The objective

El Subjetivo

Opiniones libres de algoritmos

Opiniones libres de algoritmos

Ocho miradas para el 26M

Foto: Luca Piergiovanni | EFE

Que el PSOE está de dulce y que será la fuerza más votada en las tres urnas parece un axioma a estas alturas. Aun así, la del 26M será una de las noches electorales más difíciles de seguir e interpretar.

Será complicado centrar el foco con la acumulación de puntos de interés. Además, en esta ocasión hay que añadir las elecciones europeas, que complican el recuento. Serán las urnas que primero se escruten, pero no se podrá publicar nada hasta las 23h. Quizá el lento avance del escrutinio de municipales sirva como placebo para calmar la ansiedad de la ausencia de resultados.

Más allá de la victoria cierta del PSOE, surgen algunas miradas anticipadas que nos preparan para esa madrugada electoral. Aquí van algunas:

Vox podría perder cerca de un millón de votos

Hace pocas semanas Vox sumó casi 2,7 millones de votos en las elecciones generales. En las próximas europeas podría estar claramente por debajo de los dos millones.

La motivación principal de la mayoría de sus votantes fue el desencanto y la decepción con otros partidos, especialmente el PP. Así lo han expresado cuando se les ha preguntado. Se trata, por tanto, de un voto con un fuerte componente reactivo, y habrá que ver cuál es su capacidad de retención una vez llevado a cabo el primer desahogo.

La caída de la participación será su principal rival. El objetivo de Vox será consolidar, al menos, dos millones de votos en las elecciones europeas.

Ciudadanos llegará con menos fuerza al segundo asalto

Se suele decir que las intentonas de sorpasso si no se consiguen a la primera es muy difícil que prosperen. En las pasadas generales Ciudadanos se quedó a menos de un punto de superar al PP.

El próximo domingo, la única opción de que la ola naranja supere el dique popular es en la urna europea. Pero las encuestas nos van confirmando, como suele ser habitual, que este segundo impacto tendrá menos fuerza que el primero. Es posible que se quede a una distancia considerable del PP, cercana al millón de votos.

Pero, aunque no se produzca el sorpasso total, Ciudadanos podrá sacar partido de los sorpassos parciales que se den, especialmente en otras urnas. Haría bien el PP en no conformarse y no debería perder de vista los sorpassos parciales que ya se han producido: territorial, generacional y ocupacional.

El gran objetivo de Ciudadanos es Madrid, especialmente la Comunidad. Una opción de mayoría de gobierno estando por delante del PP sería un elemento cualitativo que podría significar un cambio de expectativas.

El bipartidismo tratará de recuperar el 50% de los votos

Que el bipartidismo ya no es hegemónico lo sabemos desde hace unos años. Las europeas de 2014 fueron los primeros comicios en los que la suma de los dos principales partidos no superaba el 50%.

Tras las últimas generales, donde representaron el 45%, cabe pensar que el bipartidismo tampoco conseguirá superar esa barrera psicológica, pero la baja participación y la composición de sus electorados podría hacerle repuntar y alcanzar ese listón.

El PSOE, ¿ganador en Cataluña después de una década?

El Partido Socialista podría convertirse en la fuerza más votada en Cataluña. El pasado 28A se quedó solo a 57.000 votos de superar a ERC. Los socialistas llevan sin ganar unas elecciones en Cataluña desde las europeas de 2009.

Si lo consiguiera, sería el sexto partido o coalición diferente que gana unas elecciones en Cataluña en los últimos cuatro años. En esta ocasión lo tienen a tiro, aunque ERC se encuentra en su mejor momento.

Madrid, la batalla capital

El PSOE ha sido la fuerza más votada en generales en la capital de España. Un hecho noticiable porque no lo conseguía desde hacía 30 años. En aquellas europeas de 1989 superó al Partido Popular por apenas 565 votos.

Pero el voto dual operará en la ciudad de Madrid con especial intensidad. La plataforma de Carmena recogerá mucho voto socialista y parece que ganará las elecciones con claridad.

Aunque no es descartable que pierda la alcaldía frente al bloque de la derecha. De la misma manera que en 2015 los votos de Vox lastraron al PP, ahora los votos de Izquierda Unida pueden descabalgar a Carmena de la alcaldía.

Los ayuntamientos del cambio, ¿éxito de Podemos?

Una de las fotos más recordadas de las pasadas elecciones fue la toma de posesión de los autodenominados alcaldes del cambio. La izquierda recuperaba el poder local en las principales plazas.

Los actuales alcaldes de Madrid, Barcelona, Valencia y Cádiz están en condiciones de mantener el bastón de mando de la ciudad. Más difícil lo tienen los de Santiago y Zaragoza.

Pero, en caso de producirse, ¿hasta qué punto una victoria de Carmena, Colau, Ribó y Kichi puede ser celebrada por Pablo Iglesias o Podemos?

La derecha autonómica puede estar más fuerte de lo previsto

Las encuestas en las diferentes elecciones autonómicas muestran que el PSOE conseguiría prolongar su luna de miel que inició en abril. Prácticamente sería la fuerza más votada en todas las regiones que celebran elecciones autonómicas.

Pero conviene tener en cuenta que la fragmentación del voto en el bloque de la derecha en este tipo de elecciones no tiene tanto castigo como en las generales.

El fantasma andaluz no se ha ido. En las pasadas elecciones en la Comunidad Valenciana el bloque de la derecha se quedó a 4.361 votos de conseguir una mayoría de gobierno, cuando votaron más de 2,7 millones de valencianos.

Como se vio en 2015, una cosa será pintar el mapa de los votos y otra el mapa de los gobiernos autonómicos.

El PSOE será la primera fuerza autonómica después de 25 años

En España hay unos 1.200 diputados repartidos en 17 parlamentos autonómicos. Desde las elecciones autonómicas de 1995 el PP es el partido que más escaños regionales acumula. En 2012 llegó a alcanzar los 530 diputados y en el próximo domingo se quedará en unos 280, casi la mitad.

El PSOE se recupera y tendrá unos 325 escaños. Por otra parte, Ciudadanos superará a Podemos en número de diputados autonómicos. Todavía se le resisten los escaños del Parlamento gallego y el Parlamento vasco.

Por último, VOX conseguirá una veintena de escaños, que habrá que sumar a los 22 andaluces y valencianos que ya tiene.

Sea como sea, las lecturas de cada una de estas elecciones serán, necesariamente, diferentes y tardaremos en descifrarlas. Se cierra un proceso de renovación y se abre un ciclo electoral nuevo. La digestión analítica será pesada.

Más de este autor

Cuarentena

No sabemos qué pasará ni qué misterios habrá, pero si no hay matrimonio Pedro y Pablo y votamos de nuevo, el resultado estará en cuarentena hasta que la cuarentena decida

Más en El Subjetivo