, pero si Casado, además de ofrecer la cabeza de Cayetana, que jamás habría aceptado un pacto de Estado Psoe-PP, cambia de rumbo y le indica a Sánchez que está dispuesto a hablar de todo porque es necesario dar un giro de 180 grados a la situación actual, con crisis institucional, sanitaria, económica, política y social, y podría apoyar ese giro apoyando a Sánchez desde dentro o desde fuera del gobierno, quizá Pedro Sánchez entienda que lo mejor para él es romper una coalición que no ha traído más que desgracias a los españoles, pésimos resultados electorales para Podemos y solo regulares para el Psoe.

Más que nunca habrá que estar con los ojos bien abiertos: es posible que se esté abriendo un nuevo escenario en esta España tan golpeada.

Más de este autor

Algo se mueve…

«Al finalizar el debate ha quedado en el ambiente un nosequé que abre la puerta a la posibilidad de que España supere los muchos males que hoy sufre: un gobierno que depende de populistas, independentistas y socios de los terroristas»

Opinión

La hora de la justicia

«Isabel Ayuso no ha dudado en acudir a la Justicia. Y ha hecho bien la presidenta madrileña: solo la Justicia, tal como están las cosas, puede poner a Sánchez contra las cuerdas»

Opinión

Más en El Subjetivo