Ignacio Vidal-Folch

Lo que chirría

A propósito de la gala de los premios Goya que se celebró el pasado sábado, un veterano y conocido locutor de informativos radiofónicos “lo ha petado en las redes”, lo “petó” ayer en las redes, con unas frases que pronunció durante el llamado “comentario editorial” –o sea un discurso que se pronuncia antes de dar paso a las noticias propiamente dichas-.

Opinión Actualizado:

Lo que chirría
Foto: Paul White
Ignacio Vidal-Folch

Ignacio Vidal-Folch

Nacido en Barcelona en 1956, escribe artículos para la prensa y ficciones. Su último libro publicado es la novela "Pronto seremos felices”.

A propósito de la gala de los premios Goya que se celebró el pasado sábado, un veterano y conocido locutor de informativos radiofónicos “lo ha petado en las redes”, lo “petó” ayer en las redes, con unas frases que pronunció durante el llamado “comentario editorial” –o sea un discurso que se pronuncia antes de dar paso a las noticias propiamente dichas-.

Animado por el propósito confeso de “provocar” a la audiencia, el locutor manifestó su extrañeza porque en una gala que suele tener connotaciones políticas y servir como plataforma de las causas más variadas, nadie hubiera dicho ni una palabra, nadie hubiera lucido sobre la solapa del smoking el lacito amarillo que exhiben algunos nacionalistas en Cataluña, y que se dejan atados a vallas y alambradas o, ya en tamaño gigante, se cuelgan en las fachadas de algunos edificios oficiales, para reclamar la libertad de los cuatro dirigentes políticos que se hallan en prisión preventiva por presunta rebelión y malversación de fondos, entre otros delitos.

-Ya para provocar—dijo el afamado locutor-: ¿a nadie le chirría que haya unos tíos en la cárcel en prisión preventiva sin juicio ni nada?… Creo que así tampoco se va a ninguna parte.

Si traigo aquí ese discurso no es, desde luego, con la intención de meter el dedo en el ojo del locutor, que supongo que como todo el mundo unas veces acierta y otras se equivoca; sino porque sirve como ejemplo luminoso del síndrome de la equidistancia bonista: una enfermedad –no sé si infantil o senil— que aqueja a cierto izquierdismo que quiere, por ejemplo, que se respete la ley pero que el malhechor no sea castigado por sus crímenes, ya que el hecho de que lo pase mal un ser humano es una pena, y la cárcel un castigo ciertamente desagradable.

Cuando ese bonismo de los buenos sentimientos exhibidos, que no cuestan nada ni comprometen a nada, ingresa en el campo magnético de los nacionalismos, fácilmente incurre en la irresponsabilidad y en la inopia intelectual. En el caso de nuestro país, quienes incurren en esa irresponsabilidad de la equidistancia bonista –como por ejemplo el señor Iceta cuando en las últimas elecciones autonómicas reclamaba un indulto para quienes aún ni siquiera han sido juzgados— y se arrogan la superioridad de los buenos sentimientos luego suelen pagarlo en las urnas.

O “petándolo en las redes”, que es lo peor de lo peor. Y no sólo en nuestro país: Giscard decía que había ganado a Mitterrand las elecciones de 1974 porque durante el debate en televisión, cuando el líder socialista reclamaba un mejor reparto de la riqueza, que era “casi una cuestión de inteligencia, y también una cuestión de corazón”, supo espetarle: “Señor Mitterrand, usted no tiene el monopolio del corazón.”

Los discursos reivindicativos en la ceremonia de los Goya me resultan muy embarazosos, siento que rozan la obscenidad. Pero también puedo estar equivocado. Lo admito. Quizá los cineastas tienen todo el derecho a proclamar sus opiniones y acaso esa entrega de premios sea la tribuna ideal para exponer toda clase de reivindicaciones y dar visibilidad -la visibilidad de los focos—a la defensa de causas justas. Supongamos que es así; pero en tal caso, en vez de reclamar alguna palabra, o algún lacito amarillo, en solidaridad con los golpistas del prusés –lacito que a lo peor hubiera expuesto a quien lo hubiese lucido, ya fuese en la solapa del smoking o sobre el escote del vestido de noche, a tener un disgustillo— y en desautorización moral del juez, ¿no hubiera sido más adecuado llevar un lacito, por ejemplo de color verde, o azul, para reclamar atención sobre los noventa africanos que en días pasados se ahogaron cuando trataban de cruzar el Mediterráneo? Esto sí que es un escándalo, esto sí que chirría.

Más de este autor

Gritos y susurros

Pienso en ello cuando me dicen que los Mossos d’Esquadra han espiado y acaso grabado las conversaciones de algunos periodistas y políticos disidentes del “prusés”. Como yo soy uno de esos disidentes, la sola posibilidad de haber sido escuchado me resulta repugnante, como una violación.

Opinión

El himno nacional de Marta Sánchez

El mismo esfuerzo que Marta Sánchez culminó el otro día en el teatro de la Zarzuela, al cantar con letra propia y mucho énfasis y convicción el himno nacional— se viene repitiendo periódicamente. “Cómo es posible que el himno no tenga letra, vamos a resolverlo ahora mismo.”

Opinión

Más en El Subjetivo

Beatriz Manjón

Quince minutos de anonimato

«No hemos conseguido hacer de la vida virtual una existencia más alentadora que la real. También hay curvas, odiadores, lemas huecos, descontroladas olas virales y poca sesoprevalencia»

Opinión

Enrique García-Máiquez

El don de la oportunidad

«No pasa de ser una muestra más de los muchos actos de solidaridad y cariño que ha producido esta epidemia. Hasta ahí, normal. Lo malo fue cuando mi mujer preguntó a mi hijo si él había escrito una carta. Sí, claro, y se la sabía de memoria, anunció orgulloso. Era breve, pero contundente: «No os preocupéis de ir al Cielo, que arriba está Dios»».

No Category -

Jordi Bernal

El mal menor, dicen

«Sorprende que los representantes de Vox, que se llenan la boca con la nación y su fanfarria, se tomen tan a la ligera la Cámara de la representación de la soberanía nacional»

Opinión